Opinión

“Infoxicación”: el otro virus

Luchar contra este fenómeno no es tan complejo porque no debemos evitar la información. Eso sí, es necesario analizar qué leemos, qué escuchamos, a qué hacemos caso y que compartimos. En suma, transformarnos en un buen filtro de lo que recibimos.

“Infoxicación”: el otro virus
“Infoxicación”: el otro virus
Por:  Ariel Jeria

Bromas sobre el Hospital de Talca, apoderados con temor a enviar a sus hijos a clases, inquietud por el precio de las mascarillas. La llegada del coronavirus a Chile está acompañada de otra especie de virus: la “Infoxicación”, término acuñado en 1996 por el psicólogo inglés David Lewis, quien en esos años sentenciaba: Knowledge is power, but information is not (El conocimiento es poder, pero la información no).

¿De qué se trata? Se puede asignar a una “sobrecarga de información” atribuible a una avalancha de datos, noticias, audios, videos, comentarios, spam, anuncios o correos. Es lo que está ocurriendo por estos días con el matrimonio de chilenos que regresó de un viaje al Sudeste Asiático y fueron diagnosticados con este mal.

El estímulo informativo al que la opinión pública está siendo sometida hace que seamos incapaces de separar lo real de lo falso, las certezas de lo incierto. Así, vamos directo al despeñadero de la incertidumbre. Luego vienen el desgaste e incluso un desequilibrio emocional, que podría derivar hasta en alguna patología.

¿Qué ocurre cuando el 50% de la información que recibimos en redes sociales es acuñada como una fake news? Se configura el peor escenario, porque nos “infoxicamos”.

Luchar contra este fenómeno no es tan complejo porque no debemos evitar la información. Eso sí, es necesario analizar qué leemos, qué escuchamos, a qué hacemos caso y que compartimos. En suma, transformarnos en un buen filtro de lo que recibimos.

La labor de los medios de comunicación tradicionales es muy importante en este sentido, pero lo es más la de cada uno de nosotros en nuestro espacio en la red social global. Juzgar, ser críticos y conscientes de la masificación de nuestras palabras es fundamental para poder manejar este proceso y no tener que acudir a “desintoxicaciones” o “curas” de información.

Más Noticias

Más Noticias