Edison Peña no descarta volver a la mina

Edison Peña, uno de los 33 mineros que permanecieron 69 días atrapados bajo tierra en Chile, aseguró hoy en Tokio que, pese a ese accidente, no quedó "con miedo" y estaría dispuesto a trabajar de nuevo en una mina."Por mi familia, creo que volvería", dijo en una rueda de prensa Peña, que llegó a Japón la semana pasada para participar ayer domingo en el maratón de Tokio, prueba que logró concluir en poco más de cinco horas.

Por:  Andrea Medina

Edison Peña, uno de los 33 mineros que permanecieron 69 días atrapados bajo tierra en Chile, aseguró hoy en Tokio que, pese a ese accidente, no quedó “con miedo” y estaría dispuesto a trabajar de nuevo en una mina.

“Por mi familia, creo que volvería”, dijo en una rueda de prensa Peña, que llegó a Japón la semana pasada para participar ayer domingo en el maratón de Tokio, prueba que logró concluir en poco más de cinco horas.

Durante los más de dos meses que estuvo atrapado en la mina de San José, a 700 metros de profundidad, Peña se ganó el apodo de “el atleta” entre sus compañeros porque, para superar el aburrimiento y la depresión, corría por las galerías subterráneas.

Tras el rescate que lo catapultó a la fama junto a sus 32 compañeros, el minero ha participado en varias pruebas deportivas, incluido el maratón de Nueva York el pasado noviembre, en el que logró una marca de 5 horas y 40 minutos.

El chileno señaló hoy que la carrera tokiota se le hizo “muy dura” y, para ganar concentración, a ratos “imaginaba que estaba corriendo en el interior de la mina”, donde llegó a correr unos ocho kilómetros diarios.

Pese al cautiverio bajo tierra, Edison Peña aseguró, ante unos treinta periodistas extranjeros en Tokio, que no siente temor a trabajar de nuevo en un yacimiento, una labor que considera “una buena oportunidad, sobre todo en Chile”.

Detalló que tiene “algún ofrecimiento” en su país pero que esperará a que concluyan sus próximos viajes -tiene previsto ir a Alemania y México- para afrontar su futuro laboral.

También mostró su esperanza de que lo ocurrido en la mina de San José sirva para que los empresarios “se preocupen más” por la seguridad de los trabajadores.

“La mina estuvo avisando de que algo iba a pasar. Crujía como una nuez”, dijo e insistió en que solo espera que en el futuro las galerías subterráneas de San José “se mantengan cerradas”.

mic/psh/msr

Más Noticias

Más Noticias