Ossandón tras su salida de la Junji: “Estoy siguiendo la vida”

Por:  El Dínamo


¿En qué está y cuál será el futuro de Ximena Ossandón? Es la pregunta que ronda desde hace una semana, cuando la ahora ex vicepresidenta ejecutiva de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) presentó su renuncia tras la polémica que levantó en twitter al calificar su sueldo, cercano a los $4.000.000, como “reguleque”. La hermana del alcalde de Puente Alto, Manuel José Ossandón, y militante RN, por estos días se repone de la lluvia de críticas que detonaron su marginación del organismo dependiente del Ministerio de Educación.

Actualmente, tiene recomendación expresa de sus cercanos y de su partido de no hablar, pese a que sus asesores le han informado de una decena de peticiones de entrevistas. Aunque en su círculo algunos aseguran que ya está veraneando en Zapallar, lo cierto es que esta semana se recluyó en su casa de la comuna de Lo Barnechea, donde una alta muralla gris la mantiene lejos de la polémica. Allí la contactó El Dínamo.

¿Está bien después de lo ocurrido la semana pasada?

Es que mira, te lo agradezco, pero la verdad es que todo lo que uno dice se lo toman para el otro lado, así que muchas gracias. Te agradezco el interés de todas maneras, pero mejor un tiempo de silencio es súper bueno ¿ah?

¿En qué está ahora? ¿Qué planes tiene a futuro?

Bueno, estoy siguiendo la vida.Soy una mamá con hartos niños, así que siguiendo la vida…

Desde su oficina en Paul y Cía, su marido, Luis Hernán Paúl, comentó que la ex vicepresidenta de la Junji pasa unos días tranquilos en su casa, junto a sus 9 hijos. “Está razonablemente bien”, comentó el ingeniero comercial, a quien su cuñado, Roberto Ossandón, habría llamado, en su oportunidad, para pedirle que controlara a su mujer.

Manuel José insiste en que su hermana tuvo una buena gestión y que su único error fue a nivel comunicacional. “En el fondo iba a pedir perdón por si había afectado a alguien, siempre ha estado ligada al mundo social, muy comprometida con la gente que tiene menos, por lo tanto es duro cuando uno se equivoca, pero hay que ser valiente y reconocer también”, dice.

Una alta fuente en RN asegura que ella está aún muy afectada. Y que le preocupa cómo se están siguiendo los programas que dejó en la Junji, por lo cual ha mantenido permanente contacto con el servicio que ahora encabeza interinamente, Hernán Ortiz, militante de RN.

¿Candidata?

En Renovación Nacional aún incomoda la salida de Ossandón del cargo, que si bien se aceleró con el tweet sobre su sueldo, ya estaba en vías de concretarse debido a que la profesora y MBA en administración de
empresas olvidó postular al cargo a través del Sistema de Alta Dirección Pública. El lunes, durante una comida que el presidente de la colectividad, Carlos Larraín y parte de su directiva, ofreció a los periodistas en su casa de Las Condes el asunto fue tema obligado, aún cuando al evento asistió también el edil de Puente Alto.

En la tienda de Antonio Varas insisten en recalcar, tal como negociaron en su momento la salida de la ex vicepresidente de la Junji, que la profesional abandonó su cargo debido “errores no forzados” provocados por su impericia comunicacional y no por cuestionamientos a su gestión.

Para el partido de Carlos Larraín era fundamental que el gobierno cumpliera la solicitud de reconocer públicamente la buena gestión de Ossandón. Así, dicen en el partido,  su nombre sigue con posibilidades en el mundo político. No olvidan que ella ya venía de un puesto de concejal en Las Condes. Y lo que es más importante, posee la “fórmula” del buen candidato: nombre, recursos y vínculo con temas sociales.

“Obviamente que puede ser candidata, por eso era importante la forma cómo se explicara su renuncia, que hubiera un reconocimiento. Por ahora, estamos respetando sus tiempos, pero ella sabe que puede reiniciar su carrera política cuando quiera”, dice una alta fuente de la tienda oficialista.

Pero más allá del camino que decida tomar Ossandón, hay otra cuenta pendiente: el rol del Gobierno en este asunto. Mientras algunas fuentes cercanas a la dirección afirman que desde La Moneda se pudo hacer más por proteger a la ex vicepresidenta de la Junji y blindarla como en su momento hizo el ministro de Justicia, Felipe Bulnes, con el director de Gendarmería tras el incendio en la cárcel de San Miguel; otros personeros aseguran que el Ejecutivo “dio las oportunidades que correspondían”. 

En lo que sí todos concuerdan es que el capítulo Junji aún no está cerrado, ya que falta por conocer el resultado del concurso por ADP para encabezarla. Y si eventualmente, ninguno de los candidatos ya presentados satisface al Gobierno, éste bien puede volver a abrir el proceso y, entonces, nada impedirá que Ortiz, quien hoy ocupa la oficina que dejó Ossandón, presente su expediente para intentar conservar el cargo como bastión RN.

Más Noticias

Más Noticias