Wikileaks: "Piñera maneja política y negocios al límite de la ética y la ley"

Hace sólo unas horas, el periódico El País acaba de hacer públicos cables de Wikileaks relativos al Presidente Sebastián Piñera antes de llegar a La Moneda. En un despacho del 9 de octubre de 2009 se le describía así: "Hombre de negocios competitivo y político que tiende a tomar riesgos, Piñera ha estado vinculado en el pasado a un número de cuestionables acciones sobre sus negocios, pero los votantes parecen relativamente desinteresados por estas acusaciones".

Por:  El Dínamo

Hace sólo unas horas, el periódico El País acaba de hacer públicos cables de Wikileaks relativos al Presidente Sebastián Piñera antes de llegar a La Moneda.

En un despacho del 9 de octubre de 2009 se le describía así: “Hombre de negocios competitivo y político que tiende a tomar riesgos, Piñera ha estado vinculado en el pasado a un número de cuestionables acciones sobre sus negocios, pero los votantes parecen relativamente desinteresados por estas acusaciones“.

El informe, redactado por la número dos de la embajada, Carol Urban, cita la acusación que salió a relucir el 23 de septiembre de 2009 durante un debate electoral con el entonces candidato concertacionista Eduardo Frei. En aquella oportunidad, el oficialista  citó un informe de Transparencia Internacional en el que se indicaba que, en julio de 2006, cuando el actual presidente de Chile aún controlaba  LAN, compró tres millones de acciones varias horas después de recibir un informe financiero de la compañía que no había sido publicado.

Lo que llamó la atención de la embajada fue la forma en que Piñera atacó a Transparencia. Eso fue posible, según los diplomáticos, gracias a tres factores que consigna El País: un admirable equipo de campaña deseoso de pasar al ataque, la mediocre estrategia comunicativa de su oponente y la ayuda de la “prensa de Santiago, generalmente conservadora”.


En el cable se reseña con crudeza el periodo en que Piñera ejerció de director general del Banco de Talca (1979-1980). “Como muchos otros bancos de la época -y no muy diferente de la reciente crisis financiera de Estados Unidos- el Banco de Talca concedió muchos créditos arriesgados, que inicialmente generaban apreciables beneficios, pero finalmente llevaron a la bancarrota. Sin embargo, Piñera y otros directivos del Talca fueron más allá de las típicas actuaciones inapropiadas de la época. Además de los créditos dudosos que aprobaron, también crearon docenas de falsas compañías, les concedieron créditos del banco y usaron esos fondos para comprar más acciones del banco”.

El informe concluye, según el periódico español que: “Tenaz y competitivo, Piñera maneja tanto sus negocios como su política hasta los límites de la ley y la ética. Algunas de sus acciones, como prestar dinero a empresas ficticias, parecen cruzar claramente la línea de la incorrección legal. Otras veces, sin embargo, parece más una víctima de las circunstancias, de la negligencia o de la inmensa vastedad de su fortuna”.


El 13 de marzo de 2008, el embajador Paul Simons y su consejero político Juan A. Alsace visitaron a Piñera, quien les habría dicho: “Bachelet es una buena mujer, pero mala presidenta“, les dijo Piñera.

Cuatro días después, el consejero político redactaría en su informe que Piñera tachaba al Gobierno de la Concertación, de “incompetencia y corrupción”. “Sin embargo”, agregaba el diplomático, “Piñera se queda corto a la hora de ofrecer soluciones”. Piñera les aseguró que disponía de “600 profesionales” ?la mitad de ellos, con títulos universitarios? trabajando en su programa de gobierno. Cuando el embajador le pidió que concretase un poco más, Piñera respondió con vaguedades.

Para más información, pinche aquí

Más Noticias

Más Noticias