Cárcel de San Antonio: mujer denuncia a gendarme de pedirle y mandarle fotos íntimas desde celular de su pololo

La joven se dio cuenta que había estado chateando eróticamente con otra persona cuando la llamaron para contarle que a su pololo, que está en prisión preventiva, le habían requisado el móvil.

Por:  El Dínamo

Un celular requisado dentro de la cárcel de San Antonio.

Varias fotos hot, incluidas las de unos -hasta el momento- anónimos genitales masculinos.

Una denuncia en la PDI.

Una angustiada joven.

Y un joven preso que aún no tiene idea de nada de lo que sucede.

Esos son los ingredientes de esta historia que se desarrolla más o menos así: El martes de esta semana, la joven, cuyo nombre se mantuvo en reserva, chateaba vía Whatsapp con su pololo, que está actualmente en prisión preventiva. Eran casi las seis de la tarde.

“Nos pusimos cariñosos y empezamos a decirnos cosas de pareja, íntimas, teníamos un juego de palabras, y cuando la conversación empezó a ponerse más subidita de tono, de pronto me dejó de hablar”, contó la muchacha al diario Lider de San Antonio.

Lo que al parecer pasó es que justo en ese momento Gendarmería hizo un allanamiento sorpresa y en ese marco el joven fue descubierto chateando, en circunstancias que tener celular dentro de la cárcel está prohibido, por lo que le quitaron el aparato. Eso es lo que acusa la joven.

Por qué. Porque eso fue lo que le dijeron desde un número X de teléfono el martes en la noche. Que a su pololo los gendarmes le habían quitado el teléfono más o menos a las seis de la tarde y lo habían castigado con la suspensión de visitas por 20 días. Cuando colgó, la chica sintió un rayo de frío recorriéndole la espalda.

No porque su novio estuviese castigado. Eso no era para tanto. La pregunta que le provocaba vértigo y asco era: Si a su pololo le quitaron el teléfono cuando estaban hablando. ¿Con quién estuvo chateando el resto del día?

Según relató la mujer, después del abrupto final de la conversación, al rato después, su celular le avisó que la ventana de ese chat tenía nuevos mensajes. Y la charla siguió. En el mismo tono. Entonces cuando le pidieron unas fotos sexys, ella no lo pensó dos veces. “Creía que estaba hablando con el papá de mi hijo así que le mandé fotos en ropa interior y dos videos, así como un juego de pareja”. Ahora la mujer se pregunta dos cosas: ¿A quién le mandó las imágenes? ¿Y de quién son las foto de genitales que le llegaron de vuelta?

“¿Con quién estuve hablando hasta las una de la mañana?” se pregunta la confundida joven. Y se responde: “Obvio que con un gendarme. Usó el celular de mi pareja para pedirme fotos íntimas y yo caí”, denuncia. Agrega que como la foto de genitales masculinos que le mandaron estaba tomada muy de cerca, no supo distinguir si pertenecían o no a su novio. Ahora sabe que no.

La shockeada joven de 24 años fue al otro día a la cárcel a contar lo sucedido, pero no la dejaron hablar con su pololo. Tampoco le dijeron quién había hecho el allanamiento.

Consultado por el Lider, el alcaide subrogante de la cárcel de San Antonio, mayor José Hermosilla, confirmó que efectivamente al joven en cuestión se le había requisado su aparato celular, y que se encuentra bajo custodia del jefe interno del recinto en una oficina. Asimismo aseguró que derivaron a la joven a hacer la denuncia en la PDI y que de ser necesario entregarían todos los antecedentes del extraño caso a la policía.

Más Noticias

Más Noticias