Las dudas, alegatos y polémicas que dejó la formalización de Martín Pradenas

Una serie de acontecimientos, relatos y declaraciones marcaron la instancia que fue transmitida en vivo y cubierta por los medios de comunicación.

Las dudas, alegatos y polémicas que dejó la formalización de Martín Pradenas
Las dudas, alegatos y polémicas que dejó la formalización de Martín Pradenas
Por:  Brenda Martínez

Una amarga semana vivió Temuco, debido a la formalización de Martín Pradenas, el acusado por la violación que motivó el suicidio de Antonia Barra.

Pradenas acumulaba denuncias por abusos sexuales y violación. Sin embargo, Federico Gutiérrez, magistrado del Juzgado de Garantía de Temuco, decidió descartar la prisión preventiva y dejar a Martín con las medidas cautelares de arraigo nacional, arresto domiciliario total y prohibición de acercarse a las víctimas.

En aquella jornada del martes, las pruebas y los relatos que comprobaban el dolor, sufrimiento y veracidad de los hechos que relataba Antonia Barra en sus audios, causaron un gran impacto en la opinión pública y en la prensa, que seguía de cerca cada palabra del fiscal Miguel Rojas, quien le dio voz a las declaraciones de las afectadas.

Es así como se revelan detalles de la personalidad de Pradenas, quien de acuerdo a la investigación, tenía un modus operandi definido. De esta forma se repetían las estrategias que presuntamente utilizaba para abusar de sus víctimas y los escenarios que aprovechaba para eso.

Detalle por detalle, el persecutor explicó cada uno de los abusos y las pericias que se han realizado en torno al caso. Asimismo, se dio a conocer una serie de hechos cometidos por el imputado y sus cercanos con el fin de entorpecer la investigación.

En este contexto, Alejandro Guzmán, abogado de la familia Barra, sostuvo que Martín –bajo el nombre de Andrea– tuvo acceso al grupo de WhatsApp “Justicia para Antonia”, desde donde obtenía detalles sobre los movimientos y acciones tomadas por la familia de la joven. Pradenas logró estar dentro del chat hasta que la PDI incautó su teléfono a finales de octubre de 2019.

Otro antecedente que llamó la atención fue la declaración de la madre del acusado, quien aseguró que en un “arrebato” destruyó completamente el celular de su hijo, ya que éste “no paraba de sonar” por los constantes mensajes que le llegaban. Según el relato que entregó la mujer a la fiscalía, estos hechos ocurrieron dos días después de que se diera a conocer la muerte de Antonia.

Además, se descubrió que Pradenas borró cerca de 14 mil fotos de su computador antes de entregarlo a la Policía de Investigaciones para ser periciado.

“Se incauta su computador, y se observa que ha eliminado 14 mil fotos, y 83 registros de audios. Esto, según un informe de la PDI (…) Martín Pradenas borró todas las conversaciones en Instagram que tenía con Antonia Barra para los días y horarios de interés”, explicó Guzmán.

Pese a todos los antecedentes, el tribunal resolvió no decretar la prisión preventiva, lo que desató la rabia de cientos de personas, de distintos puntos del país, que se manifestaron de diversas formas en contra de la decisión.

La polémica defensa

Las audiencias fueron transmitidas en vivo en la página del Poder Judicial, generando gran interés público.

En este contexto, el abogado que logró acaparar las miradas y ser el blanco de las críticas fue Gaspar Calderón, quien lidera la defensa de Pradenas y que provocó rechazo por una serie de afirmaciones y argumentos.

“¿Por qué se prefiere la perspectiva de género y no la justicia y el equilibrio?”, cuestionó Calderón, luego de que el fiscal Rojas argumentara que “episodios reiterados de violencia de género deben ser considerados al momento de interpretar las normas jurídicas porque responden a tratados internacionales que han sido ratificados por nuestro país”.

“Lo que es mejor, su señoría, y que es muy aconsejable para los tribunales en general, que es la aplicación de la verdad”, agregó Calderón.

Asimismo, cuestionó los testimonios entregados por los testigos y amigos de Antonia, los que finalmente lograron reconstruir lo ocurrido el día de la violación. Incluso, sostuvo que Martín Pradenas no le ofreció trago, ni bebió con ella, por lo que él no era responsable del estado en el que la joven se encontraba.

“Su señoría, aquí hay testimonios que debe haber estado muy contenta, alegre, como decía ella estaba prendida. Hay un testimonio que es de Benjamín Morales que dice que estaba en esas condiciones, es más dice que bailó con ella y dice que se besaron la madrugada de esa fiesta por lo tanto tenemos que entender que salió por su voluntad de la disco, por sus medios, nadie la tira, nadie la empuja, nadie la secuestra”, argumentó.

El abogado de Martín Pradenas explicó que, a su juicio, “este todo que se quiere representar, y esta calificación de depredador sexual que se fundamentó, no debe ser el norte ni la luz que ilumine la decisión del tribunal”, indicó, el pasado martes.

En la Corte de Apelaciones, el abogado sostuvo que se llegó hasta esa instancia en un “plano de desigualdad tremendo”.

“Martín Pradenas ya es un violador, yo creo que ya no enfrenta los cargos. Según se ve en las redes sociales, en las marchas, solamente hay que ver cómo lo castigamos”, se quejó el profesional.

El cuestionado defensor legal agregó que “este juicio es un fenómeno muy particular, yo lo he visto muy pocas veces, de hecho si yo fuera el juez, tendría temor (…) a mí me importan poco las amenazas o insultos, mi reputación depende de otras cosas”.

La Fiscalía dispuso de protección policial para el mencionado abogado, la familia de las víctimas y del acusado.

Las dudas

Ante los recursos de apelación realizados por los querellantes y la fiscalía, el pasado viernes se llevó a cabo la audiencia para revisar las medidas cautelares, en la que finalmente se decidió que Pradenas debía esperar en prisión durante los 120 días decretados para la investigación.

Sin embargo, la formalización de Martín Pradenas dejó en el aire una serie de dudas, ya que aún no se tiene una resolución respecto a los dos casos que fueron considerados como prescritos en la audiencia del Juzgado de Garantía.

Mientras que en relación a las dudas que causó lo señalado por el juez, Federico Gutiérrez, quien señaló que no se lograron recabar antecedentes suficientes para acreditar dos de las  denuncias de abuso sexual, el fiscal explicó que esto fue revocado en la Corte de Apelaciones.

En ese contexto, el persecutor indicó que se seguirán investigando estos hechos,  y como se ha hecho hasta el momento.

Por otra parte, se desató la interrogante sobre las posibles penas que arriesga Pradenas por estos hechos. De acuerdo a lo señalado por Rojas, “estamos hablando de tres delitos de abuso sexual de mayor de 14 años, que tiene una pena que va de tres años y un día a cinco años; dos delitos de violación, que tienen penas que parten en cinco años y un día; y estamos hablando de un delito de abuso sexual de una menor de 14 años, lo que puede llegar a penas de 10 años de prisión”.

Más Noticias

Más Noticias