Raúl Figueroa y la vuelta a clases: cómo se viene marzo para el nuevo ministro de Educación

A menos de 10 minutos de que jurara ante el Presidente Sebastián Piñera, en Twitter ya comenzaba a circular el hashtag #RenunciaFigueroa con la ACES anunciando nuevas movilizaciones para los próximos días.

Raúl Figueroa y la vuelta a clases: cómo se viene marzo para el nuevo ministro de Educación
Raúl Figueroa y la vuelta a clases: cómo se viene marzo para el nuevo ministro de Educación
Por:  María Gabriela Salinas

“Sorpresivo” y “express” fueron los calificativos que utilizaron los medios de comunicación para referirse al cambio de gabinete que se realizó el viernes: Marcela Cubillos renunció al ministerio de Educación, siendo nombrado como reemplazo el hasta ahora subsecretario de la cartera, Raúl Figueroa.

El nuevo ministro fue claro en anunciar que “la política pública estará en la sala de clases. Ese es el corazón de los cambios”, afirmando que se pondrá el esfuerzo en que “la calidad en la educación sea el principal norte”.

Sin embargo, no todos quedaron conforme con su nombramiento: a menos de 10 minutos de que jurara como ministro, en Twitter ya comenzaba a circular el hashtag #RenunciaFigueroa.

Desde las Juventudes del Partido Socialista afirmaron en las redes sociales que “entra Raúl Figueroa con más de lo mismo“, criticando su “defensa de la educación de mercado, de proyectos como Aula Segura y con una manifiesta oposición a la gratuidad universal”.

Postura similar tuvo la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), Emilia Schneider, quien afirmó en Twitter que Figueroa es “otro defensor del lucro y los excesos de la educación de mercado, con paso por mundo privado de la educación”.

Por su parte, el líder de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), Víctor Chanfreau, aseguró que se están preparando para marzo con nuevas movilizaciones, mostrando su disconformidad con que un “Máster de Derecho en Empresas” asuma como ministro de Educación. Para la próxima semana ya se está organizando un “Mochilazo Estudiantil“, protesta que espera marcar el regreso oficial a clases, programado para el miércoles 4 y jueves 5 de marzo en la mayoría de los colegios del país.

Sin embargo, también hay quienes apoyan a Raúl Figueroa y tienen confianza en su gestión.

En conversación con Emol, el diputado Diego Schalper (RN) afirmó que “confío en que el Presidente empodere al subsecretario Figueroa, que creo que cumpliría una labor muy relevante en continuar los procesos educativos que ha estado empujando la ministra”.

Mientras que la diputada UDI María José Hoffmann dijo que “el ministerio queda en las mejores manos a cargo de Raúl Figueroa, que tiene una gran trayectoria”.

Desde Acción Educar, Magdalena Vergara, actual directora ejecutiva del centro de estudios creado por Figueroa, dijo a EL DÍNAMO que “es muy positivo el nombramiento del nuevo ministro de Educación. El nuevo ministro tiene el conocimiento técnico y experiencia política para asumir este cargo. El desafío no es menor, será un año difícil, lo más relevante será la capacidad que se tenga de llevar adelante las políticas con el foco en el estudiante evitando que la contingencia se coma el debate y se politicen todas las discusiones”.

Del derecho a la educación

Aunque Raúl Figueroa entró al gabinete de manera oficial el 1 de marzo de 2018, su nombre era conocido en el mundo académico como director ejecutivo de Acción Educar -centro de estudios que fundó en 2014- cargo que dejó para asumir la subsecretaría de Educación.

Antes fue profesor de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica y en la Universidad Andrés Bello, siendo en esta casa de estudios también secretario académico y director de postgrados de dicha Facultad.

Sin embargo, antes ya había trabajado con Piñera: el abogado de la Pontificia Universidad Católica y Máster en Derecho de la Empresa de la Universidad de los Andes fue jefe de la División Jurídica y jefe de asesores del Ministerio de Educación entre 2010 y 2014, donde, entre otras materias, tuvo a su cargo la elaboración y discusión de los proyectos de ley en materias de educación escolar y superior.

Según destaca el Gobierno, el nuevo ministro tiene experiencia en litigios y negociaciones complejas, asesorando organizaciones en el manejo de conflictos civiles a nivel extrajudicial y ante tribunales ordinarios y arbitrales.

Primeras polémicas

Al poco tiempo de asumir como subsecretario, Raúl Figueroa fue el encargado de referirse al fallo del Tribunal Constitucional que permite que la educación superior tenga controladores con fines de lucro.

Estrenándose en el Mineduc, la autoridad sostuvo en Radio Duna que “el lucro en la educación se da de distintas formas: el que vende lápices, los que venden cuadernos, son personas que están lucrando en parte con la educación”, generando diversas reacciones.

Una de las críticas vino desde el ex vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, quien aseguró que “o el subsecretario no entiende nada, lo que es grave, o intenta justificar el lucro en la educación, lo que también es grave. Mal por todos lados“.

Semanas después, la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) presentó una solicitud a la Contraloría ante los posibles conflictos de interés de Raúl Figueroa en la investigación que había iniciado el Mineduc en contra de las universidades Andrés Bello, De Las Américas y De Viña del Mar, todas pertenecientes al Grupo Laureate.

“Yo no tengo ningún conflicto de interés con la Universidad Andrés Bello ni con el Grupo Laurete”, dijo Figueroa el 4 de abril de 2018 en la comisión de Educación del Senado.

Según argumentó, las funciones académicas que ejerció en 2008 y su tiempo como directivo “no me inhabilita para ejercer el cargo que hoy día sostengo, y por tanto todo sigue tal cual su curso normal. No hay ninguna razón legal, ni de otro tipo para que yo me tenga que inhabilitar”.

Autonomía, gratuidad e inclusión

Cuando era director de Acción Educar, Raúl Figueroa, fue uno de los más críticos a las reformas impulsadas por el Gobierno de Michelle Bachelet en materia educacional, llegando a asegurar que “pasaremos a tener un sistema mediocre”.

“Creemos que el Estado tiene que tener un control sobre el sistema educacional, pero ese control tiene que estar equilibrado adecuadamente con la autonomía de las instituciones y la diversidad de los proyectos educativos. Y eso no se cumple”, expresó en 2017 a EL DÍNAMO.

“No es que las instituciones vayan a desaparecer, pero van a ver con mucha dificultad sus posibilidades de máximo desarrollo, y eso nos va a llevar a un sistema que no va a estar en condiciones de responder a las necesidades de los jóvenes”, agregó en ese momento.

Pero esa no fue la única crítica: respecto a las Universidades Estatales, Figueroa indicó que “no me parece correcto darle un trato preferente a esas universidades, que implica una discriminación arbitraria a los alumnos que asisten a otras instituciones de igual o mayor calidad”.

Asimismo, el hoy titular del Mineduc aseguró que “insistir en la gratuidad universal como el aumentar el beneficio al 60% nos parece un error (…) La gratuidad no necesariamente garantiza mayor equidad”

“A medida que avanza, es más injusta porque se gastan recursos públicos en quienes pueden solucionar su problema económico por otros mecanismos, y además genera un impacto negativo para el sistema de educación superior, afectando la autonomía de las instituciones y la calidad de los proyectos como consecuencia del déficit financiero que genera”, aseguró ese mismo año, indicando que “la gratuidad universal es una política regresiva, ineficiente y que genera efectos contrarios a los deseados tanto en calidad como en equidad. Además, restringe la autonomía y la diversidad del sistema, lo que repercute directamente en la posibilidad de escoger de los estudiantes”.

Pero las críticas no fueron solo por las reformas de educación superior.  Según Figueroa, la ley de inclusión en la educación básica y media “no son lo que el sistema necesita ni lo que espera la gente”.

“Las familias tenían la capacidad de elegir entre distintos proyectos, aportar a el mejor desarrollo de los proyectos educativos, un sistema diverso, la necesidad de sistema que no toca techo… todos son conceptos muy arraigados en la ciudadanía y las políticas que se han comprometido, con consignas que suenan muy bonitas, lo que generan son efectos negativos en cosas que los chilenos aprecian”, afirmó antes de llegar al gabinete.

Ya como subsecretario, en 2018, dijo sobre el Crédito con Aval del Estado que “no creemos justo que todos los chilenos tengan que hacerse cargo de la totalidad de una deuda de los morosos, pero sí es razonable que ellos se puedan acoger a los beneficios de este nuevo crédito y contribuir a este sistema solidario retribuyendo lo recibido”.

Más Noticias

Más Noticias