Vacaciones de verano: cómo lograr desconectarse del trabajo durante los días de descanso

Después de varios meses, la mente y el cuerpo necesitan reponer la energía suficiente para iniciar un nuevo periodo. Acá algunos consejo de cómo lograrlo.

Vacaciones de verano: cómo lograr desconectarse del trabajo durante los días de descanso
Por:  El Dínamo

“Las vacaciones ayudan a desconectarse del estrés laboral cotidiano y a ordenar las ideas para llegar con más energía a otro año laboral. Además, después de un tiempo de vacaciones y descanso, los trabajadores están más productivos y creativos, logran ordenar las ideas y disminuir el deterioro de sus capacidades”, explica la psicóloga Daniela Campos, jefa del Departamento de Riesgos Sicosociales de la ACHS.

Enero y febrero son los meses en que, generalmente, los trabajadores suelen tomar un receso y descansar. Más allá de si las vacaciones son en una playa, campo o en la propia casa, lo fundamental es lograr que la persona se desconecte de sus deberes laborales y que cree un espacio saludable para disfrutar plenamente.

El cansancio corporal y mental son algunos de los indicadores de que es necesario hacer una pausa y desligarse de la rutina diaria. ¿Cómo se manifiesta? La productividad no es la misma y se nota: se olvidan ciertas cosas, hay fatiga y a veces hasta estrés. 

Junto a lo anterior, también se alteran las horas de sueño. Los especialistas recomiendan dormir al menos seis horas diarias para enfrentar con energía las distintas actividades diarias. El problema es que muchas veces la presión no permite descansar adecuadamente o se genera insomnio.

“Si el trabajador no logra descansar puede ocurrir que el ciclo de agotamiento laboral aumente. Por ejemplo, el uso del celular en vacaciones (leyendo los mails, estando conectado con el trabajo), no permite que el trabajador pueda hacer un cambio de ánimo que luego le permita volver al trabajo descansado y dispuesto a otro año laboral”, señala Daniela Campos.

Si bien hay estudios que indican que el tiempo mínimo para lograr desligarse mentalmente de las responsabilidades laborales oscila entre 5 y 10 días, ello va a depender de la actitud del trabajador. 

La psicóloga agrega que “sí se pueden hacer algunas cosas que colaboran con este alejamiento para llegar a un descanso reparador. Por ejemplo, ayuda organizar el trabajo y cerrar todos los pendientes antes de irse, especialmente porque las preocupaciones de los trabajadores aumentan de manera proporcional a la cantidad de temas pendientes que quedaron por cerrar antes de comenzar sus vacaciones”.

En esa línea, también se aconseja no planificar actividades para cada día libre, disfrutar de la improvisación y de las eventos que salgan sin previo aviso. Además, no temer al ocio, así como también no contestar llamados, no revisar correos sobre asuntos laborales y evitar pensar cómo será el regreso al trabajo. 

Permitirse dormir todo lo necesario también contribuye a un buen descanso, lo que se relaciona con a la sugerencia de que la persona haga lo que quiera en el momento que quiera, así como también visitar y conversar con quienes no se suele hacer por falta de tiempo.

Más Noticias

Más Noticias