Opinión

Cuando tu código postal es más importante para tu salud de lo que imaginas

Hemos estado trabajando en la construcción de evidencias que dejan claro que la posibilidad de que un usuario pueda elegir entre prestadores públicos o privados, en un entorno cercano a su lugar de residencia, se da en muy pocos territorios. Aquí toma sentido pensar que tu código postal es más importante para tu salud de lo que imaginas.

Fortalecer en estos territorios la atención primera de salud como la base de este sistema se vuelve prioritario. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Fortalecer en estos territorios la atención primera de salud como la base de este sistema se vuelve prioritario. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Manuel Fuenzalida

Frente a la noticia de que el Pleno de la Convención Constitucional aprueba un sistema de salud universal, público e integrado y propone a la atención primera como la base de este sistema, es importante alertar qué pasa actualmente a nivel territorial con la siguiente fase de atención compleja, que se entrega de formada cerrada en hospitales públicos, privados y clínicas.

En el grupo de investigación GEOSALUD de la Universidad Alberto Hurtado, hemos estado trabajando hace tres años en la construcción de evidencias que dejan claro que la posibilidad de que un usuario pueda elegir entre prestadores públicos o privados, en un entorno cercano a su lugar de residencia, se da en muy pocos territorios. Aquí toma sentido pensar que tu código postal es más importante para tu salud de lo que imaginas.

Por ejemplo, si uno procesa la información pública disponible en el listado de establecimientos de salud, solo en 34 comunas del país, de las cuales están localizadas 10 en la Región Metropolitana, 6 en Valparaíso y el resto se reparte entre una y dos comunas en cada una de las regiones a excepción de Aysén, un usuario con necesidades de atención cerrada compleja, podría satisfacer su demanda optando entre hospitales públicos o clínicas privadas. En estos territorios residen, según el Censo vigente, 7.260.264 habitantes y corresponden a centros urbanos de administración de poder político y/o económico.

Por el contrario, hay 162 comunas en donde no existe ninguna de las dos opciones, que presentan un volumen poblacional de 3.891.643. En esencia, son territorios que según la OCDE corresponderían a rurales o mixtos, dado un poblamiento cuya densidad poblacional es inferior a 150 (hab./km2), con una población máxima de 50.000 habitantes.

De estos territorios, quitando la Región Metropolitana, los más castigados estarían en Tarapacá (129.794), Ñuble (163.933), La Araucanía (182.716), O'higgins (290.500), Maule (298.579), Valparaíso (311.217) y Bío Bío (338.824).

Es evidente que para estas personas nunca llegaron las bondades del sistema mixto de salud, en particular, la de encontrar en el lugar en que vive una atención cerrada optando por un prestador privado o esperando la derivación de un establecimiento de salud de menor a otro de mayor capacidad resolutiva.

En consecuencia, fortalecer en estos territorios la atención primera de salud como la base de este sistema se vuelve prioritario, dado su enfoque inclusivo, equitativo, costoeficaz y efectivo para mejorar la salud física y mental de las personas, así como su bienestar social. De esta forma, tendríamos en la Región Metropolitana 22 comunas que debiesen ser objeto de un especial tratamiento, intentando la participación de las comunidades en las políticas de salud y las condiciones para su ejercicio efectivo. En Valparaíso 19 comunas. En O'higgins 18 comunas. En Maule 17 comunas. En Ñuble 14 comunas. En Bío Bío 12 comunas. En La Araucanía 11 comunas. En Los Lagos 10 comunas. En Coquimbo y Magallanes 6 comunas. En Tarapacá y Aysén 5 comunas. En Antofagasta y Atacama 4 comunas. En Arica y Parinacota y Los Ríos 3 comunas.

La posibilidad que abre integrar la Política Nacional de Desarrollo Rural en los Planes de Desarrollo Comunal daría al sector salud municipal una herramienta para generar condiciones que favorezcan el acceso a oportunidades de atención en salud con miras a mejorar la calidad de vida y el desarrollo integral de todos los habitantes y así, poder consolidar niveles cada vez mayores de equidad territorial.

Manuel Fuenzalida,
investigador responsable GEOSALUD F1190874
 

Más Noticias

Más Noticias