Hijo de matrimonio Luchsinger-Mackay asegura que “hubo mucha presión” a favor de machi Linconao

Jorge Luchsinger Mackay en ningún momento se opusieron a que, por ejemplo, Linconao celebrara el Año Nuevo con su comunidad, o que fuera hospitalizada por su estado de salud, ni a que se le practicaran exámenes.

Hijo de matrimonio Luchsinger-Mackay asegura que “hubo mucha presión” a favor de machi Linconao
Por:  El Dínamo

El hijo del matrimonio Luchsinger-Mackay, Jorge, aseguró sentirse “desalentado” y “preocupado” por las presiones que, a su juicio, han existido en el caso del asesinato de sus padres en un ataque incendiario y que ya se extiende por cuatro años.

En conversación con El Diario de Cooperativa afirmó que “estos procesos son súper largos, son súper tediosos… las sesiones son súper largas, ha sido muy difícil empezar la audiencia de preparación de juicio”.

“Vemos con mucha preocupación que esto, sumado a las presiones que hemos visto últimamente, alarguen mucho más el juicio, por lo tanto, uno inevitablemente se siente un poco desalentado”, confesó.

Consultado por la decisión de la Corte de Apelaciones de revocar la prisión preventiva de la machi Francisca Linconao, indicó que el Gobierno “cedió a las presiones”, por lo que los llevó a solicitar que el Ejecutivo dejara de ser querellante en la causa.

“Lo que ya colmó nuestra paciencia fue que, además de estos hechos, en los últimos días hubo muchas presiones del Partido Comunista, de parlamentarios que visitaron a la imputada, que fueron a La Moneda, hasta el alcalde de Valparaíso entiendo que hizo un sesión en favor de una imputada, así que sí hubo mucha presión”, sostuvo Jorge Luchsinger.

A ello, agregó que “si el Gobierno se siente más cómodo junto a la defensa, nosotros pedimos que no siga alegando en el juicio y que se desista de la querella”. Aún así, la vocera del Gobierno, Paula Narváez confirmó que “el gobierno sigue adelante como parte querellante del caso. Caso que lo vemos con la máxima seriedad y gravedad”.

Pese a todo, Jorge insistió en que en ningún momento se opusieron a que, por ejemplo, Linconao celebrara el Año Nuevo con su comunidad, o que fuera hospitalizada por su estado de salud, ni a que se le practicaran exámenes. Pero solicitaron que fuera un informe el que asegurara el estado de salud de la mujer.

“Los únicos exámenes médicos que escuché es que tenía una gastritis crónica y que había bajado de peso. Hasta este momento nosotros no hemos visto nada más respecto a su estado de salud”, puntualizó.

Más Noticias

Más Noticias