Demetrio Marinakis y aplicación Ley de Seguridad del Estado: “Se lucieron con nosotros y nos pegaron por todos lados”

El ex dirigente de las micros amarillas fue procesado por la Ley de Seguridad del Estado en 2002 y alcanzó a estar 25 días detenido. Hoy pide al Gobierno no hacer lo mismo con los camioneros.

Demetrio Marinakis y aplicación Ley de Seguridad del Estado: "Se lucieron con nosotros y nos pegaron por todos lados"
Demetrio Marinakis y aplicación Ley de Seguridad del Estado: "Se lucieron con nosotros y nos pegaron por todos lados"

Tras varios años sin aparecer en la opinión pública, el ex dirigente de la Confederación del Transporte de Pasajeros, Demetrio Marinakis (74), mejor conocido como el “zar” de las micros amarillas, y uno de los líderes del paro microbusero del 2002, rompió el silencio.

En entrevista con EL DÍNAMO solidarizó con los camioneros y recordó su propia experiencia con la Ley de Seguridad del Estado que lo mantuvo recluido 25 días en la ex Penitenciaría de Santiago junto a otros dirigentes como Manuel Navarrete, Marcel Antoine, Armando Huerta y Orlando Panza.

Aparición que llega justo cuando la movilización de los principales gremios de camioneros como la Confederación Nacional del Transporte de Carga Terrestre de Chile (CNTC) vive uno de sus momentos más complejos. Sobre todo, luego que el propio ministro del Interior, Víctor Pérez, anunciara que aplicaría la Ley de Seguridad del Estado contra los transportistas si paralizan por completo las carreteras del país.

Además la aplicación de la Ley de Seguridad del Estado está siendo exigida por la bancada de diputados de la Democracia Cristiana, quienes amenazaron a Pérez con una acusación constitucional si este miércoles no hay buenas noticias con el paro camionero.

Al respecto, Marinakis dijo sin tapujos que las similitudes con su propio caso donde se aplicó la Ley de Seguridad del Estado son enormes. Incluso, recordó el emplazamiento que hizo el propio ex Presidente Ricardo Lagos ante los medios de comunicación.

El ex mandatario, por esos días, golpeó la mesa y dijo que “le digo a los amigos del transporte que todo el rigor de la ley caerá sobre ellos. Este es un país serio y no se juega con Chile ni con sus instituciones”.

Una amenaza que cumplió, ya que Marinakis y el resto de los dirigentes fueron detenidos después de cinco días desde que el 12 y 13 de agosto del 2002 abandonaron varias micros en la intersección de las avenidas Santa Rosa con Américo Vespucio, deteniendo el libre tránsito. Eso sí, finalmente un juez de la época, Raúl Rocha, concedió la libertad bajo fianza a los dirigentes, previa consulta a la Corte de Apelaciones.

La ley de Seguridad del Estado por la que fue condenado Marinakis establece penas para quienes atenten contra la seguridad interior del Estado y el orden público, que van desde presidio menor en su grado mínimo (desde 3 años y un día a cinco años de presidio) hasta presidio mayor en su grado mínimo (5 años y un día a 10 años de prisión).

Marinakis está preocupado por Pérez y Villagrán

Respecto al paro camionero, Marinakis dijo estar preocupado por los principales dirigentes camioneros como José Villagrán (Fedesur) y Sergio Pérez (CNTC), quienes estarían haciendo un buen trabajo a la cabeza de la movilización.

Según dijo Marinakis, su mayor miedo es que les ocurra lo mismo que le pasó a él y a los dirigentes de las micros amarillas. De acuerdo al ex dirigente de las micros amarillas, “se lucieron con nosotros y nos pegaron por todos lados. La Ley de Seguridad del Estado no se la doy a nadie”.

“Cuando se me aplicó nosotros -el gremio microbusero- teníamos toda la razón de estar movilizados porque el Transantiago ponía fin al trabajo de más de 3.500 transportistas. Pero hubo presión de la prensa, hubo una estrategia de los periodistas que la prepararon, nosotros éramos definidos como los más malos de Chile porque nos habíamos parado. Pero el tiempo nos dio la razón con el enorme gasto que significó el Transantiago, una política mal implementada. Y los que la crearon no tuvieron ninguna sanción”, explicó Marinakis.

Mirando hacia el pasado Marinakis dijo que “no le guardo rencor a Lagos, a quien respeto mucho. Él mismo ha dicho, en un libro que sacó hace poco tiempo, que se equivocó. El problema es que su equivocación le costó 22 mil millones de dólares al país y se llama Transantiago”.

Ley de Seguridad Interior

El antiguo “zar de las micros amarillas” aseguró que aplicar la Ley de Seguridad del Estado en contra de los camioneros sería “muy injusto”, porque el gremio de transportistas sólo estaría pidieron un poco más de seguridad para trabajar.

“Los camioneros tienen un problema grave y el Gobierno tiene la obligación de solucionárselos. Estoy de acuerdo con la demandas de los camioneros, yo conozco el problema que hay en el sur, donde derriban un par de árboles para cortar los caminos y después meta balazos con los choferes, también en la noche hay baleos a los parceleros. Si no se busca una solución rápida va a quedar la grande”, puntualizó Marinakis.

“No es una mala ley”, afirma el ex dirigente, pero que no se ha invocado en todos los casos necesarios. “Soy al único al que se le ha aplicado”, ironizó Marinakis.

En esta línea, Marinakis dijo que “si se aplicara la Ley de Seguridad del Estado de forma pareja, a la gente que destruye La Araucanía, sería justo y estaría de acuerdo con que se aplique a los camioneros”.

“Lo único que pido es que se arregle, pero no soy partidario de que se les aplique en este momento la Ley de Seguridad del Estado. Si se hubiera aplicado de forma pareja antes diría que sí. Pero por qué algunos sí y a otros no. No me parece”, concluyó.

Hernán Claro

Periodista a su servicio con un profundo interés en la política.+ info

Más Noticias

Más Noticias