Opinión

Hoy me vestí de Sichel; y este es mi próximo discurso

Mis planes son unidad, pymes, tecnología, desarrollo. Terminar con la pobreza. Mi ideal es la libertad de las personas, hasta donde empieza la de los demás. En mi programa no prevalecen infinidad de derechos, sino las obligaciones de las que nacerán nuestros derechos. Mi obligación es frenar la caída de Chile, detenerla y sentar las bases de un desarrollo que tomará años.

Sebastián Sichel en punto de prensa donde reafirmó su candidatura a la presidencia de la República. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Sebastián Sichel en punto de prensa donde reafirmó su candidatura a la presidencia de la República. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Tomás Szasz

No queda mucho para decidir quién, digo: quiénes conducirán a Chile en el futuro. No por cuatro años, sino hasta por treinta. Y voy a desnudar a alguna y algunos de mis contrincantes. No quería hacerlo, pero como casi todos se empeñaron a hacerlo conmigo, debo una buena vez responder.

No debe, no puede ser Presidente alguien como los comunistas. Me refiero a Boric, porque la farsa de primarias que lo llevó a la candidatura ha sido orquestada entre el FA y el PC a sabiendas que Jadue nunca ganaría la Presidencia. Porque es un joven ambicioso, quien aparte de ambición no tiene nada que ofrecer. Porque retiró el proyecto del FA y, a un mes de las elecciones, presentó como propio el de Jadue, del PC que ya lo amenazó abiertamente que ni una pizca se puede apartar del mismo.

No tiene la más leve idea de la situación económica de un país que quiere gobernar, ni de estadísticas, salud, pobreza y educación. Y quiere quitarle los ahorros a todos para después darles una pensión de miseria, obligándolos a depender del Estado. Jamás habla de La Araucanía, pero es uno de los bienvenidos por la CAM en su reducto de Temicuicui donde ni el PDI se atreve a entrar. ¿Y él sería nuestro Presidente? ¿De qué estamos hablando? ¿Queremos perderlo todo? ¿Libertad, desarrollo y hasta nuestro derecho a la propiedad? ¿Volver a la Unión Soviética de hace 100 años? Porque esto quiere el PC que tiene en sus manos a Boric con algo siniestro que desconocemos. ¡Que desmienta él mismo su total dependencia de los comunistas!

De Yasna Provoste no vale la pena hablar mucho. Su campaña consiste en un 80% tirarme basura a mí, por el miedo que tiene a nuestro proyecto: el único bien elaborado, por los mejores cerebros de la centroderecha, el centro y la centroizquierda. Le salpica saliva mientras inventa a gritos acusaciones falsas sobre mi persona, principal tema de su inexistente programa. Otro 10% es un populismo vacío con consignas gastadas y el restante unas promesas vagas sin cifras ni bases. Su presidencia sería más deterioro para un país que ya está a la deriva por su total falta de gobernabilidad, claridad y planes de recuperación.

Además, tiene una mancha en su pasado y en el de su marido…. ¿Cómo ella y Boric pueden querer soltar a delincuentes y alabar la insurrección? ¿Quieren un Chile con FARCh o SenderoCh?! Lamento tener que decir que ella, que destruyó a la DC, el mejor partido chileno, es de extrema izquierda.

De José Antonio Kast pienso que tiene buenas intenciones, que en su proyecto demuestra que quiere a Chile a su pinta y manera. Entre su programa y el nuestro evidentemente hay tanto coincidencias como disparidades. Pero, aunque a diferencia con los candidatos de izquierda ni él ni yo descartamos el diálogo, para nosotros la inclusión de ideas puede venir de cualquier parte.

Nuestro proyecto principalmente difiere de todos en que no nace de ideologías partidistas, sino de representar una mayoría heterogénea. No pongo en duda que Kast sea una persona inteligente y de trayectoria limpia; pero solo nosotros nos situamos en el centro, más allá de la Concertación, la única manera de ser un país tan equilibrado como los que envidiamos.

No seguiré hablando de los otros candidatos. No porque carezco de opinión, sino porque no tienen chance de ser elegidos. Y entonces se preguntarán si realmente creo que yo soy la solución: claro que lo creo. De lo contrario, no sería candidato. Todos los candidatos creen que son la solución, ¿o para qué se postularían? Creo que soy la solución porque soy el único que estoy en el centro y que abarco una gran mayoría en mi proyecto; que no divido sino que quiero gobernar para y con todos los que deseamos tranquilidad, paz y desarrollo. Mis enemigos son la delincuencia, el narco, el terrorismo, la tiranía y el subdesarrollo.

Mis planes son unidad, pymes, emprendedores, tecnología, desarrollo. Terminar con la pobreza, llevar a la clase media a los atrasados. Mi ideal es la libertad de las personas, hasta donde empieza la de los demás. En mi programa no prevalecen infinidad de derechos, sino las obligaciones de las que nacerán nuestros derechos. Mi obligación es frenar la caída de Chile, detenerla y sentar las bases de un desarrollo que tomará años. Porque las y los que creen en milagros, están soñando. Nos esperan años duros.; pero, como expliqué antes, con cualquiera de las otras opciones vendrán tiempos peores. En la nuestra hay sensatez, planificación rigurosa e invitación de todas las ideas, vengan de donde vengan si ayudan a Chile. No quiero enemigos, solo adversarios que quieren lo mismo que yo: un Chile feliz en un futuro alcanzable.

Más Noticias

Más Noticias