Arturo Zúñiga y contratación de Espacio Riesco: “Contraloría sigue realizando esa investigación”

En la sesión, Zúñiga explicó que dicho recinto ya no se está ocupando, debido a la disminución en la cantidad de contagios y personas hospitalizadas.

Minsal y Espacio Riesco:
Por
Compartir

Arturo Zúñiga, subsecretario de Redes Asistenciales, compareció ante la comisión investigadora por el arriendo de inmuebles para el hospedaje de enfermos COVID, entre los que destaca Espacio Riesco.

La autoridad abordó las inquietudes de los parlamentarios en relación a las residencias sanitarias y los valores mensuales de arrendamiento, por ejemplo en el caso de Espacio Riesco, y los criterios utilizados.

En la sesión, Zúñiga explicó que dicho recinto ya no se está ocupando, debido a la disminución en la cantidad de contagios y personas hospitalizadas.

Sobre el detalle de este arriendo, indicó que uno de los contratos corresponde al arriendo en sí y tiene que ver con los metros cuadrados que se fijaron por la resolución emitida durante marzo. Agregó que otro u otros contratos corresponden a la habilitación del centro para que contara con las condiciones necesarias que permitieran atender a los pacientes.

“Se fijó el precio del metro cuadrado con el objetivo de que quienes contrataran los servicios tuviesen un precio de referencia y que no se abusara con la situación del mercado que había en ese momento”, sostuvo el subsecretario.

Agregó que “el valor que se utilizó de 0,2 UF, es un valor perfectamente asimilable al arriendo de una bodega para guardar documentación o equipos”.

A modo de ejemplo, sostuvo que “el Hospital Félix Bulnes cuesta mensualmente 5 mil millones de pesos y el valor de un arriendo es de 80 a 86 millones, aproximadamente, es decir, valores muy, muy, muy distintos”.

Zúñiga también aclaró que en un contrato se dice: “tengo derecho al uso de esos metros cuadrados, que obviamente no son cualquier metro cuadrado, porque no sirve una cancha de fútbol u otros establecimientos que se ofrecieron en ese momento, porque tenían que tener todas las instalaciones ya provistas para transformar el recinto en un centro hospitalario”.

Explicó que la idea era verificar que “existiesen conexiones eléctricas o de agua potable y eso fue lo que se hizo a través del segundo contrato, que es lo que tiene el Servicio de Salud Metropolitano, donde transforman este recinto en un centro hospitalario con módulos tal como lo vemos, diariamente, en un hospital con los suministros necesarios”.

Por último, el personero informó que, “actualmente, la Contraloría sigue realizando esta investigación acerca de la contratación de este centro, donde nosotros hemos entregado toda la información requerida y, al mismo tiempo, la Contraloría Metropolitana tiene que tomar razón o no del segundo contrato y, mientras eso no ocurra, no hay un pago asociado, porque no está tomado de razón el contrato. Mientras eso no ocurra, el servicio metropolitano norte no va a pagar”.