Opinión

Comercio electrónico en cuarentena: el protagonismo del recolector de la manada

El comercio electrónico ha mostrado tener el potencial para grupos que hasta el inicio de esta pandemia no se habían relacionado mayormente con él. Es el caso de los adultos mayores, que han visto en estos mecanismos una alternativa para evitar exponerse a focos de contagio.

Comercio electrónico en cuarentena: el protagonismo del recolector de la manada
Comercio electrónico en cuarentena: el protagonismo del recolector de la manada
Por:  Sebastián Ojeda

En la prehistoria, la humanidad tenía un sistema de organización muy similar al de cualquier otra especie animal. Vivían en grupos pequeños, en los que cada miembro cumplía una labor específica para asegurar la superviviencia del conjunto, de la manada. Uno de estos roles fundamentales era el del cazador/recolector: aquel que se ocupaba de salir en busca de alimento para abastecer a los demás.

Hoy, cuando las grandes ciudades parecen estar en pausa del normal ajetreo y lidiamos con una real amenaza a nuestra superviviencia, algo de esa lógica se ha vuelto a activar en nuestra forma de vida, en la cual el rol del recolector ha regresado en su versión más moderna: el despacho a domicilio.

Es innegable que nuestras formas de vida han cambiado drásticamente. Hemos vuelto a nuestras cuevas para protegernos de una amenaza que en Chile todavía no muestra sus verdaderos colores, según los expertos de la salud. Quedarse en casa se ha convertido así en la mejor forma de actuar como manada: cuidarse a uno mismo para no contagiar al resto y, a la vez, cuidar de quienes están en mayor riesgo. Y en este viaje hacia los orígenes de nuestra especie, no es extraño que la labor del recolector haya tomado tanta importancia.

Desde que Chile entró en la fase 4 de la pandemia, el comercio electrónico experimentó un aumento explosivo en sus ventas, principalmente en sectores como supermercados, farmacias y todo tipo de deliveries de comida.

>

Este es el resultado de que, por un lado, la gente se ha visto imposibilitada de salir a la calle, pero por otro, tienen la urgencia de adquirir productos de primera necesidad. La compra por canales no presenciales se ha transformado entonces en un puente entre el mundo exterior y los consumidores. Y el despacho a domicilio, en el fundamental agente recolector.

Esta nueva misión ha cambiado la concepción y la utilidad que se le solía dar a estos canales. Esto se refleja, por ejemplo, en que las preferencias de compra por plataformas online han mutado.

Se ha observado un aumento en la adquisición de frutas y verduras, por ejemplo, que hasta antes de la llegada del coronavirus, no ostentaban cifras tan altas, a pesar de ser productos muy consumidos. En contraposición, las ventas para el sector de hoteles, restaurantes y casinos han ido a la baja.

Este cambio también se puede observar en términos de alcance. La lógica de la recolección para proveer permite que aquellos miembros de una manada que tienen mayores dificultades para obtener sus alimentos, puedan tener acceso a ellos.

El comercio electrónico ha mostrado también tener ese potencial para grupos que hasta el inicio de esta pandemia no se habían relacionado mayormente con él. Es el caso de los adultos mayores, que han visto en estos mecanismos una alternativa para evitar exponerse a focos de contagio.

El repentino protagonismo ha enfrentado al sector a dos desafíos importantes: cumplir con sus usuarios, que han encontrado en estos mecanismos una forma de mantenerse por más tiempo en espacios seguros, lo que ha obligado a tomar medidas urgentes (como la contratación de 100.000 trabajadores, en el caso de Amazon); y la seguridad, clave en el rol del recolector para evitar traer los males del exterior a su manada, y que se ha traducido en la implementación de protocolos que incluyen el uso de mascarillas, guantes y políticas de contacto cero en los servicios de última milla.

Si bien nadie estaba preparado para encerrarse ante el peligro de una amenaza exterior, al parecer hay nociones de la lógica de vida prehistórica que nuestra especie no había perdido del todo, y que hoy se asoman con fuerza cuando es necesario velar por cada uno de sus miembros.

Más Noticias

Más Noticias