Negocios

Partió la carrera por la construcción del Corredor Bioceánico Aconcagua

“El Corredor Bioceánico Aconcagua será la obra que marcará el futuro de Los Andes y de toda la Región de Valparaíso”. Así  cerró el alcalde de la ciudad, Mauricio Navarro,  la presentación oficial del p

Por:  Christian Palma

“El Corredor Bioceánico Aconcagua será la obra que marcará el futuro de Los Andes y de toda la Región de Valparaíso”. Así  cerró el alcalde de la ciudad, Mauricio Navarro,  la presentación oficial del proyecto de capitales privados que pretende unir Mendoza con la comuna chilena, a través de un túnel ferroviario a baja altura de 52 kilómetros de extensión (el tercero más largo del mundo).

La iniciativa pretende ser una respuesta de excelencia al colapsado paso Los Libertadores, aumentar la capacidad de servicios chilena y convertirse un puente entre las economías del Asia Pacífico con las del Mercosur.

Tras una serie de consultas entregadas a las autoridades respectivas (ministerios de Obras Públicas, Vialidad , Relaciones Exteriores, entre otros) el proyecto, quedó a la espera del llamado a licitación por parte de la Entidad Binacional – instancia integrada por representantes de los gobiernos de Chile y Argentina y que examina los temas referidos al diseño, construcción, mantenimiento, administración y explotación del  sistema ferroviario-, proceso que comenzaría en septiembre de este año.

La Sociedad “Bioceánico Aconcagua S.A.” -con sede en Chile- está constituida por: Corporación América (62%), Empresas Navieras (15%), Mitsubishi Corp.(10%), Contreras Hermanos (10%) y Geodata (3%). El nivel de inversión se calcula en US$3 mil millones, pues comprende además la construcción de un sistema ferroviario de 204 Kms de extensión entre Los Andes y Mendoza.

A la ceremonia de presentación asistieron el subsecretario de Transportes de Mendoza, Mariano Pombo; el ex embajador de Argentina en Chile, Carlos de la Rosa; el Intendente Raúl Celis; y el presidente de la DC, Ignacio Walker; además de alcaldes, concejales y empresarios de diversas comunas de la Región.

En la oportunidad, el vicepresidente de Corporación América (concesionaria argentina con actividades áreas y de terminales de carga),  Hugo Eurnekian, realizó una completa descripción del Corredor.

“El Bioceánico Aconcagua es un integrador multimodal que unirá los océanos Atlántico y Pacífico, aportando a la integración física y económica entre Chile y Argentina, para así convertirse en el ‘Canal de Panamá’ del Cono Sur de América, al conectar las economías del Asia Pacífico con las del Mercosur, a través de Mendoza y de Los Andes”, dijo.

 Más en lo técnico, el túnel a baja altura tendrá una capacidad de transporte de carga de aproximadamente 20 millones de toneladas por año, llegando a 70 millones de toneladas anuales en dos décadas. Traerá beneficios a un área de más de 3 millones de Km2 y una población de 126 millones de habitantes, que representa el 48% del total sudamericano, donde se genera el 70% de la actividad económica continental.

“Actualmente, por el Paso Cristo Redentor circulan cerca de 1.500 camiones por día y con nuestro túnel ferroviario a baja altura pasarían más de 15 mil, es decir, multiplicaríamos por 10 la capacidad de carga, sin accidentes como ocurren a diario y sin ver afectado el flujo por condiciones climáticas, que hoy obligan a cerrar el paso fronterizo por 60 días promedio al año”, agregó el empresario.

Al respecto, el alcalde Mauricio Navarro manifestó que, para Los Andes, la ejecución de este proyecto “resulta fundamental para el desarrollo de la ciudad, pudiendo constituir un importante polo de atracción de inversiones, impulsando el crecimiento económico local y diversificando las fuentes de empleo, que hoy se asocian principalmente en la gran minería, la agricultura y los servicios”.

Junto con estar operativo los 365 días del año, independiente de las condiciones climáticas, las principales características del proyecto están dadas por sus sólo 4 horas para realizar el cruce entre Los Andes y Mendoza, pendientes menores al 2%, 10 km de túneles secundarios, 33 puentes y su troncha ancha, igual para el Atlántico y el Pacífico.

Además, el túnel ferroviario a baja altura, tendrá en el Portal Saladillo una altitud de sólo 1.545 metros sobre el nivel del mar y en el Portal Punta de Vacas, 2.440 msnm.

Entre los beneficios del Corredor Bioceánico Aconcagua, también se cuenta la generación de fuentes de trabajo, con las actividades comerciales que se generarán en torno al proyecto, como hoteles, restaurantes, empresas de logística y de transporte, entre otras.

Más Noticias

Más Noticias