Matthei – Schmidt: las únicas felices con sondeo Adimark

Las más felices (o las únicas) con los resultados del sondeo de Adimark dado a conocer esta mañana fueron las ministras del Trabajo, Evelyn Matthei, y del Servicio Nacional de la Mujer, Carolina Schmidt, que evidenciaron un alto  nivel de aprobación entre la ciudadanía. 

Por:  Vanessa Azócar

Las más felices (o las únicas) con los resultados del sondeo de Adimark dado a conocer esta mañana fueron las ministras del Trabajo, Evelyn Matthei, y del Servicio Nacional de la Mujer, Carolina Schmidt, que evidenciaron un alto  nivel de aprobación entre la ciudadanía. 

En el sondeo, Matthei consiguió un 65 por ciento de respaldo a su gestión mientras que Schmidt obtuvo un 72 por ciento de aprobación a su trabajo. Un salto cuantioso para esta última, que en la encuesta pasada ni siquiera obtuvo el nivel de conocimiento necesario entre la ciudadanía para ser medida. 

“Este es un tapabocas a toda la gente que dice que las mujeres no pueden trabajar juntas porque se pelean”, dijo esta tarde la ex senadora UDI, haciendo referencia  a dupla que desde enero formó con Schmidt para sacar adelante el proyecto de post natal de seis meses, bajo  una modalidad de extensión que combatió hasta el final el titular de Hacienda Felipe Larraín por el alto costo que implicaba para el Estado.

“Ojalá que salga este proyecto, porque estoy clara que las mujeres de Chile han recibido con alegría ese proyecto de ley“,añadió Matthei.

En Adimark también estimaron que la iniciativa fue clave para el despegue en las encuestas de las dos ministras. 

Salas cuna

Menos popular ha sido, sin embargo, el anuncio que las secretarias de Estado hicieron hace unos días en el sentido de que el gobierno busca reformular el proyecto de ley que obliga a las empresas con más de 20 mujeres a pagar o entregar el servicio de salas cuna para el ciudado de los hijos. 

Según comentó la ministra Matthei la semana pasada, el Ejecutivo estima que el actual sistema es un impuesto adicional a la contratación de mano de obra femenina, por tanto, el costo del cuidado de los niños debiera ser cubierto por el propio trabajador con ayuda del Estado. 

Más Noticias

Más Noticias