Esto le costaría a una persona común pedir un crédito como los del BanCongreso en una entidad financiera

Diputados pidieron préstamos a la Corporación por más de 100 millones de pesos, que eran pagados en cómodas cuotas sin interés. ¿Cuánto habrían costado estos creditazos en una institución financiera como las que acuden la mayoría de los chilenos?

Por:  El Dínamo

En Chile, los sueldos de los parlamentarios superan con creces los de un chileno promedio. Si según el Instituto Nacional de Estadísticas, un chileno medio gana 473 mil pesos, en el caso de los diputados, la dieta es $ 6.580.000. Por su parte, los senadores ganan $9.121.806 brutos. Aún así, como el 73% de los hogares chilenos que tienen una deuda, según la Encuesta Financiera de Hogares, los parlamentarios también de vez en cuando se quedan cortos de plata y deben optar por un préstamo.

Pero en este punto las diferencias son abismantes. Hasta enero de 2015 y sin corromper ninguna ley, los parlamentarios podían acceder a un adelanto de su dieta a modo de préstamo, y podían devolverlo hasta en 28 cuotas sin interés. La prensa dio a conocer que los diputados Jaime Pilowsky (DC), Claudio Arriagada (DC), Marisol Turres (UDI), Cristián Campos (PPD), Jenny Álvarez (PS) y Diego Paulsen (RN), pidieron dinero prestado a través de este mecanismo.

En el caso del Senado, Alejandro Navarro y Jaime Orpis también solicitaron este tipo de adelantos. “Esto hace más de un año y medio que no ocurre y se han tomado las medidas para evitar que vuelva a ocurrir, porque el Congreso no es para hacer préstamo a sus funcionarios”, dijo Marco Antonio Núñez, presidente de la Cámara de Diputados.

Algunas empresas también dan este beneficio a sus empleados. Aunque en Chile, el 99% de las compañías son Pymes y Microempresas, que no siempre tienen la liquidez para pagar por adelantado a sus trabajadores. Por ello, estos deben recurrir a distintas instituciones financieras para poder acceder a un préstamo de este tipo. ¿Cuántos intereses habría tenido que pagar un chileno promedio si hubiese pedido este mismo creditazo fuera del BanCongreso?

Tomemos en cuenta que, según el INE, el sueldo promedio en Chile es de 473 mil pesos. Imaginemos que esa persona decide -al igual que uno de los diputados que solicitó un adelanto al Congreso- pedir 24 millones de pesos prestados, por ejemplo, para un crédito hipotecario. Ese chileno quiere pagarlo, al igual que el diputado, en 28 cuotas. ¿Dónde va?  La primera opción es ir al Banco Estado, el banco de todos los chilenos.

Un crédito de estas características, para una persona con trabajo estable y remunerado por sobre el promedio, tendrá en Banco Estado -según estadísticas de la web de esta institución- un interés del 19%. Entonces, si un parlamentario va al Banco Estado, pagaría 13 millones 159 mil pesos en intereses por el crédito en 28 cuotas.

Sin embargo, el chileno promedio que gana 473 mil pesos, es una persona muy poco atractiva para los bancos. Su trabajo generalmente es precario. Los riesgos que tiene ese chileno de no seguir pagando el crédito porque perdió su empleo, o porque contrajo otras deudas, es mucho más alto que el que tiene un parlamentario que mes a mes tiene asegurado 6 millones de pesos.

Por esta razón, este chileno deberá pagar un interés correspondiente a la “tasa máxima convencional”. En el caso del Banco Estado, esta tasa es de un 30%. Con este castigo, la persona que pidió 24 millones de pesos al banco con un interés del 30% y en 28 cuotas, terminará pagando al banco 46 millones 34 mil pesos. Es decir, pagará 21 millones de pesos en intereses. Ocho millones más que lo que habría pagado el parlamentario o alguien de mayores ingresos.

Ahora, si recurre a un crédito en una financiera, el castigo en intereses sería mayor. Las financieras reciben a personas con mayor riesgo, desechadas por los bancos, y por tanto, se les aplica una cantidad de intereses más alto. Si el parlamentario fuera de igual forma a esta institución, por su sueldo, tendría que pagar un 41,98% de intereses. Mientras que el chileno promedio, debería pagar un 63% de intereses. Es decir, 43 millones 395 mil 225 pesos extra lo que pidió prestado. Lo equivalente a 180 sueldos mínimos.

En una caja de compensación, un chileno con trabajo precario debería pagar hasta 43 millones 395 mil pesos de intereses. Mientras que un trabajador con mejor remuneración podría pagar 26 millones 186 mil pesos de intereses por el crédito.

Todo este dinero  no fue pagado por los parlamentarios. Aunque el privilegio ya no existe, los chilenos promedio siguen pagando intereses de hasta 220 sueldos mínimos para cancelar créditos. Y teniendo tasas de interés mucho mayores que las que pagadas por los compatriotas más adinerados.

Más Noticias

Más Noticias