El complicado momento de Virginia Reginato a un mes de Viña 2020

A pocas semanas de una nueva edición del certamen, que se ha visto cuestionado en las últimas semanas, la alcaldesa enfrentó al Tribunal Electoral por la acusación por "notable abandono de deberes".

El complicado momento de Virginia Reginato a un mes de Viña 2020
El complicado momento de Virginia Reginato a un mes de Viña 2020

Un verano bastante agitado es el que está viviendo la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato. Es que no solo está en la mira lo que pueda ocurrir con el Festival de Viña del Mar 2020 en las próximas semanas, sino que también durante este martes tuvo que acudir al Tribunal Electoral Regional (TER) a prestar declaración por la acusación por “notable abandono de deberes” que pesa en su contra.

Fue en marzo de 2019 cuando los concejales Laura Giannici (DC), Víctor Andaur (PC), Sandro Puebla (PS) y Marcela Varas (PPD) la acusaron de realizar maniobras para esconder el millonario déficit que detectó Contraloría tras una auditoría que fue dada a conocer en enero del año pasado, donde se reveló un déficit superior a los $17.500 millones.

El documento, que detalla los saldos de ingresos y gastos del municipio hasta el 31 de diciembre de 2017, asegura que el déficit corresponde a $17.585.250.174. Dicha situación financiera no fue informada en las cuentas públicas de 2015 y 2016, donde se comunicó un superávit, el cual no era real.

En cuanto a la ejecución presupuestaria, se corroboró que en 2017 el municipio gastó $5.540.515.128 en horas extraordinarias y $7.077.259.529 en pagos por honorarios y programas comunitarios, llegando a un total de $12.617.774.657, montos muy superiores a los $3.775.106.785 destinados para proyectos, consultorías y obras civiles.

“Doy siempre la cara”

En abril de 2019, la jefa comunal entregó ante el Tribunal Electoral sus descargos. En ese entonces, Reginato declaró que “hoy día estoy con mis abogados para entregar la defensa, y por supuesto que estoy muy tranquila. Soy una mujer muy transparente, de principios, que doy siempre la cara, y la voy a seguir dando”.

Agregó que “he sido víctima de una acusación política. Esto es una operación política. Más bien, es politiquera y barata“.

Su abogado, Raúl Tavolari, cuestionó el informe de Contraloría que detectó el déficit municipal, indicando que “nunca se ha podido explicar por Contraloría, cómo se llega al número de $17 mil millones”.

Para Tavolari, el déficit real era de $4 mil millones y que nunca superó los $10 mil millones, morosidad atribuibles a deudores que deben pagar patentes, multas o aportes.

La declaración, las pifias y los insultos

A comienzos de este año, la alcaldesa de Viña del Mar fue citada por el TER para declarar, cita que se llevó a cabo este martes, donde respondió un cuestionario de 53 preguntas respecto al déficit financiero del municipio, la delegación de funciones a su jefa de gabinete, María Angélica Maldonado, y el consentimiento al actuar irregular por parte de subalternos y personas ajenas a la Municipalidad por el pago de horas extra.

Posterior a la diligencia, y a la prensa, declaró que estaba “muy tranquila. Espero que los resultados sean los mejores, así que ahora es un tema que ya pasó y ahora a seguir trabajando”.

A ella se sumó el abogado patrocinante de la acusación, Andrés Silva, quien detalló que “hoy le pudimos hacer 53 preguntas a la alcaldesa Reginato sobre cada uno de los cargos que los concejales le han formulado y que nosotros creemos que ameritan su destitución”.

Sin embargo, los problemas vinieron después cuando quiso retirarse. La jefa comunal fue recibida en el frontis del edificio por manifestantes que la escupieron, insultaron e incluso, le lanzaron huevos.

En caso de prosperar la acusación en contra de la alcaldesa de la Ciudad Jardín, ella podría quedar inhabilitada para ocupar cargos públicos por cinco años, por lo que no podría repostular en las elecciones municipales de octubre.

Cuestionamientos a Viña 2020

Tras el estallido social que se inició el pasado 18 de octubre no fueron pocas las críticas que apuntaron a los organizadores del Festival de Viña del Mar. Y es que el movimiento social había crecido a tal punto que obligó a suspender diversos eventos como la APEC, la Teletón y la COP25, solo por nombrar algunos.

Es por eso que no fue extraño que también se cuestionara la realización de la LVI edición del certamen que, en esta ocasión, contará con artistas como Ricky Martin, Mon Laferte, Francisca Valenzuela, Denise Rosenthal, Maroon 5, Ozuna, Ana Gabriel, entre otros.

En diciembre, la alcaldesa de Viña del Mar quiso dejar en claro que el evento iba sí o sí. “Todas las actividades que se hacen y programan en Viña del Mar se hacen, vamos a tener fuegos artificiales, Festival de la Canción y los conciertos en la Quinta Vergara y las actividades deportivas que se han hecho siempre”, dijo en ese entonces.

Pese a su convicción y de negarse a hablar sobre medidas de seguridad ante posibles manifestaciones en medio de la realización del festival, los organizadores tomaron algunas decisiones. Por ejemplo, se suspendió la gira internacional de los animadores junto a la jefa comunal, la que los llevaba por distintos países promocionando lo que sería la nueva edición del certamen.

Este lunes, por otro lado, se confirmó que la Gala de Viña 2020 sí se llevará a cabo el próximo 21 de febrero en el Casino Municipal. Sin embargo, y tomando en cuenta la contingencia, tendrá un perfil más de “lanzamiento”, mucho menos estrafalaria que años anteriores. De hecho, no se instalará la tradicional alfombra roja por donde desfilaron figuras de TV, el deporte y la política.

Según se detalló, se busca evitar cualquier tipo de incidente que se pudiera registrar durante la transmisión televisiva. Y es que fueron TVN y Canal 13 quienes, principalmente, insistieron en que se llevara a cabo tomando en cuenta los altos índices de audiencia que generan. Solo el año pasado, logró promediar 36,9 puntos, con un peak de 44 unidades, convirtiéndose en uno de los espacios más vistos del año.

El complicado Viña 2019

Aunque no ha querido referirse a la posibilidad de que se lleven a cabo manifestaciones en la Quinta Vergara, Virginia Reginato ya ha enfrentado complicados momentos durante el certamen.

El año pasado por ejemplo, durante la Gala, Reginato evitó pasar por la alfombra roja para no enfrentarse al público cara a cara, cuando habían pasado solo semanas desde la publicación del documento de Contraloría. De hecho, la jefa comunal se limitó a ubicarse en la puerta del Casino Municipal para recibir a los invitados y luego entrar de manera discreta a la recepción.

Aún así, un grupo reducido de personas llegó hasta la avenida San Martín para gritar consignas como: “Hay plata para la Gala y no para la ciudad” y “Muni ladrones, devuelvan los millones”.

Durante el desarrollo del mismo Viña 2019, los organizadores tomaron medida para resguardar a Reginato. Es así como en la noche inaugural, y luego que Martín Cárcamo la presentara, la organización subió el volumen para que no se escucharan pifias, además de mostrarla en pantalla por escasos segundos.

Sin embargo, esto no detuvo las manifestaciones en contra la gestión de la alcaldesa de Viña del Mar. Durante la noche de 27 de febrero, se escucharon diversos gritos en su contra no solo por el déficit que detectaron, sino también por medidas como dividir la galería.

“Que se vaya la alcaldesa”, “que se vaya pa’ la casa” y “Virginia, escucha, devuelve la galucha”, eran algunas de las consignas que se escuchaban en ese entonces y que, tras la agresión vivida este martes a la salida del TER, es posible que se repitan cada noche de Viña 2020.

Más Noticias

Más Noticias