“Fue un accidente”: la defensa del carabinero imputado por arrojar al Mapocho a menor de edad

De acuerdo al efectivo policial, tanto él como la víctima se habrían visto enfrentados por problemas que son de otros.

La defensa del carabinero imputado por arrojar al Mapocho a menor
Por

Tras más una semana de silencio el carabinero Sebastián Zamora (22), imputado por arrojar a un menor de edad a la rivera del río Mapocho, rompió el silenció y afirmó que todo “fue un accidente”.

En entrevista con El Mercurio el uniformado contó su versión a través de una declaración pública. Según dijo, nunca empujó al joven, sino que “chocamos y como veníamos los dos corriendo muy rápido, la fuerza y la velocidad que traíamos hizo que él cayera”.

Zamora está en prisión preventiva desde el domingo pasado y enfrenta un sumario administrativo iniciado por Carabineros por no haber declarado que portaba una cámara corporal.

En relación al proceso interno de la institución, que podría terminar con su salida de Carabineros, dijo afrontar lo que se viene “con tranquilidad”, porque, “era una de las posibilidades”.

“Lo hablé con mi abogada que fue mi profesora en Carabineros y me hizo ver que era posible que esto ocurriera (…) yo quiero seguir siendo carabinero y seguir perteneciendo a los equipos de Control de Orden Público”, agregó.

Zamora afirma que fue el peor día de su vida

Durante la entrevista el carabinero imputado de arrojar a un menor de edad al Mapocho también relató qué sintió esa jornada. De acuerdo a Sebastián Zamora, “ha sido el peor día de mi vida. Jamás pensé que podría estar en una situación como esta”.

“Tengo pena al ver en todo lo que se ha transformado mi caso. Al fin y al cabo, esto nos afectó a dos personas, que nos vimos enfrentados por problemas de otros, no nuestros. Mi trabajo ese día era solo ayudar a mantener el orden en la calle. Siento mucha pena por lo que pasó. Eso fue un accidente que nos involucró a dos jóvenes chilenos que ese día, por cosas del destino, nos vimos enfrentados”, aseveró.

El joven uniformado también reveló que cuando regresó a su unidad tras el incidente, “lloré porque me daba pena recordarlo”.

Por último, mandó un mensaje al menor de edad que terminó con sus dos muñecas fracturadas luego de la caída y dijo que “a él le diría que nunca, nunca, jamás quise empujarlo para que se cayera. Mi trabajo era solo detenerlo por los destrozos que se estaban realizando ese día. Nada más”.

“Esto fue un accidente, algo absolutamente involuntario. Le diría que esto nos afectó a los dos y que estoy contento, ya que me contaron que está fuera de la clínica y recuperándose”, concluyó Zamora. 

Más Nacional

Últimas noticias

Populares

Recomendados