Hinzpeter dice que no habrá más lacrimógenas

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció que Carabineros dejará de utilizar bombas lacrimógenas para reprimir protestas. El ministro hizo este anuncio luego de que parlamentarios de oposición, e incluso de gobierno, anunciaron que lo citarían al Congreso para que explique en contenido de las bombas lacrimogénas, usadas profusamente en las recientes manifestaciones contra la aprobación de Hidroaysén.

Por:  Vanessa Azócar

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció que Carabineros dejará de utilizar bombas lacrimógenas para reprimir protestas.

El ministro hizo este anuncio luego de que parlamentarios de oposición, e incluso de gobierno, anunciaron que lo citarían al Congreso para que explique en contenido de las bombas lacrimogénas, usadas profusamente en las recientes manifestaciones contra la aprobación de Hidroaysén.

>

Hinzpeter dijo que está tranquilo frente a los cuestionamiento por el uso de fuerza y químicos contra manifestantes. “Tenemos  tranquilidad que estamos frente a elementos que pueden usarse frente a situaciones de desórdenes públicos”, indicó que se realizarán estudios médicos para evaluar el impacto de ellos en la salud de la población.

“Siendo la protección de nuestros compatriotas el principal objetivo de nuestro gobierno, nos parece que es razonable suspender el uso de esos gases lacrimógenos hasta que nuevos informes médicos nos permitan disipar más allá de cualquier duda la procedencia del empleo de estos gases para enfrentar situaciones de desorden público o vandalismo”, dijo el secretario de Estado, quien está a cargo de la seguridad pública.

En los últimos días, sectores de oposición manifestaron su preocupación por el uso de estas bombas, luego de que el experto en toxicología de la Universidad de Chile, Andrei Tchertnitchin, señalara que tenían características abortivas.

Durante la mañana, los senadores del
PPD Eugenio Tuma y Guido Girardi
ingresaron a trámite legislativo un
proyecto de ley que busca la prohibición del uso de gases
lacrimógenos
y de otros químicos por parte de fuerzas especiales
durante protestas.

“El empleo de estos dispositivos
es un resabio de viejas prácticas que hemos ido asumiendo como
normales en democracia
, pero que no tienen hoy relación con el nivel
de desarrollo de nuestras instituciones políticas ni con el
resguardo que a nivel nacional e internacional se debe dar al derecho
a reunión y manifestación de los ciudadanos”, comentó el
senador Tuma.

Para el parlamentario, Carabineros debe
actuar de forma “racional y proporcional” para disolver las
manifestaciones. “Estos dos parámetros son imposibles de cumplir
cuando el agente policial que dispara una bomba lacrimógena o
“gasea” mediante el empleo de cañones ubicados en móviles, no
tiene capacidad para focalizar sus efectos respecto de los
manifestantes, con lo cual se produce un doble efecto de
contaminación ambiental y de masividad de los efectos de afectan a
personas muchas veces fuera del ámbito en que se producen los
hechos”.

Más Noticias

Más Noticias