Papa Francisco se reúne con los 34 obispos de Chile, entre ellos el de Osorno, Juan Barros

El polémico religioso estuvo sonriendo a su lado, pese a haber sido fuertemente cuestionado por su presencia en las actividades. Al final, tomaron una fotografía juntos. 

Papa se reúne con los obispos, entre ellos Juan Barros de Osorno
Papa se reúne con los obispos, entre ellos Juan Barros de Osorno

Tras hacer una misa en la Catedral Metropolitana, el Papa Francisco se reunió con los 34 obispos de Chile en la Sacristía de la principal iglesia del país, donde también estuvo presente el obispo Juan Barros de Osorno, sindicado como encubridor de los casos de abuso sexual del ex párroco Fernando Karadima.

El obispo Santiago Silva, como presidente de la Conferencia Episcopal, fue el encargado de dar la bienvenida a Jorge Bergoglio, afirmando que “queremos que estos desafíos se conviertan en oportunidades, pero tenemos que replantear nuestros modos de ser discípulos en estos contextos nuevos”.

Tras saludar al obispo más longevo del mundo, Bernardino Piñera, la autoridad religiosa afirmó que “la iglesia no será nunca una elite de consagrados” y que “digámoslo claro: Los laicos no son nuestros peones ni nuestros empleados, no tienen que repetir como loros lo que decimos“.

Además, hizo ver su preocupación por “la formación de los seminaristas”, afirmando que “deben tener conciencia de pueblo“.

Polémica causó el hecho de que detrás del Papa Francisco estuvo permanentemente sonriendo el obispo de Osorno, Juan Barros, cuya presencia en las actividades papales ha sido fuertemente cuestionada. Al final, los 34 tomaron una fotografía juntos.

Ante las críticas, Barros se defendió y aseguró que “se han dicho muchas mentiras respecto de lo mío”. Agregó que “la verdad es muy importante y es lo que debe perseverar”. También desestimó la importancia de una carta en su contra del Papa, afirmando que “no es una opinión en contra. Con el favor de Dios, el Papa ha sido muy afectuoso conmigo y estoy en el servicio que la iglesia me ha encomendado“.

Mientras esto ocurría, el sacerdote jesuita Felipe Berríos se mostró sumamente crítico a su protagonismo en la misa que ofició el Papa Francisco en el Parque O’Higgins, afirmando que “es una provocación la presencia de Barros entre los obispos”.

“Yo creo que con todo lo que ha dicho el Papa, (Barros) debió haber tenido una cierta dignidad de no haber ido. Deja al papa en una situación difícil. Es violento para mucha gente que esté ahí. A mí me violenta porque contradice todo lo que dijo en Papa en La Moneda“, agregó.

Más Noticias

Más Noticias