El impacto del voto voluntario a más de siete años de su implementación

Según datos del Servel, si bien el padrón electoral creció un 57,9% entre las presidenciales de 2009 y las de 2017, el número de votantes disminuyó un 5,4% en el mismo período.

El impacto del voto voluntario a más de siete años de su implementación
El impacto del voto voluntario a más de siete años de su implementación

A más de siete años desde que en 2012 comenzó a regir la Ley N° 20.568 -la cual estableció el voto voluntario y la inscripción automática- aún no se solucionan en Chile los problemas de participación ciudadana en política. Así al menos lo indican cifras consolidadas del Servel, donde se advierte que si bien el padrón electoral creció en 57,9% entre las presidenciales de 2009 y las de 2017, el número de votantes disminuyó en 5,4%.

Escenario de profunda deslegitimación que ocurrió pese a que la idea inicial, presentada en 2004 por los senadores José Antonio Viera Gallo (PS), Antonio Horvath (Independiente), Sergio Romero y Alberto Espina (ambos RN), tenía un propósito muy distinto.

“En la práctica, la obligatoriedad constitucional del sufragio, complementada legalmente con una sanción para quienes no concurren a votar en los procesos electorales, convierte a los ciudadanos en entes cautivos”, se aseguró en el documento que presentaron los parlamentarios, de acuerdo a la historia de la Ley 20.337.

De igual forma, esta situación podría estar por cambiar, pues durante este martes la Comisión de Gobierno Interior de la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la idea de legislar el proyecto que elimina el voto voluntario y repone el obligatorio. Se busca que esta iniciativa se materialice de cara a las próximas elecciones municipales de octubre del año 2020.

El voto voluntario impactó negativamente

La principal justificación de los parlamentarios miembros de la comisión es que el número de votantes ha disminuido con el pasar de los años. Si en las presidenciales de 2009 -antes de la reforma- hubo 6.977.544 votos válidamente emitidos, en las elecciones siguientes ese número bajó a 6.585.808, o sea, una disminución del 5,6%.

De todas formas, entre las elecciones de 2013 y las de 2017, la cifra de votos válidamente emitidos experimentó un aumento. Así, se pasó de 6.585.808 a 6.600.280, por tanto, hubo un leve crecimiento de 14.472 votos.

El padrón electoral en 2009 estuvo compuesto por 8.285.186 personas y en las presidenciales de 2013 se elevó a más de 13.404.084. En las elecciones de 2017 llegó 14.308.151, lo que significó un aumento de 6 millones de posibles votantes con respecto al periodo anterior.

Los posibles escenarios del nuevo voto obligatorio

En conversación con EL DÍNAMO, el diputado y miembro de la Comisión que discutirá el proyecto, Andrés Longton (RN), explicó que “será una ayuda para tener mayor participación ciudadana”, pero que “de por sí no te va a solucionar en problema de la abstención”.

“Recordemos que el voto obligatorio en nuestro país tendió a la baja desde el año 1989 hasta el 2009 y esto se incrementó con el voto voluntario, pero el fenómeno viene de antes. Que la gente no se sienta representada con los cargos públicos es parte de una crisis mucho más grande“, complementó el parlamentario.

Por ello, Longton propone que junto con la restitución del voto obligatorio se debe avanzar en otros proyectos -que se podrían fusionar- para incentivar una mayor participación ciudadana.

Por ejemplo: contar con educación cívica en los colegios, que el transporte sea público gratuito el día del sufragio para las personas más vulnerables, acercar los locales de votaciones a la gente, compensar con media jornada libre otro día de la semana y que se pueda votar de forma anticipada.

Finalmente, sobre la inscripción voluntaria, el parlamentario explicó que es un tema que aún deben debatir, pues “si nos pasamos al voto obligatorio y mantenemos la inscripción automática va a haber mucha gente obligada a votar cuando nunca han ido y no les interesa hacerlo”.

“Por otro lado está volver al sistema de inscripción voluntaria con voto obligatorio, que si me preguntas, creo que puede ser una alternativa real que si es acompañada con las otras medidas debería motivar una mayor participación electoral”, cerró Longton.

Hernán Claro

Periodista a su servicio con un profundo interés en la política.+ info

Más Noticias

Más Noticias