“La gente ya no los quiere”: candidato a La Moneda Bernardo Javalquinto desafía a su competencia

El ex gerente general de la desaparecida aerolínea LAW asegura ser cercano al Partido Demócrata de Estados Unidos y apuesta por una economía social que priorice a la ciudadanía por sobre el capital.

Por › Actualizado: 11:00 hrs

Cuando aún la oposición y el oficialismo no han definido por completo quiénes serán sus candidatos para las elecciones presidenciales del 2021, desde el mundo independiente surgió un nuevo candidato. Se trata del ex gerente general de la desaparecida aerolínea LAW y ex funcionario del Banco Mundial -entre 1988 y 1992-, Bernardo Javalquinto (58).

El también profesor universitario de Economía proclamó su candidatura de forma oficial el viernes en la Casa Quemada de la comuna de Santiago. Tras presentarse ante la ciudadanía y medios de comunicación, contó a EL DÍNAMO detalles de cómo sería su eventual gobierno, cuál es su definición ideológica, quién lo financia y hasta se dio el tiempo para enviarle un recado a los otros competidores por el sillón presidencial.

“José Miguel Insulza, Heraldo Muñoz, Francisco Vidal, Joaquín Lavín y Marco Enríquez-Ominami, la gente ya no los quiere”, indicó el candidato Bernardo Javalquinto, quien además afirmó que “quiero ser el firmante de la nueva Constitución porque como grupo queremos evitar que se metan los políticos”.

De acuerdo al nuevo candidato para las presidenciales de noviembre del 2021, quien vivió gran parte de su vida en Estados Unidos, su regreso a Chile y la estadía obligada por la pandemia del COVID-19 en nuestro país lo llevó a darse cuenta que la población estaría harta de los políticos tradicionales y de las “promesas incumplidas”, por lo que hoy está seguro “que voy a ganar”.

– De triunfar en las presidenciales, ¿cómo sería su Gobierno?

– Quiero cumplir con las demandas que tienen las personas, mejorar la salud, las pensiones, solucionar de una vez por todas los problemas en La Araucanía, preocuparme por el cambio climático y por todas las personas que fueron a votar durante el plebiscito y dijeron ‘no queremos más a los políticos’.

– ¿Es como un Leonardo Farkas o un Arturo Frei Bolívar? ¿Qué le hace pensar que ganará?

-No creo parecerme a nadie, pero sé que la gente está harta de la vieja política. En cualquier publicación de un político en redes sociales los hacen pebre. En este minuto vimos la gran oportunidad junto a mi equipo de que hay un descontento porque no se han cumplido las promesas desde el estallido social, nada. La situación económica de Chile es grave y la gente está falta de atención por parte del Estado y el Estado comete el error de proteger a otros.

-¿A qué o quién se parecerá su campaña?

– Queremos hacer una campaña como la de José Mujica en Uruguay, con cero peso. Hoy con las redes sociales se puede hacer una campaña por completo, no se necesitan millones de dólares para hacerlo, de todas formas, tenemos apoyo financiero. De momento, tenemos harto tiempo para que se descueren entre los políticos y, como nadie va a votar por ellos, nos dará el tiempo para recolectar las firmas que necesitamos.

– ¿Quién lo va a financiar entonces?

– Hay empresarios chilenos muy exitosos que detestan la política y que no militan en ningún partido político, pero con tal de que exista la justicia social en Chile ellos quieren aportar. Vamos a informar todo esto, a través del sitio web será todo transparente, como en Estados Unidos.

Bernardo Javalquinto -segundo de izquierda a derecha- presenta su candidatura a La Moneda.

Las definiciones de Javalquinto

De acuerdo a Bernardo Javalquinto, la principal razón para convertirse en candidato a La Moneda antes que otros políticos -hasta el momento sólo Heraldo Muñoz (PPD) lo ha hecho de forma oficial- fue que buscaría “invitarlos a pensar durante todo el fin de semana, de dónde salió este señor”.

“Quiero que mediten qué hay tras de todo esto. Lo que está claro es que no quiero ningún apoyo de un partido político, porque sino sería ser como otro más del montón”, puntualizó el candidato Javalquinto.

Sin embargo, pese a definirse como una persona alejada de los partidos políticos, Bernardo Javalquinto contó cuáles son las ideas económicas e ideológicas que él podría ofrecer a nuestro país, de ganar las elecciones presidenciales.

– En términos económicos, ¿cómo se define?

– Junto a mi equipo queremos implementar en un 100% una economía social, en la cual se deje de lado la idea de tener la máxima cantidad de utilidades y una mínima inversión, porque eso no funciona. Se les dio la oportunidad -al empresariado-, hay gente que acumuló una cantidad de dinero importante y no quieren entregar nada. Tampoco quiero ir en contra del modelo -neoliberal-, porque funciona bien. Pero el modelo de negocios fue el que falló.

– Y en lo político, ¿es de izquierda, derecha o centro?

– En lo personal, me siento identificado por los demócratas en Estados Unidos, quienes me apoyan. Yo trabajé en la campaña pasada de Hillary Clinton, estoy entre los 25 hispanos más considerados por el Partido Demócrata. Si Joe Biden gana vamos a tener todo el apoyo de Estados Unidos para lograr los objetivos que tenemos.

– Me imagino que está al tanto del conflicto en La Araucanía ¿Cuál es una posible solución a su juicio?

– Me he contactado desde hace años con gente de Nueva Zelanda, Australia, Canadá y Estados Unidos que tiene experiencia en tratar con los pueblos originarios y están dispuestos a ayudarnos a conversar. Queremos formar un centro de paz donde exista el diálogo, porque hasta el momento todo lo que ocurre es incierto, no sabemos si las atrocidades que ocurren son o no reales. Tenemos que pedir ayuda si no somos capaces de hacerlo, si no tenemos la voluntad de respetar.

– La empresa LAW que usted dirigía quebró, ¿cree que eso podría afectar su candidatura?

– Yo recibí la empresa quebrada, lo único que hice fue tratar de rescatarla, me conseguí el dinero que se necesitaba, pagué la petición de la DGAC a los dueños, pero cuando llegó el Gobierno de Sebastián Piñera y yo tenía el dinero nos dijeron que no podíamos seguir volando. Para mí fue un éxito que en tres meses hayamos logrado hacer eso, pero no nos dejaron seguir volando.