Evópoli: el gran perdedor en el cambio de gabinete

Cuatro han sido los militantes del partido que han pasado por el gabinete de Sebastián Piñera: Roberto Ampuero, Gloria Hutt, Ignacio Briones y Gonzalo Blumel. Sin embargo, sólo dos los dos últimos habían logrado un cierto protagonismo en las discusiones políticas.

Evópoli: el gran perdedor en el cambio de gabinete
Evópoli: el gran perdedor en el cambio de gabinete
Por:  María Gabriela Salinas

La salida de Gonzalo Blumel de Interior era un tema que  hace días rondaba en La Moneda y, más allá del triunfo que significó para la UDI instalar a uno de sus militantes como segunda autoridad de Gobierno, el gran damnificado de la jornada fue Evópoli, partido que no sólo perdió un cargo en gabinete, sino que vio mermada su autoridad en Palacio.

Cuatro han sido los militantes del partido que han pasado por el gabinete de Sebastián Piñera: Roberto Ampuero, Gloria Hutt, Ignacio Briones y Gonzalo Blumel. Sin embargo, sólo los dos últimos habían logrado un cierto protagonismo en las discusiones políticas.

Pese a que Blumel había sido un actor de diálogo con el Partido Comunista y el Frente Amplio, la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, había mostrado públicamente su descontento respecto a las gestiones del ministro del Interior.

“Cuando tú tienes molestias con políticas de Obras Públicas, apuntas al ministro de Obras Públicas; cuando no te gustan las políticas que se están dando en el ámbito político, apuntas al comité político. ¿Quién dirige el comité político? El ministro Gonzalo Blumel”, expresó la senadora en conversación con Radio Concierto.

Y aunque Evópoli fue el único partido que apoyó en pleno a Sebastián Piñera en el retiro del 10% de los fondos previsionales, sin díscolos en sus filas, la derrota en esta discusión terminó por hipotecar todo el liderazgo que había pavimentado el partido en los 28 meses de Gobierno.

De asesor a ministro

Blumel llegó a Evópoli en 2013, cuando era jefe de asesores de la Presidencia en el primer Gobierno de Sebastián Piñera. Su conocimiento del segundo piso le valió protagonismo en la campaña de Chile Vamos, donde Blumel asumió como coordinador programático.Pero la real influencia de Evópoli en La Moneda recién se vería a partir del 11 de marzo, cuando asumió el nuevo gabinete.

Lo que fue sorpresa para algunos, Piñera decidió nombrar a Blumel en la Secretaría General de la Presidencia (Segegob), un cargo clave ya que es este ministerio el encargado de gestionar la relación con el Congreso y los proyectos.

Siendo el más joven del equipo ministerial, el nombre de Gonzalo Blumel comenzó a ser sinónimo del brazo derecho de Piñera, una especie de reemplazo a su anterior jefe, el ex ministro Cristián Larroulet. De esta forma Evópoli no solo llegaba al Comité Político, sino que lo hacía con protagonismo en el gabinete.

El enroque

El estallido social terminó con la salida de Andrés Chadwick, histórico militante de la UDI y primo del Presidente. Por eso, cuando Gonzalo Blumel fue nombrado como su sucesor en Interior, generó dudas.

Previo a que se confirmara la modificación ministerial, la prensa había dado por hecho que Felipe Ward sería designado en el cargo de Chadwick, manteniendo el cupo de la UDI en el Comité Político.

Sin embargo, antiguos comentarios del hoy ministro de Vivienda comenzaron a circular por las redes sociales, la más polémica fue una declaración a The Clinic en 2013 donde Ward dijo: “Los derechos humanos son una especie de cajero automático que usa la izquierda para sacar plata”.

A los minutos de que reflotara la entrevista, Blumel fue confirmado en Interior, llevando a Evópoli al puesto más importante del Comité Político, algo que no gustó en la UDI.

Si bien Felipe Ward descartó haber sido “bajado” de Interior, indicando que siempre fue llamado para asumir la Segres (cargo que ocupó hasta el 4 de junio de 2020), en La Moneda hay quienes aseguran que la designación de Blumel por el UDI fue una decisión de último minuto.

Dupla negociadora, lealtad y renuncia

Ese 28 de octubre, día en que se llevó a cabo el cambio de gabinete post estallido social, Evópoli sacó cuentas alegres: no sólo se mantuvo a Gloria Hutt en el Ministerio de Transportes, sino que Blumel lideraría el Comité Político teniendo junto a él uno de los militantes del partido en Hacienda: Ignacio Briones.

Las “caras jóvenes” de La Moneda de inmediato lograron acuerdos. El 15 de noviembre, Gonzalo Blumel se dirigió a la prensa como voz oficial de La Moneda al anunciar que se realizaría un plebiscito para una nueva constitución. Briones, por su parte, matizó la postura del Gobierno respecto a la reforma tributaria, logrando que la iniciativa legal no muriera.

Pero en la discusión del Presupuesto 2020 las cosas se volvieron más difíciles luego de que el Congreso -con apoyo de parlamentarios de Chile Vamos- rechazara la propuesta del Ejecutivo respecto a pensiones, augurio a lo que ocurriría casi seis meses después con el retiro del 10% de los fondos previsionales.

Esta última discusión fue un golpe de gracia para el Comité Político, pero Evópoli se mantuvo leal a La Moneda: ninguno de sus 7 parlamentarios apoyó la propuesta de la oposición, situación que los diferenció de los otros partidos de Chile Vamos. Curiosamente, pese a este apoyo al Gobierno, Evópoli quedó sin presidente.

El 20 de julio, a solo días de que la Cámara de Diputados aprobara en particular el retiro del 10%Hernán Larraín Matte renunció a la presidencia de Evópoli e hizo un llamado a Jacqueline van Rysselberghe (UDI) y Mario Desbordes (RN) a seguir sus pasos ante un quiebre en las confianzas.

“Con el apoyo de votos de diputados de nuestra coalición se aprobó una iniciativa que dañará severamente las pensiones de las chilenas y chilenos. Esto constituye un fracaso en las convicciones de Chile Vamos y pone en evidencia que las dirigencias de los partidos no son capaces de ordenar a nuestras propias filas en el Congreso”, criticó el ex presidente de Evópoli.

La derrota

El 23 de julio el Congreso aprobó y despachó el retiro del 10% de los fondos de pensión. Ese mismo día, Gonzalo Blumel e Ignacio Briones dieron la que sería su última pauta de prensa juntos, instancia en que llamaron a “dar vuelta la página”.

“Dejemos atrás esta etapa de divisiones y diferencias que no contribuyen a hacer un buen Gobierno, ya que como coalición no hemos logrado construir esas posiciones en común”, indicó Blumel. Por su parte, el ministro de Hacienda apuntó a la futura reforma previsional:  “Arrastramos años y es necesario afrontarlo con urgencia porque se juega con las pensiones de chilenos. Va a estar dentro de las prioridades del país”.

Finalmente, cerca de las 13:15 horas del martes, Sebastián Piñera concretó  su cambio de gabinete, modificación ministerial que comenzó con la cartera de Interior, en donde Gonzalo Blumel dejó su puesto en manos del senador de la UDI, Víctor Pérez. Briones, en tanto, seguirá el gabinete, ero su figura hoy genera dudas en la oposición. Incluso, el senador PS Alfonso de Urresti había asegurado que “Briones no va a pasar agosto“.

“Ha sido un ministro que, siendo responsable de las finanzas públicas en el país, no ha entregado toda la información”, agregó el parlamentario, intentando mermar la credibilidad que tiene el jefe de las finanzas públicas en la oposición.

En la tarde del martes, Blumel se despidió ante la prensa: “Nunca imaginé que tendría la oportunidad de ejercer tan altas responsabilidades y mucho menos en el Palacio de La Moneda”.

“Espero sinceramente haber contribuido a la paz social encauzando las profundas convulsiones que enfrentamos desde fines del año pasado, siempre buscando el diálogo genuino y siempre los acuerdos en beneficio del interés superior del país”, concluyó el ex ministro, sellando su salida del gabinete y poniendo fin al liderazgo de Evópoli en La Moneda.

Más Noticias

Más Noticias