Chile obtiene baja nota en materia de salud según Índice Global de Bienestar en la Juventud

A nivel general, nuestra nación se ubicó en el noveno lugar entre 30 países, mientras que en Salud quedó en el puesto 26 debido a la alta tasa de tabaquismo y fertilidad adolescente. Este indicador internacional mide el estado de bienestar de los jóvenes en base a siete factores, los cuales fueron calculados por primera vez para Chile por el Laureate Center for Youth Studies.

Chile obtiene baja nota en materia de salud según Índice Global de Bienestar en la Juventud
Chile obtiene baja nota en materia de salud según Índice Global de Bienestar en la Juventud

Por primera vez Chile fue parte del Índice Global de Bienestar en la Juventud, y en esta versión -que incluyó a 30 países- el nuestro se quedó con el noveno lugar, superando así a sus pares sudamericanos (11° Perú, 17° Colombia y 21° Brasil).

Esta herramienta, a través de la cual se busca identificar tanto los aspectos que contribuyen como los que merman el bienestar de los jóvenes entre 15 y 24 años con miras a la implementación de políticas públicas al respecto, fue desarrollada por International Youth Foundation (IYF), y en el caso de Chile, fue calculada por el Laureate Center for Youth Studies (LCYS), entidad que nació de una alianza entre Laureate International Universities y la Universidad Andrés Bello (UNAB), y cuyo propósito es aportar -por medio de la investigación- precisamente al bienestar de este segmento etario.

De esta manera, este jueves el investigador de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales de UNAB, Andrés Mendiburo, dio a conocer los resultados correspondientes a Chile asociados a siete factores: Igualdad de Género, Oportunidades Económicas, Educación, Salud, Seguridad, Participación Ciudadana, y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TICs).

Dentro de los aspectos mejor evaluados, se posicionaron “Educación” y “Seguridad”, los que ocuparon el quinto y séptimo lugar respectivamente. Esto, gracias a factores como la baja tasa de analfabetismo y el elevado porcentaje de gasto público que se destina a Educación, uno de los más altos de la OCDE según indicó Mendiburo. Mientras que en “Seguridad”, fueron el buen nivel de paz interna y el hecho de que el terrorismo no se configure como una preocupación local, los puntos que incidieron positivamente en dichos resultados.

Con relación a “Participación Ciudadana” y “TICs”, en el séptimo y undécimo lugar respectivamente, se destaca –en el primer caso- la gran participación de los jóvenes en voluntariados, pero -por otra parte- estos afirman tener una evaluación negativa hacia el Gobierno y los líderes políticos. En tanto, en “TICs”, el acceso a internet en un 91% fue un punto positivo, aunque éste sigue siendo más bajo en los estratos socioeconómicos de menores ingresos.

Y si bien, “Oportunidades Económicas” se ubicó en la séptima posición, gracias al crecimiento continuo del PIB y a que Chile cuenta con una de las menores tasas de NINI (jóvenes que no trabajan ni estudian), el desempleo juvenil –aunque ha mostrado una tendencia a la baja en los últimos 9 años- es de un de 17%. Además, a esto último se suman las escasas opciones para emprender que tienen los jóvenes, debido al poco acceso que tienen a créditos bancarios.

Por otro lado, y en relación a los ítems peor calificados, se encuentran “Salud” e “Igualdad de Género”, los cuales alcanzaron los puestos 26 y 13 respectivamente. En cuanto al primero de estos, la tasa de suicidios –que llega a un 23%-, la fertilidad adolescente y la prevalencia del tabaquismo en un 39%, fueron algunos de  los principales indicadores que incidieron en dicho resultado. En tanto, en “Igualdad de Género”, influyó la baja presencia de mujeres en el parlamento como en el mundo de la política en general, junto con el miedo que sienten las mujeres al transitar por las calles del país.

“La cantidad de mujeres jóvenes que tienen miedo a caminar de noche en el lugar donde viven es de un 41%. Si bien, los países latinoamericanos son aquellos que tienen los porcentajes más altos, Brasil –por ejemplo- es primero con un 71%, nosotros estamos hablando de que cuatro de cada diez mujeres declaran tener miedo, lo que es bastante problemático en sí”, señaló el investigador de UNAB.

Cabe mencionar que las fuentes que se emplearon para los cálculos de cada indicador provienen de organismos internacionales, tales como el Banco Mundial y la Organización de Naciones Unidas (ONU). Mientras que para los indicadores obtenidos a partir de encuestas internacionales que no incluyen a Chile, LCYS realizó la Encuesta de Bienestar en la Juventud en marzo de este año.

Ritu Sharma: la visión de un referente internacional

Durante esta jornada, y como directora del Global Center for Gender and Youth (GCGY) de la International Youth Foundation (IYF) y autora líder del Índice Global de Bienestar en la Juventud, Ritu Sharma presentó esta metodología y algunos de sus principales resultados.

Pero más allá del IYF, Sharma cuenta con una extensa trayectoria en la materia, pues fue cofundadora y presidenta de Women Thrive Worldwide, una entidad que promueve la igualdad de género y de la que fue parte por 16 años, entre 1998 a 2014.

Y no sólo eso, ya que -como miembro de esta última- su trabajo fue clave para la creación de la estrategia para la prevención y respuesta a la violencia hacia las mujeres y niñas a nivel global, la cual anunció el ex presidente Barack Obama en 2012. Así como también para el establecimiento de la Política de Igualdad de Género y Empoderamiento Femenino de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) durante ese mismo año.

En vista de ello, Ritu Sharma conversó con El Dínamo acerca del escenario que enfrentan los jóvenes de hoy en materia de oportunidades económicas e igualdad de género; dos aspectos en los que Chile “está al debe”.

A nivel global y de acuerdo a los resultados de este índice ¿Cuáles son los aspectos más débiles que se repiten?

 Transversalmente, en todos los países en los que se calculó este índice, resultaron ser las “Oportunidades económicas” las peores. La empleabilidad, la educación y la capacitación son aspectos muy críticos. Y uno de los más problemas más complejos es que la gente joven está muy optimista y es muy entusiasta con respecto al futuro, pero la economía no puede mantener ese optimismo. Entonces, cuando se vuelven mayores se ven muy frustrados, porque no pueden cumplir sus sueños y esperanzas.

Nosotros tratamos de comunicarnos con quienes hacen las políticas en los países, quienes tienen que invertir ahora, y no solo en capacitar a la gente joven para el trabajo, sino que tienen que  atraerlos al trabajo con empleos de buena calidad en sus países. Sin embargo, el problema es que  muchos de esos países necesitan ser más estables, y ahí radica la principal razón.

“Igualdad de Género” fue uno de los ítems con peores resultados en Chile. En vista de ello, y pensando en mejorar este escenario, ¿Qué rol debería asumir el Gobierno y los diferentes actores?

Hay realmente tres actores principales. Primero, está la familia, y pienso que una buena manera es ejecutar campañas a nivel comunicacional que comiencen por ayudar, incluso, si sólo se orientan a reducir la violencia en contra de la mujer en el hogar, eso es bueno para comenzar. Pero se necesita hacer sí o sí algo a nivel familiar.

Lo segundo se refiere al trabajo en sí; a las compañías, a los empleos, cómo los empleadores dan trabajo a esas mujeres y hombres y qué pasa con esos lugares de trabajo es muy relevante, qué tan atractivos son esos empleos y cuáles son las oportunidades que generan,  eso es realmente importante.

Y al final está el Gobierno, y es que el Gobierno puede hacer muchas cosas, pero diría que es mejor empezar por las familias y los empleadores, que es más fácil que intentar que el Gobierno haga algo al respecto.

Dentro de este contexto, y a modo de ejemplo, ¿Qué iniciativas o políticas públicas han sido  consideradas exitosas en este ámbito?

Por ejemplo, hay un maravilloso caso en el que se abordó cómo las mujeres solas se movían en cuanto a negocios, y para eso miraron la estructura legal alrededor de la mujeres en este ámbito, viendo justamente qué cualidades básicas afectaban a las mujeres solas, tales como el divorcio, los hijos, la custodia o incluso los impuestos, ya que en algunos países la forma de que los impuestos funcionan es que; si un hombre tiene un hijo, éste puede sacar una deducción de los impuestos, él puede bajar sus impuestos porque tiene un hijo. Sin embargo, si una mujer está sola y tiene una casa, ella no puede sacar una deducción de los impuestos aunque tenga un hijo. El código de impuestos discrimina nuevamente a las mujeres solteras con hijos.

Es importante hacer todo este análisis, incluso acerca de los impuestos, y -por supuesto- desde el punto de vista del género y así ver en qué área no son iguales, aún cuando las intenciones no sean discriminar directamente a las mujeres, pero que finalmente ese es el resultado.

Tengo muy buenos ejemplos, uno de ellos –que me es familiar y es reciente- tuvo lugar en África, en un país en donde las mujeres no tenían las mismas opciones que los hombres, y para abrir una cuenta en el banco necesitaban la firma de su marido o la de su padre, no podían comprar un auto, no podían hacer nada de esto.

Pero, entonces, ellos cambiaron la ley, y una de las cosas importantes que hicieron fue incluir este cambio de ley en la educación pública, porque si ahora es diferente y nadie lo sabe; no sirve. Y- justamente- lo relevante para tener éxito es invertir en la educación pública y enseñar acerca de estos cambios, pero también hay que explicar estos cambios legales de una manera que no asuste a los hombres, que no  sea como que ‘las mujeres se van a tomar el poder y el dinero’; eso no es lo que va a suceder, sino que entiendan que es un beneficio para toda la familia. Y es cultural, esa es la manera de hacerlo: abordarlo culturalmente.

Otro de los aspectos débiles en Chile, según este índice, se refirió a las “Oportunidades Económicas”. De acuerdo a su experiencia, y como autora del libro “Woman to fish: Overcoming powerty around the world”, en donde aborda cómo las mujeres en los países en desarrollado han ido dejando atrás la pobreza, ¿Qué medidas recomendaría para mejorar y ampliar las oportunidades económicas para la gente joven?

La primera cosa que podría decir con respecto al Gobierno es que debe identificar cómo va creciendo la industria. En Chile, probablemente está creciendo la industria del turismo y también la agricultura, pero no se trata solo de un producto, sino que se trata de mejorar los productos, no es solo tomar –por ejemplo- la madera o la lana de la oveja, sino que convertirlo en algo y darle un valor agregado. Y en estas partes de la economía es posible crecer, pero lo primero siempre es identificar dónde la economía puede crecer y luego invertir en lo que sea necesario.

Yo estuve recién en la Región de Aysén y había señales del Gobierno en todos lados, están invirtiendo, y lo que necesita hacer el Gobierno es ayudar a la gente a empezar un negocio relacionado a productos derivados, los cuales tengan un alto valor.

Marruecos es un buen ejemplo de esto, ya que ellos identificaron el turismo como un espacio en donde la economía podía crecer, y así fue como pudieron ofrecer millones de nuevos empleos a la gente joven. Cautivaron a inversionistas para que vinieran y construyeran hoteles, al igual que compañías de turismo, y también invirtieron en capacitación, e incluso crearon un instituto de capacitación sólo para turismo y dedicado a entrenar a gente joven para todo lo que necesitaba la industria, y no únicamente a nivel de tareas como limpiar habitaciones, sino para que los jóvenes se pudieran mover y crecer.

Un error que cometen los países es capacitar a la gente joven para trabajos que no existen, se enfocan sólo en capacitar, pero el trabajo no está. Luego, la gente joven se siente frustrada y no tiene dinero. Entonces, hay que ver qué tipo de trabajo vamos a crear, cuáles son las oportunidades, cómo aseguramos que sean empleos de calidad y todas esas cosas.

 

Más Noticias

Más Noticias