Expertos chilenos se dividen ante propuesta internacional que pide el fin de las cuarentenas

Científicos de Oxford, Harvard y Standford iniciaron una solicitud mundial para que los gobiernos finalicen los confinamientos y se vuelva a una relativa normalidad, algo que ha generado debate entre los especialistas.

Petición de científicos de detener cuarentenas divide a expertos chilenos
Petición de científicos de detener cuarentenas divide a expertos chilenos
Por:  María Gabriela Salinas

La comunidad internacional se encuentra dividida ante la Declaración de Great Barrington, una iniciativa de importantes científicos y académicos de la salud que proponen regresar a su vida normal terminando con las cuarentenas. En Chile, también hay división entre los expertos.

La solicitud es una iniciativa de la epidemióloga de Oxford Sunetra Gupta, el profesor de Harvard Martin Kulldorff, y el médico de Standford Jay Bhattacharya, y cuenta con el respaldo de más de 16 mil médicos y científicos, además de 150 mil firmas de la ciudadanía.

El objetivo de terminar con los confinamientos es acelerar la “inmunidad de rebaño”, es decir, que una porción de la población desarrolle anticuerpos para evitar la propagación del virus. Además, los científicos argumentan que las cuarentenas están produciendo efectos negativos para la salud pública, con consecuencias en un aumento de la mortalidad.

Medidas de higiene en el retorno a la normalidad

Consultada sobre la carta, Mónica Valenzuela, académica de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Las Américas, indica a EL DÍNAMO que la experiencia internacional ha demostrado en algunos países y zonas, como Taiwán por ejemplo, que se puede contener el virus sin una política de confinamiento prolongada.

“En ese sentido, es muy importante la trazabilidad de casos”, dice la especialista, afirmando que poder determinar las fuentes de contagio es una de las estrategias más útiles para controlar la expansión del virus, situación que se suma a un mayor conocimiento sobre la enfermedad.

Valenzuela afirma que, en definitiva, estas son propuestas respecto a cómo volver a la normalidad teniendo como base que las personas deben seguir con las medidas de higiene post pandemia. “El lavado de manos es fundamental. Tenemos que entender que estos cambios de hábito llegaron para quedarse, independiente si se terminan las cuarentenas”, indica la especialista.

Respecto a efectos negativos de los confinamientos en personas que dejan de ir al médico o continuar sus tratamientos por medio al contagio, la académica explica que, si bien, es una situación que se ha observado en el último tiempo, “es fundamental que los enfermos crónicos sigan con sus tratamientos”.

La enfermera agrega que a futuro la estrategia de las autoridades sanitarias debe ser cómo cuidar a esta población de riesgo        -personas con enfermedades de base como diabetes, hipertensión y cáncer, entre otras- y a los adultos mayores considerando que, aunque exista una vacuna, lo recomendable es que el 60% de la población esté inoculada para así controlar un potencial brote.

Científicos afirman que beneficios de cuarentenas serían mayores

Más crítica es la visión de Rodrigo Cruz, médico infectólogo y director del Centro de Análisis e Investigación de Enfermedades Infecciosas (CAIE-UV) de la Universidad de Valparaíso.

Según explica el académico, la iniciativa de los científicos “es complicada, incluso viniendo de profesionales de Estados Unidos, ya que lo que proponen es justamente lo que han realizado (en ese país) y ha sido un desastre mayor”.

Según el académico, EE.UU. tiene cifras que “realmente son una vergüenza“, y aunque reconoce que los confinamientos masivos prolongados suelen ser perjudiciales, especialmente para los más vulnerables, en situaciones de pandemia “son un arma útil”.

Respecto a una eventual inmunidad rebaño, Cruz indica que a su juicio no es buena alternativa ante la incertidumbre que aún existe en la comunidad científica respecto a la generación de anticuerpo en pacientes COVID-19, incluso con estudios afirmando que sería menos del 10%. “Esto que no sirve para efecto rebaño”, concluyó el especialista.

Una opinión bastante similar a la que entregó el académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor, Miguel Acevedo, quien cerró todas las puertas a la teoría de los científicos norteamericanos.

De acuerdo a Acevedo, “es una propuesta imprudente porque la inmunidad de rebaño ha sido inexistente en esta pandemia”, ya que, “la inmunidad en esta enfermedad no es intensa, permanente y ni siquiera muy duradera más allá de unas pocas semanas”.

“El fundamento que exponen es inexistente. De hecho, estuve revisando el documento y lo más curiosos son quiénes lo firman porque la mayor parte, de los que vi, son ciudadanos miembros del público general y no especialistas en áreas de salud”, agregó Acevedo.

Más Noticias

Más Noticias