Parot: "Bienes Nacionales tiene que estar en el C. de Ministros para la Sustentabilidad"

Hace sólo unos días, el Gobierno presentó el proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Silvestres Protegidas. Para algunos fue un avance en el camino de la consolidación de la nueva institucionalidad medioambiental. Pero para otros, es una iniciativa que adolece de deficiencias como el proponer la creación de un Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, pero sin considerar entre sus 11 miembros a Bienes Nacionales.

Por:  El Dínamo

Hace sólo unos días, el Gobierno presentó el proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Silvestres Protegidas. Para algunos fue un avance en el camino de la consolidación de la nueva institucionalidad medioambiental. Pero para otros, es una iniciativa que adolece de deficiencias como el proponer la creación de un Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, pero sin considerar entre sus 11 miembros a Bienes Nacionales. Un punto difícil de entender si se tiene en cuenta que esa instancia será la encargada de reclasificar las áreas protegidas del país. Es decir, de decidir, en un momento dado, si la clasificación de un Parque Nacional -la máxima conservación posible de un predio del Estado- pasa, por ejemplo, a Reserva Nacional, lo cual abre la puerta a explotación.

El Dínamo entrevistó a la ministra de Bienes Nacionales, Catalina Parot, para conversar sobre el tema y de su gestión en el último año. Consultada respecto de la salida del Subsecretario Carlos Llancaqueo, anunciada en la tarde de ayer, Parot no quiso referirse al tema.

– ¿Cuál es la evaluación que hace de su primer año?
– En la cuenta pública que hicimos en La Moneda dimos por cumplido el 100% de nuestras metas. Entre ellas, las relacionadas con el terremoto y el proceso de RPI Express, una modificación legal para darle gratuidad al trámite de título de dominio para acceder al subsidio de vivienda o crédito. Hemos hecho un esfuerzo grande para reposicionar el Ministerio que era muy desconocido y que en realidad juega un rol muy importante al administrar un 12% del territorio nacional.

– ¿Cuáles son los principales desafíos para el 2011?  
– Hacer una revisión de todos los procesos que realizamos como arriendo, venta y concesión de bienes públicos. Los estamos revisando para ver dónde están los cuellos de botella, dónde están los errores y a la vez, acelerarlos. En la regularización de la Pequeña Propiedad Raíz hemos hecho una reingeniería que nos permite en un plazo muy corto -6 o 7 meses- entregarle el título de dominio a la persona. También en el Servicio de Biodiversidad ahora el ministerio va a integrar el comité técnico que va a definir cuáles serán las concesiones que se darán dentro de las áreas silvestres protegidas y qué proyectos se van a desarrollar dentro de ellas. Es decir, hoy día el Ministerio va a tener un rol mucho más importante en lo que es el tema de las áreas silvestres protegidas.

– Precisamente, en el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, que tiene como uno de sus objetivos proponer la creación  de áreas protegidas, Bienes Nacionales no está incluido. ¿No cree que su voz debería estar en esaa instancia?
-Sí, absolutamente. Eso lo hemos planteamos desde un primer minuto, de hecho se creó un comité técnico que será como un comité ejecutivo y ahí sí está el ministerio. En el Consejo de Ministros no puede dejar de estar el Ministerio que primero, es el que administra todos los bienes fiscales, y asesora al Presidente en la definición de la política que los afecta. Por lo tanto, el Ministerio de Bienes Nacionales sí o sí tiene que estar en el Consejo de Ministros. Lógicamente, haremos todo lo que esté de nuestra parte para que eso sea así dentro lo que significa el debate de la ley.

– ¿No lamenta que con la nueva institucionalidad medioambiental su ministerio haya perdido atribuciones en la materia?
– No creo que sea así. Todo el trabajo que hemos hecho, en conjunto con el Ministerio del Medio Ambiente, permite que Bienes Nacionales tenga un rol mucho más importante que el que tuvo en el pasado. Por eso trabajamos muy de la mano con los demás ministerios para que Bienes Nacionales tenga un rol mucho más determinante en lo que es la administración de las áreas protegidas.

– ¿Siente que en este último año su ministerio se ha empoderado?
– Sí, primero porque hemos rescatado y reinvindicado una labor que cumplía el Ministerio. Segundo, porque hemos potenciado la labor del catastro y es un tema que será fundamental en el futuro. Tercero, porque el ordenamiento territorial nos permite tener una mirada más allá del patrimonio fiscal y utilizar las potencialidades del Ministerio para definir las vocaciones de uso del territorio. Y por último, el haber trabajado en el proyecto de Biodiversidad y Áreas Protegidas que hoy día nos deja con un rol mucho más importante en la administración de las áreas protegidas.

– ¿Entonces, por qué no se discutió antes de que se presentara el proyecto de ley?
– Si lo incluíamos en este proyecto significaba iniciar una modificación de la ley de medio ambiente y ahí era mucho más complejo. Pero está claro, y nosotros siempre hicimos presente, la necesidad de que en el debate de la ley se incorpore un artículo en que se establezca que en el Consejo de Ministros debe estar el Ministerio de Bienes Nacionales. 


MAPA DE ÁREAS PROTEGIDAS

– ¿En qué estado se encuentra el mapa que define las áreas protegidas de Chile?
– Lo que nos ha pedido el Presidente es una mirada razonada del territorio para ver dónde se presentan las áreas de conflicto. Ese fue el primer trabajo que nos demandó por lo sucedido en Barrancones. Estamos aún trabajando en el ordenamiento territorial.

– ¿Y  lo están haciendo en conjunto con el Ministerio de Energía?
– Creamos un consejo de ministros para trabajar en conjunto las variables que íbamos a cruzar -como biodiversidad, propiedad indígena, áreas de interés indígena y la propiedad fiscal- y entregamos un primer mapa. La idea es establecer una especie de semaforización del territorio. Donde había un parque, un área de interés indígena y a lo mejor también una propiedad indígena, era un semáforo en rojo, y así. Eso fue como el primer esbozo de un trabajo, pero el resto requiere mucho más tiempo. Para ello, contratamos a la Universidad Católica, que ayer me entregó el primer análisis de la metodología y en septiembre vamos a tener el mapa definitivo.

– ¿Entonces será una mezcla entre las áreas protegidas y el lugar óptimo donde instalar industrias?
Será mucho más completo que la áreas protegidas, y no sólo tiene que ver con las termoeléctricas. Nos va a servir a nosotros para decir, por ejemplo, “en esta zona tenemos condiciones para un puerto, no hay áreas protegidas, no hay un área de interés indígena o si la hay, es necesario pasar primero por una consulta indígena”. Ahora queremos ver también qué potencialidades
turísticas tiene nuestro territorio, o de desarrollo en acuicultura. La idea es saber no sólo dónde no hacer tales cosas, sino dónde potenciar otras.

Gracias a la campaña contra las playas privadas, “hoy tenemos 200 denuncias”

Ha sido muy exitosa hasta el momento, porque tradicionalmente nosotros
teníamos 10 o 15 denuncias. Hoy día tenemos 200. Realmente el mensaje
llegó. Ahora podemos saber perfectamente dónde se concentran las
situaciones de mayor conflicto, ya que sólo podemos actuar cuando
recibimos la denuncia. Queremos ser medidos el próximo año por esta
campaña, y dar un informe de qué pasó en cada caso. Además,
presentaremos una modificación a la ley para tener más herramientas y
así no tener que transformarla en campaña publicitaria sólo los meses de
enero y febrero”.

Más Noticias

Más Noticias