Zaldívar acusa que “el FA quiere echar a los viejos para la casa” y se sinceró frente a su polémica nominación

El senador DC afirmó que "hoy estas generaciones quieren desplazar a los viejos y se equivocan" y respondió a las críticas por su nominación.

Zaldívar acusa que “el FA quiere echar a los viejos para la casa” y se sinceró frente a su polémica nominación

El Frente Amplio quiere echar a los viejos para la casa, esa idea ha tenido éxito pero creo que es un error, porque la política es una tarea de todos, de los que tengan más y menos edad. Lo importante es que los que vengan no sientan que les ponen la pata encima”, afirma el senador DC Andrés Zaldívar -quien perdió la reelección-, luego de la polémica por el Consejo de Asignaciones Parlamentarias.

El ex ministro de Eduardo Frei Montalva fue nominado junto a otros cuatro personeros para integrar este organismo, desatando una ola de críticas debido a que el objetivo el cargo es fiscalizar y transparentar los recursos que ocupan los parlamentarios en el ejercicio de su cargo, al tiempo que en una investigación de la Fiscalía Zaldívar se negó a entregar información importante como presidente del Senado.

Frente a las críticas, el senador afirma en Pulso que “el cuestionamiento es ya no al hecho de mi designación sino que a mi persona. Algunos dicen ‘¿por qué este señor sigue metido en la política, por qué no se va para su casa?’, pero en ese caso les digo algo muy claro: no me voy a ir al monasterio, no me voy a encerrar en un convento ni me voy a ir al desierto al anonimato, voy a seguir siendo parte de este país y voy a seguir entregando mi actividad a la política desde fuera del Parlamento”.

Zaldívar explicó que “yo no busqué la nominación. Estaba claro que me iba a mi casa, tomaba mis cosas personales y me preparaba para el futuro” y que “yo dije que estaba disponible siempre que se hiciera sin mayor conflicto, y así me lo aseguraron”.

Profundizando en sus críticas contra el Frente Amplio, el senador dijo que “me hace sentir como que estoy en deuda de no ser capaz de tener más relación. Tengo buen diálogo con los jóvenes pero siempre me pregunto cómo poder llegar más, tener otra relación. Lo otro es que el mundo emergente es un mundo más anárquico en cuanto a su expresión y eso puede ser una cosa que va en contra de lo que pretenden. En nuestro tiempo la juventud era más cohesionada, la nuestra y la marxista”.

“Cuando entré a la política se hizo ese diálogo entre una generación que venía y otra que había abierto el camino. Yo tenía 30 años de diferencia con Frei Montalva, pero teníamos un diálogo. Yo fui ministro a los 30 años, pero tenía ministros de 50 y 60 años. Eso no pasa ahora y hay que abrir espacio. No puede ser que los partidos tradicionales no tengamos presencia en el mundo universitario, ninguno, ni el PC. Hay poca presencia. En nuestro tiempo la presencia era abrumadora, hoy estas generaciones quieren desplazar a los viejos y se equivocan“, concluyó.

Más Noticias

Más Noticias