Cómo funciona el Sernatur de Jacqueline Plass

Cuando asumió la dirección interina del Sernatur, el 1 de abril, pocos se enteraron. Jacqueline Plass no ayudó a expandir la noticia. No saludó a los funcionarios de Santiago ni organizó una videoconferencia con los de regiones, como éstos esperaban. Según  trabajadores de la institución, esa llegada fue “un hito que define su estilo de gestión, que no es muy dialogante. Generó mucha incertidumbre”. 

Por:  El Dínamo

Cuando asumió la dirección interina del Sernatur, el 1 de abril, pocos se enteraron. Jacqueline Plass no ayudó a expandir la noticia. No saludó a los funcionarios de Santiago ni organizó una videoconferencia con los de regiones, como éstos esperaban. Según  trabajadores de la institución, esa llegada fue “un hito que define su estilo de gestión, que no es muy dialogante. Generó mucha incertidumbre”.

Ése es el término que más se escucha en las dependencias del Sernatur. Y el mayor motivo son los despidos -“injustificados”, según fuentes internas- que han marcado la dirección de Plass. La primera etapa fue en mayo, cuando se le terminó el contrato a personal que trabajaba en un programa de fomento al turismo coordinado con el BID y se desvinculó, progresivamente, a 13 de los 15 directores regionales.

 
“Un subrogante, normalmente, no despide a gente”, aseguran en la institución. Y menos cuando son personas que podrían haber competido con Plass por la dirección del Sernatur. Cargo en el que aún no se nombra a nadie, a pesar de que el concurso se cerró hace más de dos meses.

La segunda etapa de despidos, más reciente, incluyó a 31 funcionarios de la direccón nacional y de regiones. Y otros cuantos quedaron sujetos a una evaluación de plazo, aunque desconocen cuánto durará, quién estará a cargo y bajo qué criterios se hará. “No te evalúa el jefe directo -explican fuentes internas-, sino el equipo de la dirección que no trabaja ni mide tu desempeño directamente. Tu jefe no tiene injerencia en tu evaluación”.

Más allá de los despidos, la gestión de Plass se caracteriza transversalmente por la incertidumbre que provocan sus acciones. Es impredecible. “A la Asociación de funcionarios le decía que iba a hacer una cosa y hacía lo contrario -explican en el Sernatur-. Iba a regiones, decía que no iba a despedir a nadie y después echaba a tres o cuatro personas”.

En el trato cotidiano, tampoco es mucho lo que se puede predecir. Quienes trabajaron en el Foro de Innovación con ella, antes de que llegara a Sernatur, definen su estilo como “bien alemanote. No es muy simpática, pero se mueve muy bien”. Lo suyo, confirman, es la la gestión, los contactos, no la empatía.

A pesar de que firma los correos con la palabra “Cariños”, en reuniones puede estar mirando su teléfono mientras el resto habla. “Aunque cuando está con gente de su nivel, es otra cosa”.

Una de esas personas “de su nivel” es el ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine. En el Sernatur comentan que Plass hacía notar constantemente su amistad con el secretario de Estado, diciendo que él la había llamado para que ocupara el cargo de directora subrogante.

 
Aunque nadie puede confirmar su cercanía con Fontaine, en el Sernatur dicen que la gestión de Plass está marcada por esta supuesta buena llegada con el ministro. Y que eso se nota en el aumento de presupuesto. Sin dar cifras, personal de la institución asegura que “las platas del próximo año vienen bastante bien. Es una clara señal de que el ministro le da mucho apoyo a ella, o que -de repente- el Sernatur es una prioridad de la cartera”.

A pesar de lo conveniente que pueden resultar las redes de Plass como directora subrogante, las críticas a su gestión son varias. Dos son las más imporantes: que a Sernatur “le falta una línea estratégica” y, como quedó expuesto ayer con la filtración del instructivo de presentación, que “le falta tolerancia a la diversidad”.

La primera apunta al enfoque que ha impuesto Plass a la cabeza del Sernatur. Según funcionarios del organismo, la mirada está “en la difusión y en la estrategia digital más que en la gestión del turismo o el trabajo territorial”.

Dicho enfoque se nota en la relación de Plass con la empresa LAN Chile, por ejemplo. “A Sernatur antes le costaba mucho hacer campañas con esa aerolínea -explican fuentes institucionales-, y ahora LAN está auspiciando la campaña ‘Chile es tuyo’”.

Puede sonar positivo, pero la relación de la directora subrogante con los privados da cuenta del sello de su gestión. Según las mismas fuentes, “las pymes quedaron olvidadas”. Y eso podría ser señal de la segunda mayor crítica a Plass, relacionada con la falta de diversidad. 

“A los municipios los encuentra muy rascas -dice la misma fuente-, prefiere trabajar con LAN. Le resulta más cómodo tratar con la empresa que con un alcalde”. Por eso, según el trabajador, el Programa de desarrollo de turismo municipal, que considera 250 municipios, habría quedado estancado. Según él, Plass ni siquiera los habría recibido en una reunión.

Por eso el instructivo de presentación de los informadores turísticos no sorprendió mucho. Porque atenta contra cualquier atisbo de diversidad. Y aunque la administración actual dijo en un comunicado que “el documento ha sido retirado por no obedecer a la política institucional” -no quisieron hacer más declaraciones al respecto ni sobre el tema de esta nota, a pesar de las solicitudes de El Dínamo-, a ningún funcionario entrevistado le pareció extraña la idea de homogeneizar hasta el aspecto físico de los trabajadores de Sernatur.

Sí les llama la atención el contraste. En la administración anterior “había hombres con pelo largo y se usaba el uniforme con cierto nivel de libertad. Nunca se metieron con el tema de la vestimenta. La importancia estaba en la calidad de la información que se entregara y en la cordialidad en el trato. Y en todos los años que llevo aquí, nunca se recibió una queja por presentación”.

La mayor repercusión posible de la polémica por el instructivo es que agilice el nombramiento definitivo del director o directora del Sernatur. Y tanto en la institución como en la Alta Dirección Pública, se escucha un único candidato como reemplazante. En el consejo a cargo de elegirlo, incluso se menciona como “ya electo” a Álvaro Casti
lla, gerente general de Turismo Chile
y hermano de la jefa de gabinete de facto de Plass, Andrea Castilla. 

Más Noticias

Más Noticias