Opinión

Bipolaridad: el estigma que afecta a miles de chilenos

La salud mental, también es salud. Es por ello que hacemos un llamado a las autoridades a dimensionar el impacto de esta realidad y a tomar medidas decididas. Invertir en salud mental es una necesidad que no puede esperar.

En Chile, el gasto en salud mental es de 2,5% del presupuesto total de salud, muy por debajo del 6% recomendado por la OMS (Freepik @pressfoto).
En Chile, el gasto en salud mental es de 2,5% del presupuesto total de salud, muy por debajo del 6% recomendado por la OMS (Freepik @pressfoto).
Por:  Flávia Gal

Las personas afectadas por bipolaridad son blanco de prejuicios que sólo acrecientan la ignorancia que hay frente a esta condición y frente a las enfermedades mentales en general. Es por ello que, en el Día del Trastorno Bipolar, se está lanzando la campaña “Tengo bipolaridad y eso no me define”, para visibilizar el estigma que sufren los pacientes.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la bipolaridad tiene una prevalencia de 2 a 3% en la población mundial. En Chile, la depresión mayor, depresión leve y distimia afecta a un 10, 7% de las mujeres y a un 4,9% de los hombres mayores de 15 años. Entre ellos, sobre 850 mil presenta este tipo que ocasiona cambios periódicos en el ánimo, que pueden variar entre depresivo, eutímico o maníaco. La vida continúa para los pacientes estabilizados: se estudia, se crían hijos, se cocina, se ama y se sufre.

El trastorno bipolar tiene tratamiento con medicamentos que estabilizan el estado de ánimo para atajar eficazmente las fases agudas y prevenir las reincidencia, además del apoyo psicosocial y la psicoeducación como elementos centrales del tratamiento. Todos conocemos a alguien que tiene o ha tenido un cuadro de salud mental. Por ello, es clave informarse y mirar con empatía a una condición que significa una vida normal si es que generamos las condiciones para que así sea.

La falta de inversión en salud mental tiene altas consecuencias para la detección y tratamiento. Datos de la DMDA – Asociación Nacional de Depresivos y Maníaco-Depresivos en EEUU, indican que el 48% de los pacientes bipolares había consultado al menos a tres profesionales antes de recibir el diagnóstico definitivo, y que el 75% tardó diez años en obtener un diagnóstico, cifras que se estima pueden ser un 20% más altas en nuestro país.

Hoy, en Chile, el gasto en salud mental es de 2,5% del presupuesto total de salud, muy por debajo del 6% recomendado por la OMS. Cifra dramática considerando la carga de estas condiciones y que se ha acrecentado exponencialmente por la pandemia.

La salud mental, también es salud. Es por ello que hacemos un llamado a las autoridades a dimensionar el impacto de esta realidad y a tomar medidas decididas. Invertir en salud mental es una necesidad que no puede esperar.

Más Noticias

Más Noticias