Cómo se preparó Arica para entrar en cuarentena por el coronavirus

El radio urbano de la ciudad del extremo norte de Chile entró en confinamiento durante la noche del jueves. Con 129 casos confirmados, la capital de la Región de Arica y Parinacota lamenta la muerte de una persona.

Cómo se preparó Arica para entrar en cuarentena por el coronavirus
Cómo se preparó Arica para entrar en cuarentena por el coronavirus

Era una medida esperada por autoridades locales. Este jueves a las 22:00 la ciudad de Arica, en el extremo norte de Chile, entró en una cuarentena debido a la alta tasa de contagios de coronavirus.

Con 129 casos confirmados, la capital de la Región de Arica y Parinacota presenta una alta tasa de incidencia a nivel nacional, esto en relación a sus 247.552 habitantes. Además lamentó la muerte de una persona, quien junto con un deceso ocurrido en Antofagasta sumó los dos únicos fallecimientos registrados en el norte del país.

Zona limítrofe con Perú y Bolivia, la llamada “ciudad de la eterna primavera” tiene características especiales que hicieron que tanto las autoridades locales como las nacionales pusieran el foco de atención, el que en las primeras semanas de emergencia se había centrado en Santiago, Temuco, Chillán y Punta Arenas, las que siguen encabezando las estadísticas de contagios.

En las horas previas al cierre, y tal como se vio en otros lugares que también entraban en cuarentena, se vieron largas filas de ariqueños en comisarías y supermercados, todo esto en la antesala de siete días que serán claves para controlar la epidemia a nivel local.

El impacto de la COVID-19 en la zona

El primer caso de coronavirus en Arica se dio a conocer el 18 de marzo y se trató de un hombre de 42 años. La situación correspondió a un contagio comunitario, ya que la persona se enfermó tras viajar a Temuco y no en una salida fuera del país. Fue internado y se recuperó con aislamiento domiciliario.

Con el pasar de las semanas el número de personas enfermas por la COVID-19 fue aumentando. Las estadísticas mostraban que todo se centraba en la capital regional, ya que las comunas de General Lagos, Putre y Camarones no tenían registros de afectados.

La primera muerte por el virus llegó el 12 de abril, cuando el intendente Roberto Erpel confirmó que una mujer de 76 años había fallecido por una falla multisistémica.

Lamentablemente, todas estas situaciones no generaron una disminución total de la circulación de personas en la ciudad, y de hecho se vieron acciones polémicas como la protagonizada por la directora regional de Sernatur, quien fue descubierta caminando por la playa Chinchorro. La aparente falta de conciencia de la comunidad molestó profundamente del jefe de Defensa Nacional, Luis Cuellar, quien realizó un duro emplazamiento por el aumento del brote.

El alcalde de Arica, Gerardo Espíndola, afirmó a EL DÍNAMO que “hay un porcentaje grande de la gente que ha hecho el esfuerzo de cerrar sus negocios, cerrar sus ferias y quedarse en la casa para enfrentar esta pandemia, y también tenemos un porcentaje importante de personas bastante irresponsables y poco empáticas, pero también hay quienes simplemente no pudieron darse el lujo de una cuarentena”.

La zona en cuarentena

Al informar de la cuarentena el Minsal estableció que la medida regiría en el radio urbano de la ciudad, cuestión que fue explicada por el jefe comunal.

“La cuarentena es efectiva en el área urbana, que comprende cerca de 200 mil personas. En la zona rural de Arica hay unas 20 mil personas que son los valles de Lluta y de Azapa, y además el resto de la región es una población menor. Cerca del 98% de las personas de la región viven en Arica. La ciudad está bien dividida de lo urbano a lo rural”, precisó Espíndola.

El alcalde afirmó que desde hace un mes venían trabajando en medidas para enfrentar el virus, por lo que el confinamiento “era necesario”, apuntando a que esto va a ayudar “a remecer a la gente” para que no salga a la calles a realizar compras o paseos a la playa sin ninguna necesidad.

“De todas maneras una acción tan dura como esta debe ir con un acompañamiento integral, especialmente a las personas más vulnerables como adultos mayores y niños. También tenemos antecedentes de mujeres que han sufrido episodios de violencia y de personas que han perdido su empleo, que también están desprotegidas”, expresó.

Los problemas en la previa

La cuarentena llegará a Arica en medio de algunos problemas. La preparación de la comunidad, tal como ocurrió en otras zonas que entraron al aislamiento, estuvo marcada por aglomeraciones en las comisarías a la búsqueda de permisos, esto ante en aparente desconocimiento de la Comisaría Virtual dispuesta por Carabineros.

También se registraron filas en los supermercados y farmacias, donde las personas llegaron a abastecerse para los siete días de encierro, todo esto pese a la entrega de permisos y al funcionamiento de almacenes de barrio, los que estarán autorizados para su apertura.

Otra situación que alteró en medio del proceso previo al confinamiento es lo ocurrido en la frontera de Perú, donde cerca de mil personas quedaron varadas debido al cierre del cruce en el país vecino. Esto alcanzó niveles diplomáticos debido a que la Cancillería chilena envió una nota a su par peruana por unos disparos a Carabineros en el paso de Chacalluta.

La situación de los migrantes peruanos también complica la aplicación total del confinamiento. Son cientos las personas que deambulan por las calles de Arica a la espera de poder volver a su país. Durante el miércoles hubo cierta descongestión, ya que desde Perú se envió un vuelo humanitario que transportó a 148 pasajeros directo a Lima.

Hasta antes del inicio de la cuarentena eran 150 los ciudadanos de la nación vecina que esperaban salir de Arica por vía terrestre.

Más Noticias

Más Noticias