Opinión

Desafíos para la cohesión social en el proceso constitucional

El 62% del rechazo no es un cheque en blanco. El desafío es enorme y no es el momento de slogans vacíos. La ciudadanía hizo su parte, ahora sí es clave que la institucionalidad cumpla con la suya.

¿En qué pie queda la cohesión social en Chile tras el plebiscito? Partamos por lo positivo:  Una elección impecable y sorprendentemente masiva, con 13 millones de votantes. AGENCIA UNO/ARCHIVO
¿En qué pie queda la cohesión social en Chile tras el plebiscito? Partamos por lo positivo: Una elección impecable y sorprendentemente masiva, con 13 millones de votantes. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Ignacio Cáceres

Diferentes ideas de cohesión social se posicionaron como una clave, al menos discursiva, para distintas posiciones políticas durante las últimas semanas.  Y aunque el concepto puede resultar flexible y difuso, hay ejes comunes que nos pueden ayudar a situar la discusión a la luz del trunco proceso constitucional, así como los desafíos que se abren.

¿En qué pie queda la cohesión social en Chile tras el plebiscito? Partamos por lo positivo:  Una elección impecable y sorprendentemente masiva, con 13 millones de votantes. Otro hito fue la exitosa asignación de locales de votación, que llevó a que familias y vecinos pudieran encontrarse cívicamente.

Sin embargo, los desafíos que recaen sobre la cohesión social en Chile son enormes: generar mayor confianza, aumentar los niveles de asociatividad, generar un soporte solidario y legitimar el orden institucional más allá de su capacidad de coerción. Por supuesto no hay soluciones para déficits que se arrastran por décadas, pero sí dinámicas que permitirían ir recomponiendo la confianza en los lazos sociales.

Al respecto, en el corto plazo se deben abordar al menos dos elementos fundamentales, expuestos tras el plebiscito: Una institucionalidad creíble, que cumpla de forma justa y eficiente los compromisos, con avances concretos en el cambio del sistema de pensiones, política anti delincuencia y orden público, y reforma tributaria.

Búsqueda de lo común. La propuesta fragmentaria no hizo sentido, no porque la gente no quiera mayor igualdad de género o inclusión de los pueblos originarios, sino porque necesitamos comprendernos dentro de un colectivo. Las personas buscan no solo tener una imagen positiva de sí mismas, sino también de los grupos a los que pertenecen.

El 62% del rechazo no es un cheque en blanco. El desafío es enorme y no es el momento de slogans vacíos. La ciudadanía hizo su parte, ahora sí es clave que la institucionalidad cumpla con la suya.

Más Noticias

Más Noticias