Tironi y biografía de Piñera: "la Presidencia ya le debe estar quedando estrecha"

Uno de los libros más esperados de la temporada, fue lanzado ayer en medio de gran expectación periodística. Se trata de la biografía del Presidente Sebastián Piñera, "Piñera: historia de un ascenso", escrito por las periodistas Bernardita del Solar y Loreto Daza. Uno de los encargados de presentar el texto, fue el sociólogo Eugenio Tironi. Aquí, algunos de los párrafos más destacados de su exposición: 

Por:  El Dínamo

Uno de los libros más esperados de la temporada, fue lanzado ayer en medio de gran expectación periodística. Se trata de la biografía del Presidente Sebastián Piñera, “Piñera: historia de un ascenso”, escrito por las periodistas Bernardita del Solar y Loreto Daza. Uno de los encargados de presentar el texto, fue el sociólogo Eugenio Tironi. Aquí, algunos de los párrafos más destacados de su exposición:

“El libro se puede leer como el proceso en el que se forja lo que conocemos como Sebastián Piñera. También es la crónica de lo que ha sido el mundo de los negocios y sus vínculos con la política en los últimos 30 años. Quizás es una distinción meramente formal, porque Sebastián Piñera representa la convergencia de ambos mundos. Él ha sido simultáneamente el máximo exponente de “La nueva forma de hacer negocios”, que se inaugura en los ’80, y de “La nueva forma de hacer política”, a partir de las consolidación de la democracia en los ’90. Ahora pretende inaugurar “La nueva forma de gobernar”.

>

“El placer de vencer sería para él una obsesión más potente que el poder o el dinero. O mejor, el dinero y el poder no son más que dos formas de saciar esa pasión. De dónde viene ese deseo. El texto lo imputa al ambiente de lucha constante que reinó en su hogar familiar, donde los hijos competían entre sí por las notas, por la comida, por la mesada, y por los afectos. No puedo creer que esto baste para que alguien sea rehén, de por vida, de la misma pasión”.

“Sabemos que don “Pepe”, el padre, fue un personaje excéntrico, y eso debe haber sido difícil de encarar para sus hijos. Esto me lleva a pensar que esa obsesión de Sebastián Piñera, de hacerlo todo bien antes y mejor que los demás, es una reacción frente a ese padre, que antes que contener a sus hijos proveerles un orden normativo, se divertía haciéndolos competir”.

“La escena escribiendo la frase escrita en alemán, o con el papel de los 33 son ejemplos de este síndrome. Por eso mismo pedirle que no se preocupe más de las encuestas, como algunos le recomiendan, o antes, que se despreocupe de ganar dinero, es pedirle algo que está más allá de su fuerza. Él necesita ganar y ser admirado, al igual que una flor necesita sol. Y esto se traduce en dos cosas: hacer buenos negocios, y ser popular. Aquello que sea también describe otra de sus manías, reinventar su propia historia”.

“No sé si francamente es un acto de valentía o de candor, pero lo cierto es que el libro expone con una crudeza jamás vista un mecanismo que me resulta algo perturbador. La relación de los amigos y familiares hacia Sebastián Piñera, que es semejante a la que se establece con un niño. Al que se le perdonan, y hasta se le celebran los malos modales. Porque al fin y al cabo… es un niño”.

“Los Chicago Boys, que hacían su llamado “servicio militar” en el gobierno, veían con irritación cómo Piñera y sus Boys aprovechaban las oportunidades de negocios que ellos no podían tomar. Al final, el modelo empresarial aprendió a apreciar la nueva forma de hacer negocios, que introdujo Sebastián Piñera. Más difícil ha sido la expresión para aquellos que por trabajar para Pinochet no entraron en la lista de la revista Forbes, y quedaron inhabilitados para llegar a La Moneda. Por esto comprendo su rabia, cuando esos mismos que especulaban en las mesas de dinero, cuando ellos estaban metidos en los sótanos del régimen militar, ahora vengan a dictarles cátedra sobre “La nueva derecha””.


“Ahora Sebastián Piñera se ha puesto una nueva meta. Tal como lo hizo con la política, ahora quiere extrapolar la lógica de los negocios a la gestión del Estado. De ahí la obsesión por la métrica, el desapego a las instituciones, su insensibilidad ante el exceso”.

“Está bien el subtítulo del libro, “Historia de un ascenso”. Ascender, sobresalir, ganar. Esto es lo que mueve a Sebastián Piñera. Pero son funciones que lo acompañarán toda la vida. Él simplemente no puede dejar de ascender. Dejémonos de cosas. La jefatura de Estado no es la cima. Para él la cima simplemente no existe. Es más, la Presidencia de la República ya le debe estar quedando estrecha. Ya debe estar pensando ir por más. ¿Con quién estás compitiendo ahora?. A quién quiere ganar ahora. Si ya tiene poder y dinero, en qué depositará ahora su ansia y admiración. Las autoras señalan que su nueva meta es que la derecha gane el 2013, y si eso no ocurre, lo tomaría como una derrota. Pero Sebastián Piñera no es de metas corporativas, sino individuales”.

Más Noticias

Más Noticias