Opinión

Día del Estudiante

Nuestros estudiantes tendrán que enfrentar escenarios más inciertos que los que vivimos nosotros, deberán resolver problemas quizás más complejos y necesitarán trabajar de forma colaborativa si quieren contribuir a alcanzar una sociedad más justa, equitativa y sostenible.

En el Día del Estudiante queremos aprovechar para volver a llevar la mirada hacia el potencial que tiene cada niño, niña y adolescente como agentes de cambio. AGENCIA UNO/ARCHIVO
En el Día del Estudiante queremos aprovechar para volver a llevar la mirada hacia el potencial que tiene cada niño, niña y adolescente como agentes de cambio. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Javiera Horta

Durante las últimas semanas ha sido recurrente ver en la prensa las protestas que han protagonizado estudiantes secundarios de diversos establecimientos emblemáticos de la Región Metropolitana. Sus demandas muchas veces pierden protagonismo producto de la violencia que algunos ejercen, haciéndonos perder de vista que son necesidades legítimas, las cuales también vemos a diario en muchas de las aulas donde está Enseña Chile.  

Hoy celebramos el Día del Estudiante y queremos aprovechar la ocasión para volver a llevar la mirada hacia el potencial que tiene cada niño, niña y adolescente como agentes de cambio. Si separamos los cuestionables hechos de violencia y nos centramos en la mayoría de los estudiantes veremos que quieren cambios necesarios basados en su contexto, aspiraciones, y dolores, y encontraremos ese ímpetu y pasión que nuestro sistema educativo, en vez de inhibir, debería cultivar y complementar con las habilidades y mentalidades necesarias para que puedan ejercer liderazgo.  

Nuestros estudiantes tendrán que enfrentar escenarios más inciertos que los que vivimos nosotros, deberán resolver problemas quizás más complejos y necesitarán trabajar de forma colaborativa si quieren contribuir a alcanzar una sociedad más justa, equitativa y sostenible. Por lo mismo, nos preguntamos constantemente ¿qué profesor/a necesitan nuestras y nuestros estudiantes? ¿qué tiene que suceder dentro y fuera de las aulas para propiciar su desarrollo integral?

Soñamos con clases donde nuestras y nuestros estudiantes tengan un propósito claro, vivan emociones movilizadoras, sean protagonistas de su aprendizaje y puedan demostrar que aprenden para, desde ahí, convertirse en líderes colectivos de sus propias comunidades. Para lograrlo, necesitan adultos que creamos en su potencial inherente para hacerse cargo de crear un futuro mejor y actuemos en coherencia con aquello.

Javiera Horta,
directora del Programa de Liderazgo Colectivo de Fundación Enseña Chile

Más Noticias

Más Noticias