Negocios

Morir cuesta caro. Acá sacamos la cuenta

Durante la crisis del 1929 los suicidios por problemas económicos pasaron a ser cosa de todos los días. Tanto es así que se estima que la cifra de autoeliminados durante la “Gran Depresión” se incrementó en un 20%. Quienes saltaban por las ventanas de los altos edificios en búsqueda de paz eterna, seguramente desconocían que sus deudos harían frente a una inmensidad de gastos. No se trata simplemente  de meter el cuerpo en un cajón y enterrarlo. El proceso completo tiene un costo nada de despreciable.

Por:  El Dínamo

Durante la crisis del 1929 los suicidios por problemas económicos pasaron a ser cosa de todos los días. Tanto es así que se estima que la cifra de autoeliminados durante la “Gran Depresión” se incrementó en un 20%. Quienes saltaban por las ventanas de los altos edificios en búsqueda de paz eterna, seguramente desconocían que sus deudos harían frente a una inmensidad de gastos. No se trata simplemente  de meter el cuerpo en un cajón y enterrarlo. El proceso completo tiene un costo nada de despreciable.

A los gastos médicos, tan comunes previos al fallecimiento,  deberá usted sumar el costo de buscar un ataúd o urna (como dicen los entendidos).  En el mercado hay de todo. Uno de los lugares más económicos es la Fábrica Blanca Rosa en Quinta Normal. Ahí se puede encontrar  una urna de simple terciado a $65.000. Un precio muy accesible si consideramos que es “llegar y colocar el muerto”, como relata uno de sus vendedores. 

Pero si quiere algo de más nivel, y tiene sobre los $300.000, podrá usted acceder a maderas nativas de larga vida como el alerce…  

Acorde con los tiempos nacieron los ataúdes ecológicos, son de cartón y se desintegran en un par de meses. Aunque todavía no llegan a nuestro país, afuera se pueden encontrar por unos 320 dólares. Uno de los modelitos más curiosos son los de mimbre, fabricados  por la inglesa Willow Company.    Simples y decorativos los hay en distintos formatos. 

Pero seguramente, en ese momento de dolor,  le será más fácil contratar el servicio completo. Esto significa dejar en manos expertas el proceso que llevará al fallecido a su “última morada”. Nuevamente nos encontramos con distintas alternativas. Una de las más exclusivas es la que ofrece la Funeraria Antu Mapu. Se trata del servicio “Alerce Milenario”, el cuál incorpora la ya conocida urna, pero agrega capilla ardiente, luces o cirios, apoyo en  los trámites, carroza funeral Mercedes Benz, dos vehículos de  acompañamiento (ida y regreso),  aviso en  El Mercurio, tarjetero, libro de condolencias, 40 tarjetas de condolencias, “cubreurna” floral, coro litúrgico y hasta servicio de cafetería, todo por $2.490.090.-  

Una vez que tenga resuelto este tipo de urgencias, usted deberá preocuparse del velorio. Aún hay familias que mantienen la costumbre de realizarlo en casa, pero lo común es trasladar al “ser querido” a una capilla ardiente. En ese caso, muchas veces las funerarias ofrecen sus instalaciones para llorar al que partió. Si usted es católico, por $50.000 puede utilizar las dependencias de la Parroquia Inmaculada Concepción en Vitacura. 

Las flores son un accesorio fundamental en estos momentos. Para hacerse una idea, un “óvalo fúnebre” de claveles se puede comprar por $39.000 en la tienda Floramour.cl, también puede llevar un exclusivo “manto albo de luxe ” a $198.000.

Resuelta las ceremonias, hay que buscar el cementerio adecuado y nuevamente la gama es amplia. Vamos por parte. En el Cementerio General lo más sencillo es un nicho individual. El precio dependerá de qué tan alto se encuentre, pues el de más arriba tiene un valor de $276.000 mientras que la privilegiada quinta corrida es de $477.796.  Ojo que este sector tiene un máximo de años y el cuerpo será desalojado en los siguientes 10 o 20 años según su ubicación, aunque podrá renovar la estadía.  Si lo que prefiere es la tierra, existen los nichos familiares que fluctúan entre $2. 214. 512 a  $3. 278. 000. 

Lo más top son los mausoleos. Estos se pueden adquirir de forma temporal o perpetua y dependerá del bolsillo, pues parten en 20 millones y pueden llegar hasta los 50. 

Hace ya un par de décadas que nacieron los cementerios “parque”. El más tradicional es el del Recuerdo ubicado en Américo Vespucio. Ahí los precios fluctúan dependiendo del entorno. Lo más económico es el sector D4 con un costo de 150 U.F. Pero si lo que usted busca son lagunas y cisnes debe adquirir una sepultura en el sector L7. Calificado como la “más exclusiva” zona del camposanto, cuenta con  mayordomo, guardia de servicio, corte de césped dos veces por semana y a mantención de la lápida semanalmente, todo esto por 2.100 U.F.

Finalmente, una alternativa radical es la cremación. Se evitará sepulturas, exclusivas urnas y visitas indeseadas. El costo de quemar un cuerpo es de $602.229.- para adultos y $372.325 para los menores de 6 años

Dato importante

Toda persona que cuente con un sistema de previsión tiene el derecho a un aporte que ayuda a cubrir los gastos fúnebres. La  “Asignación por Muerte”  del Instituto de Previsión Social (ex INP) es de $332.850. Para los que cotizan en las AFP el monto es de 15 U. F.

Más Noticias

Más Noticias