Principal sospechoso del crimen de Ámbar Cornejo busca salida siquiátrica

La defensa de Hugo Bustamante solicitó al tribunal que se autorizara la toma de exámenes sicológicos y siquiátricos, a menos de dos meses de que se cumpla el plazo de investigación decretado.

Principal sospechoso del crimen de Ámbar busca salida siquiátrica

Hugo Bustamante, uno de los imputados por el crimen de Ámbar Cornejo, estaría buscando una reducción de su condena o inimputabilidad por medio de una evaluación siquiátrica.

La defensa del principal acusado, quien fue condenado en 2005 por un doble homicidio, solicitó  que profesionales tales como un sicólogo y un siquiatra ingresaran a la Cárcel de Alta Seguridad para llevar a cabo la evaluación de su estado mental.

La petición, según lo revelado por Meganoticias, fue aceptada por el Juzgado de Garantía de Villa Alemana, desde donde se ofició a Gendarmería para que tengan conocimiento que dicha diligencia se llevará a cabo durante los próximos días.

En el requerimiento también se hace alusión a antecedentes médicos que tendría el imputado en el Hospital Psiquiátrico del Salvador de Valparaíso.

Patricio Olivares, abogado que representa al padre de Ámbar Cornejo, explicó a EL DÍNAMO que dichos antecedentes del recinto hospitalario pudieron ser recopilados por la defensa desde que se realizó la formalización hasta ahora y esto podría formar parte de su estrategia.

“Puede ser una estrategia tendiente a conseguir una imputabilidad disminuida o una inimputabilidad para Bustamante. Criterio que nosotros no compartimos, puesto que tenemos convicción, certeza y los medios de prueba científico-técnico que nos permitan acreditar la efectividad de que al momento de la comisión del delito no se encontraba privado de razón”, expresó.

Estrategia usada en crimen anterior

Olivares destaca que en el proceso de investigación en 2005 se logró descartar la posibilidad de una salida siquiátrica a la sentencia de Hugo Bustamante. “Esto es una estrategia de la defensa para poder dar justificación a un hecho, desde el punto de vista criminalístico, que no habíamos visto en Chile (…) un delito que ha sido calificado como femicidio con violación”.

El abogado querellante sostuvo que la defensa está tratando de esbozar alguna teoría del caso que no va con la expuesta por la fiscalía, “la que es clara y fuerte”.

El crimen de Ámbar Cornejo causó gran impacto a nivel nacional, no solo por la participación de Hugo Bustamante, conocido como “El asesino del tambor”, sino que por la participación de la madre de la adolescente en el brutal homicidio, Denisse Llanos.

El 29 de julio pasado, Ámbar recibió el llamado de su madre para que fuera a buscar el dinero de la pensión alimenticia que le enviaba su padre biológico mensualmente. Llanos la incitó a ingresar a la casa que compartía con Bustamante, donde fue agredida y violada por este último hasta que perdió la vida.

El Ministerio Público entregó una serie de pruebas y antecedentes que confirmarían que los imputados planificaron con anticipación el crimen de Ámbar Cornejo y que posteriormente realizaron una serie de acciones para intentar huir de la justicia y encubrir el asesinato.

“Ni loco ni demente”

Para el subprefecto en retiro de la PDI, Hugo Carreño, quien estuvo a cargo de la investigación y detención de Hugo Bustamante en 2005, es muy difícil que se le encuentre algún tipo de argumento mental o sicológico que le impida ser juzgado o que lo deje cumpliendo una pena en un hospital siquiátrico.

El subprefecto sostiene que el examen que se le va a tomar va a determinar “si está loco o demente” para aplicarle la eximente de responsabilidad penal, pero que en el caso de Bustamante no correspondería, ya que el tiene un “perfil sicópata“.

“Ellos son personas que se abstraen de la realidad y no están locos o dementes, más bien están conscientes de lo que hacen. La sicopatía no es una enfermedad siquiátrica (…) en este caso él sabe lo que está haciendo”, argumenta Carreño.

El panorama no estaría precisamente a favor de Bustamante, ya que para acceder al beneficio de libertad condicional en 2016 debía cumplir con una serie de requisitos, entre ellos, un examen sicológico tomado por profesionales de Gendarmería, el que concluyó que no estaba apto para reinsertarse en la sociedad.

En dicho documento, la institución alertó a la comisión encargada de otorgar el beneficio de que “el interno requiere intervención y un mayor período de observación intrapenitenciario, ya que las variables psicosociales determinan un pronóstico incierto (…) por lo que no se recomienda otorgar libertad condicional”.

Asimismo, se descartó en ese momento que Bustamante sufriera alguna alteración sicológica que permitiera calificarlo como demente.

El ex funcionario de la Policía de Investigaciones (PDI) explicó que Bustamante “tiene cierta experiencia, ya estuvo en la cárcel. Sabe cómo preparar las respuestas a las preguntas que le va a hacer el sicólogo”.

No obstante, precisó que para que un profesional señale que una persona sufre dichas afectaciones mentales debe basarse en comportamientos de años, “no es de la noche a la mañana que aparece la locura o demencia. Empieza mucho antes”.

“Es muy difícil sortear ante un siquiatra o sicólogo y establecer una locura de la noche a la mañana. El solo hecho de escuchar la entrevista que dio al programa Mea Culpa, es claro que no está loco ni demente”, ejemplificó.

Carreño también puso como ejemplo la actitud del imputado durante los días en que se buscó a la joven por la comuna y los alrededores. Incluso, en una ocasión, invitó a los policías a pasar a su vivienda para que verificaran que no tenían responsabilidad en los hechos. Así como también sus intenciones y planeaciones para darse a la fuga con Llanos, serían antecedentes de que está sano mentalmente.

Hasta el 8 de diciembre está fijado el plazo de investigación por el crimen de Ámbar Cornejo, para posteriormente iniciar el juicio oral en contra de los imputados.