Opinión

Capacitación para encarar el futuro tecnológico

El rápido avance a nivel mundial debe ir acompañado de un número de profesionales capacitados para aprovechar las oportunidades laborales que surgirán durante los próximos años y seguir fortaleciendo al país como un hub de innovación digital.

Según un estudio de Fundación País, en Chile existe un 25% de déficit de profesionales al año en el sector TI. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Según un estudio de Fundación País, en Chile existe un 25% de déficit de profesionales al año en el sector TI. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Soledad Matos

Hoy, en el Día Nacional de las Ciencias, la Tecnología, el Conocimiento y la Innovación, me gustaría destacar el rol de los programadores, desarrolladores e ingenieros que dedican su carrera a la innovación disruptiva. Hace solo un poco más de 30 años se envió el primer correo electrónico en Chile y de ahí en adelante la velocidad con la que ha proliferado la información y el conocimiento ha sido exponencial. IoT, Inteligencia Artificial, 5g, Blockchain, ya no son ideas de ciencia ficción, sino una realidad que ha sido posible gracias al talento detrás de estos grandes avances.

Con la cuarta revolución industrial, el desarrollo de los países depende cada vez más de su capacidad de aprovechar la economía digital, que se aleja de la mera explotación de recursos naturales y actividades extractivas, para generar mayores ingresos de actividades de valor agregado y servicios digitales. Esto solo es posible con el compromiso de los países de invertir en capital humano especializado e innovación.

Ya a fines de 2020, el ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Andrés Couve, afirmó que faltan más de 5.000 personas al año capacitadas en estas áreas, número validado por un estudio de Fundación País que señaló que en Chile existe un 25% de déficit de profesionales al año en el sector TI.

¿Cómo podemos resolver este déficit? En primera instancia, es fundamental que el incentivo por perseguir carreras STEM comience a temprana edad. A diferencia de otras actividades, la programación se puede empezar a estudiar de manera autodidacta mucho antes de ingresar a un instituto profesional o la universidad. Incluso, está demostrado que incorporar estas habilidades a temprana edad contribuye al desarrollo de otras competencias como el pensamiento crítico y la resolución de problemas.

Por esto, es fundamental que surjan mayores instancias de capacitación, para que las personas puedan encarar los empleos del futuro incentivándolas a participar en el mundo digital, lo que parece tan lejano para aquellos que no cuentan con los recursos para postular a educación tradicional. Es aquí donde las empresas del rubro tecnológico, que además están entre las más valiosas del mundo, pueden y deben hacer una contribución.

Oracle, por ejemplo, anunció la expansión de su programa Oracle Next Education (ONE), iniciado en Brasil en 2020, a toda Latinoamérica, con foco en educación sobre lógica de programación, front-end, Java y habilidades blandas. Este busca capacitar en un año a más de 40.000 personas que no pueden acceder a educación formal, porque no poseen los recursos suficientes.

Hay muchas más empresas impulsando proyectos como éste, pero como todo en la vida las necesidades son crecientes. El rápido avance a nivel mundial debe ir acompañado de un número de profesionales capacitados para aprovechar las oportunidades laborales que surgirán durante los próximos años y seguir fortaleciendo al país como un hub de innovación digital.

Más Noticias

Más Noticias