Wikileaks: Contradictoria opinión de Bachelet en embajada de Estados Unidos

Varios matices se dejan ver en los cables filtrados por Wikileaks, a través de Ciper Chile, sobre la impresión del gobierno de George W. Bush sobre la ex mandataria chilena Michelle Bachelet. Desde sus primeros días como presidenta electa en la embajada de Estados Unidos ya habían opiniones sobre cómo sería su gobierno.  

Por:  Andrea Medina

Varios matices se dejan ver en los cables filtrados por Wikileaks, a través de Ciper Chile, sobre la impresión del gobierno de George W. Bush sobre la ex
mandataria chilena Michelle Bachelet.
Desde sus primeros días como
presidenta electa en la embajada de Estados Unidos ya habían
opiniones sobre cómo sería su gobierno.

La primer preocupación fue la elección de ministros y cómo
Bachelet demostraría su liderazgo
ante el peso de los partidos de la
Concertación. Luego del análisis hecho por el representación
estadounidense, el cable filtrado deja en claro que “en términos
de estilo, Bachelet es una sintetizadora que prefiere consultar
ampliamente y considerar varios puntos de vista antes de tomar una
decisión
”.

Sin embargo, a pesar de esta primera impresión en un segundo
documento se le califica con la expresión “blue”, en clara
referencia al término culinario de “crudo por dentro”, ante las
convicciones socialistas que presenta la mandataria.

El embajador Craig Kelly hace ver su preocupación por el aumento del
presupuesto para las áreas sociales,
al solucionar problemas
colectivamente (“el país está inundado con comisiones” sostiene
el cable) y su planteamiento en materias internacionales, detallando
lo ocurrido con la postulación de Venezuela a un cupo para el
Consejo de Seguridad de la ONU
.

>

En otro cable Kelly dice que Bachelet es un mal necesario para la
región. “Michelle Bachelet se mantiene comprometida a continuar
políticas económicas y sociales moderadas y responsables.
A pesar
de sus convicciones centrales que normalmente sugieren un
alineamiento cercano con Chávez y su clase, Bachelet reconoce que
los lazos correctos, respetuosos e incluso cercanos con EE.UU. son
parte de los intereses a largo plazo de Chile (…). La gran pregunta
es si su anticuada fe en el poder del Estado para resolver todos los
males le permitirán moverse lo suficientemente rápido para dirigir
los problemas que enfrenta Chile”.

Sobre su futuro político, un documento clasificado asegura que
Bachelet carga con las clásicas marcas del síndrome del pato
cojo:
constitucionalmente impedida para buscar la reelección, con
débiles resultados en las encuestas y, gracias a una pérdida de la
mayoría activa en el Congreso, aquejada por la percepción de falta
de autoridad (incluso al interior de su dividido sector político)
para definir la agenda de Chile”.

En un último cable filtrado por Wikileaks vuelve a hablar sobre la
política exterior chilena durante 2007. En él la embajada deja
claro que “el récord de la política exterior de Bachelet ha sido
generalmente sólido
y en línea con los objetivos de EE.UU.” por
lo que no se mostró mayormente preocupado por el futuro del país en
ese ámbito.

Más Noticias

Más Noticias