Melero y presidencia de la Cámara: "mi primera decisión será no tener Twitter"

Tal como está previsto -y asegura que no habrá sorpresas y arrepentidos de última hora-, en poco más de un mes, Patricio Melero (UDI) asumirá como presidente de la Cámara de Diputados en reemplazo de Alejandra Sepúlveda (PRI). Y la tarea estará llena de simbolismos ya que el próximo 4 de julio, el Congreso cumplirá su bicentenario y Melero quiere aprovechar la ocasión para poner a tono a la Cámara con el desafío gubernamental de alcanzar el desarrollo dentro de 10 años.  

Por:  El Dínamo

Tal como está previsto -y asegura que no habrá sorpresas y arrepentidos de última hora-, en poco más de un mes, Patricio Melero (UDI) asumirá como presidente de la Cámara de Diputados en reemplazo de Alejandra Sepúlveda (PRI). Y la tarea estará llena de simbolismos ya que el próximo 4 de julio, el Congreso cumplirá su bicentenario y Melero quiere aprovechar la ocasión para poner a tono a la Cámara con el desafío gubernamental de alcanzar el desarrollo dentro de 10 años.

Y en ese camino, asegura en entrevista con El Dínamo, siente que es fundamental “buscar todos los elementos que permitan acercar más la participación ciudadana al Parlamento. Y eso implica una serie de acciones que se generan desde el proyecto que permitirá la iniciativa de ley para ciudadanos, hasta las normativas para el perfeccionamiento de la democracia”.

-¿Le preocupa la imagen pública de la Cámara de Diputados?
-Espero no sólo preocuparme, sino ocuparme en mejorarla. Quiero acercar el trabajo de los diputados a la gente y dar los primeros pasos en lo que yo he llamado “Camino al Desarrollo”. Celebrar los 200 años del Congreso más que como un hito ceremonial, como un compromiso con los desafíos de desarrollo que el país tiene por delante.

Se lo pregunto porque la semana pasada fue motivo de críticas que el 29% de los parlamentarios estuviera en viajes en el exterior. ¿Es una cifra excesiva?
-Se juntaron una serie de situaciones que normalmente no ocurren. La Cámara tiene compromisos por sus acuerdos con el Parlamento Europeo, con la Unión Interparlamentaria Mundial, con el Parlamento Latinoamericano y Andino, con el Foro Parlamentario del Asia Pacífico, y ahora con la OCDE. Obviamente, ellos tienen reuniones permanentes y es importante que Chile esté presente en esos foros. A eso se le sumaron los temas palestino e israelí, lo que hace que parezca muy abultada la cifra, pero es una situación excepcional.

-¿Hubiese preferido que fuera menos mediatizado el viaje de los parlamentarios a Palestina e Israel?
-No corresponde juzgar corporativamente el actuar de los parlamentarios. Cada uno toma sus decisiones y su actuar genera imágenes y percepciones en la ciudadanía. Creo que siempre el tema de los viajes al extranjero genera polémica. Lo importante es que quienes los efectúen, establezcan con mucha claridad la utilidad y el beneficio que ellos tuvieron para el país y para la inserción de éste en el extranjero.

– Cada paso de esos periplos ha sido profusamente difundido por Twitter, ¿cree que ese es el camino correcto o preferiría algo más institucional?
-Twitter llegó a la política para quedarse, y va a ser el culpable de muchos desaciertos en la política de Chile y del mundo. De forma tal de que no le echemos la culpa al empedrado, no le echemos la culpa a Twitter. Las responsabilidades, a favor o en contra, las tienen quienes emiten los mensajes.

-¿Ha sido excesiva la difusión de ese viaje a través de esa red social?
-La primera decisión que yo voy a adoptar como presidente de la Cámara de Diputados es no tener Twitter. Genera a veces más perjuicios que beneficios. Prefiero la página web, Facebook y mecanismos de mayor desarrollo y participación, que frases de 140 caracteres que no deben nunca hacernos olvidar que por la boca muere el pez. Por algo el Creador nos dio dos oídos y una boca para que oigamos el doble de lo que hablamos.

-¿Durante su gestión piensa regular la cantidad de invitaciones al exterior y la forma en que se llevan a cabo?
-Es un tema que siempre hay que estar mirando con la mayor objetividad. La Cámara está gastando bastante menos recursos en viajes en el extranjero que lo que se gastaba en años anteriores. Voy a mantener esa política de austeridad y racionalidad, pero sin dejar de responder a los compromiso con los acuerdos marcos que el gobierno chileno tiene. No puedo regular las invitaciones directas al gobierno o personales. Es rol de cada parlamentario definir si las acepta o no.

-Pero sí de fijar un marco de actuación fuera de Chile, porque está en juego la imagen del Parlamento…
-Los comportamientos y las actuaciones de los parlamentarios no tienen fronteras. Más allá de los videos y de algún episodio anecdótico, han cumplido el rol de permitir que los parlamentarios conozcan mejor las realidades palestina e israelita.

-¿Pero le hace bien a la institución que aparezcan en las portadas de matutinos, parlamentarios en viaje, representando a la Cámara, uno con su señora, y otro en un camello?
-Eso es parte de la anécdota del viaje, es lo que el medio de comunicación busca. Ambas delegaciones han estado con las máximas autoridades de los países que han visitado, pero eso no es noticia. Los objetivos de algunos medios no es resaltar la parte seria del trabajo parlamentario. 

SUCESION DE MATTHEI

-Con miras a las elecciones de marzo, ¿confía en que se mantendrá el acuerdo con el PRI por la
presidencia de la Cámara para los próximos períodos?
-Ese es un tema que está absolutamente resuelto y zanjado. No hay ninguna razón para dudar. Ha funcionado muy bien durante el primer año y ya tenemos resuelto para el bicentenario la conformación de la mesa, y de las comisiones.

-Cuando asumió Evelyn Matthei como ministra del Trabajo, su nombre sonó para sucederla en el Senado, pero usted dijo inmediatamente que tenía interés en seguir en la Cámara, ¿era menos atractiva la opción de ser senador?
-Tengo un compromiso de dirigir la Cámara este año, y mi voluntad y desafío es lograr ser senador por Santiago Poniente. Me gusta ganarme las elecciones y no que las firmen en un cargo. Y en esa disposición voy a estar.

-¿Bajo esa perspectiva considera que no es una buena fórmula sacar a parlamentarios para trasladarlos al gabinete?
-Soy partidario de restringirla al máximo, y dejarla sólo para casos muy excepcionales. Como norma desnaturaliza el sentido democrático de una elección e incorpora incentivos perversos.

-¿O sea, si no hubiese estado su nombre bajo acuerdo para presidir la Cámara, y hubiese surgido como posible sucesor de Matthei, no hubiese aceptado?
-Mi proyecto político está en hacer todos los esfuerzos para ser candidato a senador por Santiago Poniente y no había ninguna opción para buscar algún camino distinto a eso.

Más Noticias

Más Noticias