¿Está enviando señales el Congreso para una expropiación de los fondos de pensiones?

El guiño más reciente ocurrió durante la discusión en la Cámara Baja del nuevo 10%, donde varios legisladores anunciaron el fin del sistema previsional.

¿Está enviando señales el Congreso para una expropiación de los fondos?
Por

La reciente aprobación en la Cámara Baja del nuevo retiro del 10% dejó entrever que algunos sectores de la oposición apostarán por transformar el actual sistema de capitalización individual a uno colectivo, lo que para expertos sería “expropiar los fondos de las AFP”.

Una idea que podría materializar en el mediano plazo, porque a partir de la próxima semana, según confirmó el senador y miembro de la Comisión de Trabajo de la Cámara Alta, Juan Pablo Letelier (PS), retomará su tramitación en el Congreso el proyecto de ley que busca reformar el actual sistema de pensiones a través de un 6% de cotización adicional.

El debate, según quienes han seguido de cerca la tramitación del proyecto, se dará entre quienes buscan entregar el 6% adicional a un sistema solidario de reparto y los que creen en potenciar la capitalización individual.

¿Segundo 10% busca “boicotear” al sistema individual?

Durante el debate en sala por el segundo retiro del 10%, algunos miembros de la oposición dieron luces respecto a que la medida permitiría sepultar por completo el actual sistema de capitalización individual.

Por ejemplo, el diputado de la Democracia Cristiana, Gabriel Silber, calificó el nuevo retiro desde las AFP como “un golpe al mentón del sistema”.

“También deja instalado el debate respecto al Chile que viene. Para eso, más que nunca espero tomemos conciencia de la decisión que tomamos hoy, estamos pulverizando hoy el sistema de capitalización individual”, agregó.

El diputado Diego Ibáñez (CS) del Frente Amplio, fue más allá y afirmó que “este cambio constitucional -para permitir un nuevo retiro-“, no va a cambiar la situación económica de los cotizantes de un día para otro, pero, “ayuda a convertir los actuales fondos individuales en un fondo común“.

Al respecto, el diputado y uno de los ocho miembros de la UDI que rechazó el segundo retiro, Javier Macaya, afirmó a EL DÍNAMO que en la oposición existiría una especie de “boicot” o “campaña”, “bastante articulada encabezada por los autores del proyecto que buscan destruir el sistema”.

Según explicó el legislador de Chile Vamos, las cifras de la Superintendencia de Pensiones dan cuenta que con este segundo retiro quedarían sin ahorros en sus cuentas unas 4,2 millones de personas. Situación que sería aún más grave, en caso de un tercer o cuarto retiro, que se aproximarían durante los próximos meses.

Si ocurre lo que Macaya proyecta, “cuando se haga presente la necesidad de financiar personas sin fondos, y teniendo en consideración que las arcas fiscales no tienen la holgura suficiente para hacer frente a las necesidades, no van a quedar muchos más caminos que echarle mano a los fondos previsionales de los chilenos”.

“Estamos hablando de las personas de clase media o con una situación más acomodada. Es probable que todo culmine con la expropiación del fondo de pensiones. Es un escenario que los propios autores del proyecto -del 10%- han concebido, pensando que es la manera de meterle un forado al sistema de capitalización chileno”, explicó Macaya.

Los guiños del Congreso a la expropiación de los fondos

Eso sí, la idea de terminar con las AFP y pasar a un sistema solidario de pensiones no es nueva. Por ejemplo, en mayo de este año los senadores Alfonso de Urresti (PS), Juan Ignacio Latorre (RD), Alejandro Navarro (PRO), Ximena Órdenes (IND) y Yasna Provoste (DC), presentaron un proyecto de ley para derogar el Decreto Ley 3.500 que rige desde 1980 y que dio vida al sistema previsional actual.

Este proyecto crea el Sistema de Pensiones Solidarias, que contempla la Pensión Básica Universal, de Vejez, de Invalidez y de Sobrevivencia. Será financiado con igual contribución del trabajador y el empleador, mientras que el aporte del Estado será definido en la Ley de Presupuesto de forma trianual.

En la iniciativa se estableció que las mujeres menores de 60 años y hombres menores de 65 estarán obligados a contribuir al Fondo Nacional de Pensiones Solidarias y a la Reserva Técnica Legal, con el 10% de sus remuneraciones y rentas imponibles.

De acuerdo a Javier Macaya, llevar la responsabilidad de los fondos de pensiones a un “ente estatal”, va a significar que “la rentabilidad va a ser inexistente o va a terminan financiado otras necesidades. Ellos están bajo la consigna NO+AFP, pero sin decirle a los chilenos que podría significar peores pensiones”.

En tanto, el economista y creador del sitio web Reforma a la Reforma, Bernardo Fontaine, explicó a EL DÍNAMO que el proyecto de la oposición para establecer el Sistema de Pensiones Solidarias, se basaría en una “expropiación” de los fondos de pensiones actuales, a cambio de, “un bono del Gobierno“.

“Se crea una nueva institución estatal que fijará parámetros de jubilación, recaudará y pagará pensiones (…) lo que quieren es robarle a los trabajadores sus ahorros previsionales, llevándolos al Estado para que los administren los políticos. Porque se establece que, en lugar de tener una cuenta personal de ahorro, que será poco o mucho, pero es nuestra, toda esa plata vaya al Estado”, agregó Fontaine.

Otra evidencia de la expropiación de los fondos que buscarían concretar algunos miembros del Congreso vino desde el Partido Comunista, donde la diputada Camila Vallejo inició un proyecto para declarar el patrimonio de las AFP como “de interés nacional”.

Pese a que la iniciativa fue declarada “inadmisible” por la mesa de la Cámara Baja, la parlamentaria afirmó a comienzos de año que era “el primer paso para que estos recursos puedan usarse e ir en ayuda de quienes más lo necesitan en esta crisis”.

Por último, en 2019 se impulsó otro proyecto que para los expertos es un “guiño” a la expropiación de fondos. Se trata del presentado por el diputado del Frente Amplio, Giorgio Jackson (RD), que se basó en una propuesta anterior de la coordinadora No+AFP con el apoyo de la Fundación Sol.

Si bien, en su momento, el investigador de la Fundación Sol, Marco Kremerman, dijo ante los medios de comunicación que en esta iniciativa “no hay expropiación”, ya que, se respetará “lo que cada persona ha ahorrado”, para Fontaine, no se respeta que los fondos son de los trabajadores.

“Esto ya ocurrió en Argentina y financió gran parte del populismo de Cristina Kirchner, porque evidentemente la masa de ahorro de los trabajadores es un botín muy codiciado para los políticos. Quien se haga de esa plata va a poder financiar políticas populista y ser reelegido, a costo de las pensiones. Además, si hay algo bueno en los retiros de fondos es que se demostró que la plata no es del Estado, ni de los políticos. Es una riqueza que nadie debe tocar”, sentenció Fontaine. 

Más Nacional

Últimas noticias

Populares

Recomendados