La primera línea de trabajadores chilenos contra el coronavirus

Los recolectores de basura, personal médico y empleados de supermercados contaron cómo enfrentan la pandemia día a día.

La primera línea de trabajadores chilenos contra el coronavirus
La primera línea de trabajadores chilenos contra el coronavirus

La proliferación de infectados con coronavirus en Chile ha tenido consecuencias para nuestro país. La mayoría del comercio debió cerrar, los establecimientos educacionales hacen sus clases desde la web y se decretó cuarentena total en siete comunas de la Región Metropolitana, además de otras zonas del país.

Sin embargo, y según estableció el Gobierno al decretar la alerta sanitaria, hay quienes deben continuar en sus funciones, pues, trabajan en los denominados “servicios esenciales”. Una verdadera “primera línea” contra el virus. EL DÍNAMO recopiló sus vivencias en torno a la pandemia de Covid-19.

Combate contra el coronavirus en el San Juan de Dios

El caso más evidente viene de los profesionales de la salud pues deber servir de “primera” línea en la recepción, diagnóstico y tratamiento de los infectados con coronavirus.

La técnica en enfermería y trabajadora del Hospital San Juan de Dios de la comuna de Santiago, Karla Quiroz, contó a EL DÍNAMO que la situación no la tomó por sorpresa, pero sí reconoció que “ha sido muy compleja esta emergencia”.

Según ella, “ha existido un mal proceder de las autoridades, poca información, falta de acciones concretas, falta de recursos y la falta de prioridad en acciones inmediatas, sobre todo en torno a un examen de Covid-19 gratuito y a la pesquisa temprana de la enfermedad”.

La profesional también contó que se ha debido adaptar a las medidas de seguridad del Hospital San Juan de Dios, pues, “se habilitaron nuevos sectores de aislamiento, se atiende sólo la urgencia y debemos usar protectores faciales, los que se necesitan cada vez más”.

El establecimiento en el que trabaja Quiroz debió lamentar el fallecimiento de la primera persona por COVID-19 en Chile, deceso que ocurrió a las 12.20 horas del 21 de marzo.

Recolectores de basura le temen a la enfermedad

Otro de los gremios que deben funcionar pese a las medidas tomadas por las autoridades del Ministerio de Salud son los recolectores de basura, quienes tienen la labor de mantener limpias las calles de todo el país.

Como Luis Muñoz, trabajador de la empresa Vicmar en La Granja y presidente de la Federación de Recolectores de Basura.

Reconoció que “poco a poco y con la ayuda de la municipalidad” se han provisto de elementos de seguridad como mascarillas, guantes, jabón líquido y agua, luego afirmó que “vivo con el miedo a infectarme”.

“Yo tengo miedo de pegarme el virus, llevarlo al hogar y pegárselo a mis hijos y esposa, se han despreocupado mucho de nosotros los recolectores”, contó Muñoz.

Según dijo el dirigente, “las empresas recolectoras no han tomado las medidas necesarias que exigimos”, pues, “¿de qué nos valen estos implementos? Siendo que la ropa que usamos la tenemos que llevar a nuestras casas y lavarla nosotros”, denunció.

El silencioso trabajo en los supermercados

Finalmente, los supermercados y sus trabajadores también se sumaron a la “primera línea” contra el coronavirus, pues, las aglomeraciones en las afueras de estos recintos se ha hecho una postal habitual durante estos días.

Bien lo sabe Bárbara Santana, reponedora de abarrotes en el supermercado Jumbo de Bilbao en el sector oriente de la capital, quien jamás pensó verse en medio de la una de las crisis sanitarias más grandes de la historia mundial.

La joven, que cada día debe llegar a La Reina desde su domicilio en Maipú, contó que lo más complejo para ella se dio durante los primeros días, cuando “los clientes que ingresaban al local iban sin las medidas necesarias”.

“Muchos iban sin mascarilla y paseándose por todos lados. Uno no sabe si están contagiados o en cuarentena, entonces, nos vimos expuestos al virus”, complementó.

Eso sí, Santana reconoce que con el paso de los días se fueron tomando medidas más estrictas para asegurar la integridad de los trabajadores.

“Los supermercados están siendo constantemente sanitizados por el coronavirus, pero además tenemos controles internos que nos avisan cuando debemos ir a lavarnos las manos. También se nos controla la temperatura antes de trabajar y se nos exige portar guantes y mascarillas en todo momento”, concluyó Bárbara.

Hernán Claro

Periodista a su servicio con un profundo interés en la política.+ info

Más Noticias

Más Noticias