Femicidios en Chile: ¿por qué las organizaciones feministas registran más casos que el Gobierno?

En 2019, se registraron 23 casos de mujeres de las cuales no se tiene conocimiento en qué circunstancias murieron.

Femicidios: ¿Por qué las organizaciones feministas han contabilizado más casos?
Femicidios: ¿Por qué las organizaciones feministas han contabilizado más casos?
Por:  Brenda Martínez

El Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género, SernamEG, informó durante el pasado jueves que durante 2019 se registraron 45 femicidios en Chile , tres más que el año 2018. Además se contabilizaron 107 delitos de este tipo en calidad de frustrados.

De acuerdo a lo informado por el organismo, el aumento de la cifra “demuestra que una parte de la sociedad chilena aún cree que los hombres tienen derecho a controlar la libertad y la vida de las mujeres”.

En ese sentido, explicaron que el registro podría variar si se cierran casos pendientes por este delito. Por ejemplo, si se condena al hombre formalizado por el delito de femicidio en contra de Glenda Delgado Cárdenas, la cifra subiría a 46.

Según los antecedentes informados por el SernamEG, esta elevada cifra sólo fue superada en 2010, en el que se contabilizaron 49 víctimas.

Sin embargo, los datos de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres aseguran que las víctimas de este delito superan las 60.

Cifras dispares

La normativa chilena (ley 20.480) entiende el femicidio como “el homicidio cometido contra la mujer que es o ha sido cónyuge o conviviente del autor del crimen”. Así, circunscribe el delito al ámbito de las relaciones sentimentales. Además, establece que las penas van desde los quince años y un día de cárcel hasta la cadena perpetua.

“Nosotros tenemos registrados 62 femicidios en 2019. Lo que nosotras hacemos es hacer un seguimiento de notas de prensa, donde todos los días vamos revisando si existen publicaciones sobre mujeres que hayan sido asesinadas por un varón. Nuestro criterio se basa en lo que la teoría crítica feminista ha definido como femicidio, que es el asesinato a una mujer por el hecho de ser mujer, que se refleja, por lo tanto, en las motivaciones del autor que es el desvalor hacia la vida de las mujeres”, comenta Silvana del Valle, abogada de la red.

“Para la teoría crítica a nivel internacional, y nosotras recogiendo este concepto -desde que se lleva el registro de femicidio- consideramos que también son femicidios algunas situaciones que para la ley chilena actual no lo son”, agregó.

“En nuestro país, el femicidio está definido desde el parricidio. Es decir, no existe realmente el delito de femicidio, sino que lo que ocurre es que el parricidio cuando la víctima es la cónyuge o ex cónyuge del agresor, se le llama femicidio al parricidio. Por lo tanto la pena que se le aplica es por una calificación otorgada por las relaciones íntimas de pareja que tenían el agresor y la víctima”, explicó Del Valle.

En ese contexto, detalló que “para nosotros eso es una parte del femicidio, entonces queda afuera -por ejemplo- femicidios cometidos por otros familiares como los padres, hijos, hermanos, tíos, pololos y por personas extrañas como clientes sexuales, o los casos de mujeres asesinadas por extraños para agredirlas sexualmente, los casos de lesbofemicidio, que es cuando hombres asesinan a mujeres lesbianas para castigarlas por su lesbianismo. Son ejemplos de algunos de los femicidios que no entran en las cifras de femicidios oficial”.

“Entonces, aproximadamente un tercio de los femicidios cometidos año a año quedan fuera de esta denominación, y muchas veces son calificados simplemente como homicidios”, indicó la abogada.

Casos sin resolver

En relación a la labor realizada por la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, la abogada destacó que no se involucran directamente en los casos y que los datos de los delitos se obtienen revisando las notas de prensa, las resoluciones del expuestas en el Poder Judicial, el Servicio Médico Legal y los datos entregados por diversas fuentes. Además, cuentan con un listado de homicidios en contra de mujeres que aún no han sido resueltos.

“Cada año tenemos un registro catalogado como seguimiento, en el cual desde el año 2017 hasta la fecha llevamos 86 muertes de mujeres que no están aclaradas y que podrían -eventualmente- ser  femicidios”, relata.

Silvana del Valle asegura asimismo que como organización creen que puede haber una cantidad de mujeres asesinadas que no están en los registros, “ni siquiera en los nuestros como femicidios, pero que podrían las motivaciones de los autores estar relacionados con el femicidio”.

Según la defensora legal, desde el estallido social la cifra de delitos inconclusos ha ido en aumento.

“Hay algunos casos que nos llegan por reportes de las mismas compañeras que forman parte de la organización, casos que ni la prensa las recoge. Por ejemplo, tenemos el caso de dos mujeres que aparecieron muertas en la estación Bellavista, del Metro de Valparaíso durante este año”, asegura Del Valle.

En relación a las cifras del año 2019, la abogada destaca que fue un año muy violento para las mujeres, ya que se registraron 23 muertes de mujeres durante el pasado año de las que no se tiene certeza si fueron femicidios o no.

“El 2019 fue un año muy violento. Incluso se incrementó desde que comenzó el estallido social. Tenemos 13 mujeres que no sabemos en que circunstancias murieron, y 10 femicidios desde el 18 de octubre en adelante”, sentenció Silvana del Valle.

Más Noticias

Más Noticias