Piñera califica la reforma carcelaria como una "muestra de inteligencia"

El Presidente Sebastián Piñera calificó como una "muestra de inteligencia y eficacia" la reforma al sistema penitenciario dada a conocer este jueves en La Moneda y que incluye la construcción de cuatro nuevas cárceles, que permitirán segregar a los condenados según su grado de peligrosidad.

Por:  Andrea Medina

El Presidente Sebastián Piñera calificó como una “muestra de inteligencia y eficacia” la reforma al sistema penitenciario dada a conocer este jueves en La Moneda y que incluye la construcción de cuatro nuevas cárceles, que permitirán segregar a los condenados según su grado de peligrosidad.

El Mandatario enfatizó que “necesitamos que nuestro sistema carcelario permita segregar y separar a los presos de alta peligrosidad -que están permanentemente planificando cómo agredir a los gendarmes, cómo cometer delito dentro de la cárcel y cómo apenas salir seguir cometiendo delito- de aquellos que son presos por primera vez, de baja peligrosidad y que tienen que tener una oportunidad de rehabilitación”.

Además, el jefe de Estado recalcó que “más y mejores cárceles, más y mejores oportunidades de trabajo, rehabilitación y reinserción social para nuestros reclusos, no son una muestra de debilidad frente a la delincuencia y el narcotráfico, sino que todo lo contrario, son una muestra de inteligencia y eficacia para avanzar en hacer retroceder a la delincuencia y el narcotráfico, y en darle a nuestros ciudadanos una vida más segura y más tranquila”.

Con el fin de asegurar la ejecución exitosa del plan de cuatro cárceles, el Gobierno informó que se cuenta con la colaboración de la firma internacional Altegrity Risk, la que asesora al ministerio de Justicia desde el 2010.

La totalidad de los nuevos recintos suman 8.800 plazas, a las que se agregan las 1.200 correspondientes a la nueva cárcel de Antofagasta (actualmente en construcción), y cerca de mil más derivadas de las ampliaciones de penales ya existentes.

El ministro de Justicia, Felipe Bulnes, subrayó que el “nuevo modelo que hoy día presentamos y que supone la construcción de cuatro cárceles, junto con las demás obras que entregaremos durante este Gobierno, nos permitirá dar un salto histórico en lo que se refiere a nuestra capacidad carcelaria, pasaremos de las 35 mil plazas que tenemos hoy día a 46 mil plazas”.

“Esto significa que creceremos aproximadamente en un 30% nuestra capacidad carcelaria y, más importante que lo anterior, reduciremos las tasas de sobrepoblación -que llegan hoy día a cerca del 60%- al final de este gobierno a cerca del 15%”, añadió.

Con las medidas planteadas por el Ejecutivo, se busca estar en condiciones para superar definitivamente la sobrepoblación penitenciaria, antes de 2018.

Respecto a las cuatro nuevas cárceles, el Gobierno informó que implican recursos por US$320 millones en los próximos tres años, y se localizarán en la zona central del país.

Uno de estos penales se construirá en la zona de Panguilemo, Talca, en un terreno adquirido por la administración anterior, mientras que la ubicación de los otros aún no se define.

La construcción de estos recintos se realizará durante este gobierno y se efectuará bajo la modalidad de obra pública, siendo invitadas a participar diversas empresas para poder realizar los trabajos.

En tanto, respecto a la operación de la cárcel, se acudirá al sistema de concesión, de manera que una empresa especialista en alimentación, rehabilitación y otras materias (excluida la seguridad que estará a cargo de Gendarmería) se haga cargo de esas funciones.

Está previsto, además, que previo a un estudio, puedan los propios internos asumir algunas tareas como parte de su plan de rehabilitación y trabajo.

Más Noticias

Más Noticias