“Víctima de por vida”: rebajan condena a mujer que mató a su hijo de un año en Peñalolén

En la instancia, el tribunal consideró el estado mental en el que se encontraba la imputada al momento de cometer el crimen, el que incluso anunció en sus redes sociales.

Rebajan condena a mujer que mató a su hijo de un año en Peñalolén
Por
Compartir

El Séptimo Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago decidió rebajar la condena de presidio efectivo para la mujer -identificada como Kimberly Medina- que asesinó a su hijo de un año y medio en julio de 2018.

En la instancia, el tribunal decidió considerar la rebaja de dos grados en la sentencia de Medina, por considerarla una “víctima de por vida” de sus propios actos.

De acuerdo a la indagatoria, los hechos ocurrieron al interior de una vivienda en Peñalolén, cuando la mujer apuñaló al menor de edad en múltiples ocasiones y posteriormente intentó suicidarse utilizando las mismas armas, provocándose cortes en los brazos.

En medio de la situación, la joven fue descubierta por su madre, quien la auxilió y llevó a ambos hasta un centro asistencial. Pese a los esfuerzos médicos, el niño falleció debido a la gravedad de las lesiones.

Actuar enajenado

En el veredicto en el que se rebaja la condena a la mujer, el magistrado señaló que se consideró el estado mental en el que se encontraba la imputada al momento de cometer el crimen, destacando incluso que la mujer anunció por medio de sus redes sociales la intención de terminar con su vida y la del pequeño.

“El estado mental en que se encontraba la sentenciada al momento de cometer el delito, que a juzgar de la forma de comisión, el anuncio previo sobre su ocurrencia, la adicción a las drogas y el alcohol, las circunstancias familiares que da cuenta y el deseo de terminar su vida llevándose de ésta a su hijo, solo puede justificarse de un obrar sin conciencia al borde del actuar de un enajenado”, sostiene el fallo.

En ese contexto, se determinó que “claramente su salud mental estaba desequilibrada y las circunstancias que la rodeaban, para ella sin sentido, la llevaron a tan dramática decisión, en la que creyó su destino sería otro”, agrega.

En esa línea, y pese a que el delito se dio por acreditado, se indicó que “(lo ocurrido) la convierte en víctima de por vida, si es que el sistema logra que se recupere mentalmente de su desequilibrio, pues imposible parece que se libre de la aflicción“.

“Hoy sábado 28 de julio mi vida junto a la de mi hijo menor terminan. Mi vida no tiene sentido. Estoy vacía por dentro. Siento que nadie me quiere y no tengo un norte ni un sur. Yo con mi hijo menor nos vamos de este mundo y no quiero dejarlo en esta vida de mierda”, escribió la imputada en sus redes sociales momentos antes de cometer el crimen.