Casos de Sífilis, hepatitis B y gonorrea también aumentaron

Si en 2006 había 2.980 casos acumulados de sífilis, en 2017 la cifra llegó a 5.961, un aumento considerable que igualmente se replica en otras enfermedades cuya principal vía de contagio es por relaciones sexuales.

Casos de Sífilis, hepatitis B y gonorrea también aumentaron
Casos de Sífilis, hepatitis B y gonorrea también aumentaron

Si bien, durante esta semana, la noticia más destacada en materia de salud ha sido el aumento en un 96% de los casos con VIH/ Sida en la última década, también hay otras enfermedades de transmisión sexual que registraron un alza. Se trata de la sífilis, la gonorrea y la hepatitis B.

De esta manera, los casos acumulados de sífilis en 2017 llegaron a 5.961 (en 2006 eran 2.980), 2.768 los de gonorrea (en 2006 eran 1.294) y 1.103 los de hepatitis B (en 2006 eran 263). Al igual que como sucede con el VIH/Sida, estas tres otras patologías pueden evitarse con el uso del preservativo, y pueden detectarse a través de exámenes médicos.

Cuando hablamos de sífilis nos referimos a una enfermedad provocada por la bacteria treponema pallidum. Esta última se adquiere en mayor medida vía contacto sexual y transplacentario. Sin embargo, hay ocasiones en que puede contraer debido a sangre contaminada e inoculación accidental directa, es decir, por cortes o punción.

En una primera instancia quienes la contraen no presentan síntomas, pero luego pueden presentar erupciones en la piel en distintas partes del cuerpo, junto con verrugas bucales y genitales.

En tanto, la gonorrea es producto de la bacteria neisseria gonorrhoeae y afecta diferentes mucosas, como el cuello uterino de la mujer y la uretra del hombre, además puede hallarse en la faringe, la conjuntiva, en el recto, en la vulva y vagina.

La gonorrea se contagia principalmente a través de las relaciones sexuales y por el conducto del parto, afectando en este caso a los recién nacidos.

Por otro lado, la hepatitis B es una enfermedad que afecta al hígado y que es causada por el virus de la hepatitis B. Su modo de contagio es vía sexual, perinatal, parenteral y a causa del contacto de las mucosas con fluidos corporales infectados.

En una primera etapa esta enfermedad suele ser asintomática, pero posteriormente puede sentirse cansancio, dolor en el abdomen, fiebre, ictericia (color amarillo en la piel), urticaria y pérdida de apetito, entre otros.

Más Noticias

Más Noticias