Cómo funciona el pool testing, el método para aumentar los exámenes de COVID-19

El método fue anunciado por el Minsal y busca aumentar la capacidad de testeo del país. Uno de sus impulsores explicó a EL DÍNAMO de qué se trata la propuesta, que ya fue aplicada como piloto.

Cómo funciona el pool testing, el método para aumentar los exámenes de COVID-19
Cómo funciona el pool testing, el método para aumentar los exámenes de COVID-19

El Ministerio de Salud (Minsal) dio a conocer que implementará un nuevo método de procesamiento de los exámenes para detectar el coronavirus, el que es denominado “pool testing”, que busca ahorrar recursos y tiempo en uno de los procesos fundamentales para el control de la pandemia.

Rafael Araos, jefe del Departamento de Epidemiología de la cartera, explicó que el sistema será clave para optimizar las capacidades de los laboratorios y detectar brotes en grupos.

En términos generales, la propuesta consiste en formar un grupo de 5 a 10 personas, a las que se le practicará el habitual hisopado del PCR, cuyas muestras se juntarán para formar un “pool” con un análisis únicos.

Si la prueba sale negativa, significa que todo el grupo es negativa. Ante un resultado positivo, los laboratorios deberán tomar todas las muestras y analizarlas individualmente, para detectar al contagiado.

EL DÍNAMO conversó con Denis Sauré, profesor de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile e investigador del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI), quien fue uno de los profesionales que propuso la idea a las autoridades.

La utilidad de las muestras grupales

El ingeniero contó que esta propuesta se ha aplicado con éxito en varios países y que en Chile se usó como piloto en recintos del Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama) y en el laboratorio del Hospital Calvo Mackenna, en Providencia.

“Se hizo el análisis entre grupos de funcionarios en siete días y fue muy bueno. Se usaron un 30% de los test que se ocupan habitualmente, lo que implica un ahorro importante en reactivos y en tiempo para los pacientes”, afirmó.

Aunque el énfasis está puesto en el aumento de la capacidad de exámenes, el nuevo sistema “probablemente” podría implicar una disminución en los tiempos de entrega de resultados a los pacientes, asegura el especialista, aunque todo depende del número de personas participantes.

Trabajo de laboratorio

Sauré afirmó que el “pool testing” mejorará principalmente el trabajo de los laboratorios, los que han debido funcionar a toda máquina y bajo la presión de una pandemia en curso.

“El uso de los recursos, como los reactivos, se ve mejorado con una toma de muestras de esta forma. Con esto se aumenta la capacidad de procesamiento y se avanza en la búsqueda de casos activos, especialmente con los asintomáticos“, expresó.

Precisó además que este cambio es “ciego” para el paciente, ya que todo el proceso previo y posterior al paso del laboratorio seguirá siendo igual. De hecho, en el caso de que un pool testing dé resultados positivos, las personas integrantes del grupo no deberían someterse nuevamente al hisopado, ya que se usarían las muestras inicialmente extraídas.

El momento exacto para el avance

El investigador afirmó que desde abril que “estábamos hinchando” por este proceso, y a pesar de los meses que han transcurrido, valoró que el Minsal lo aplique en este momento de la pandemia, considerando algunos factores técnicos que no se daban anteriormente.

Entre ellos destacan la positividad de los exámenes y la prevalencia del COVID-19, ya que son clave para que este método tenga un sentido con su aplicación.

“Este método se puede aplicar cuando las tasas de prevalencia o positividad son bajas, no más allá de un 25%. Cuando esta cifra es más alta es más complicado aplicarlo”, precisó.

En lo concreto, la situación epidemiológica de un lugar podría influir en el número de participantes en el pool testing. Las cifras actuales (cerca del 6% de positividad a nivel nacional) permitirían hacer grupos de entre 5 a 10 personas, en una cifra que podría ampliarse a hasta 30 personas si estos indicadores son mejores.

Si la circulación del virus se recrudece, este pool de muestras podría achicarse incluso a tres personas, lo que restaría el rendimiento que se busca aplicar con esta metodología. “A medida que la prevalencia sube, la ganancia con el ahorro de recursos es menor”, expresó.

Sauré señaló que entre los laboratorios que ya están tomando esta idea también se encuentran algunos del sur de Chile, donde están pasando momentos más complejos con la pandemia, y donde la búsqueda de casos activos se está haciendo fundamental para hacer el trabajo de aislamiento y trazabilidad.

Más Noticias

Más Noticias