Opinión

Irresponsabilidad sin límites

El programa de Apruebo Dignidad o del Partido Comunista no es un programa para todos, es un programa de unos contra otros. Un programa de personas que no tienen experiencia en la gestión pública y que siguen estudiando teorías no probadas.

El candidato presidencial de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, presenta en la Casa de la Cultura de Ñuñoa su "Programa para el Nuevo Chile. Cambios para vivir mejor". AGENCIA UNO/ARCHIVO
El candidato presidencial de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, presenta en la Casa de la Cultura de Ñuñoa su "Programa para el Nuevo Chile. Cambios para vivir mejor". AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Gabriela Clivio y Victoria Paz

Leemos el programa de Gabriel Boric recientemente publicado, a pesar de que faltan 20 días para la elección, y surgen muchísimas dudas. Nos preguntamos cómo sería posible o realizable construir un Chile para todos mientras se alientan las tomas, se propone más inestabilidad, se propone indultar a quienes han destruido Pymes, se busca un Estado aún más grande que el que tenemos desplazando a la iniciativa privada, se quiere eliminar la propiedad de las personas sobre sus cotizaciones previsionales e incluso se propone una ley de medios que restringirá nuestras libertades.

En el programa de Sebastián Sichel estamos absolutamente convencidos de que las personas tienen que ir al centro, y justamente por esta razón es que buscamos la seguridad en vez de la destrucción, un Estado al servicio de la personas en vez de un mayor Estado, Pymes que crezcan y no sean remplazadas por el Estado. Tenemos que poner especial atención en las personas y en sus necesidades, sin descuidar el medio ambiente y los objetivos de desarrollo sostenible. Tristemente, lo que el programa de Boric ofrece en la práctica es exactamente lo contrario. Lo que encontramos al leer este tardío programa, es una serie de reformas que aumentan la incertidumbre, ahuyentan la inversión, no respetan la propiedad privada y desestimulan el crecimiento, sin el cual las mejoras que necesitan, los más vulnerables, no podrán llevarse a cabo.

El programa de Apruebo Dignidad o del Partido Comunista no es un programa para todos, es un programa de unos contra otros. Un programa de personas que no tienen experiencia en la gestión pública y que siguen estudiando teorías no probadas. Quizás fue escrito por “miles de manos” y por eso se ha demorado tanto en salir o fue modificado otras tantas veces. Se dijo que los ahorros seguirían siendo de los trabajadores y ahora resulta que no, se dijo que se daría vivienda a todos los inmigrantes sin importar su situación administrativa y ahora parece que tampoco, se ha dicho que se revisarían los acuerdos suscritos con otros países y ahora en realidad parece que no es tan así, pero se ha repetido con fuerza que la inversión y el crecimiento sí se verían afectados y de eso no hay duda alguna.

En lo tributario, se propone un aumento de la recaudación por evasión de 2,5% del PIB mientras que la brecha con la OCDE es de 1,6%, se habla de un impuesto al patrimonio que recaudará 1,5% del PIB mientras que en otras economías apenas recauda 0,3%, se promete un mayor impuesto a la renta por 1,5% del PIB, siendo que ya pagamos tasas superiores al promedio de la OCDE. En resumen, se propone un aumento de la carga tributaria de 8% del PIB, algo no logrado por ninguna economía en los últimos 50 años y algo que terminó en una grave crisis cuando fue intentado en Argentina. Como ellos mismos han señalado, “en la teoría suena bien”, pero los chilenos no se merecen una teoría, se merecen hablar con la verdad, porque prometer de manera irresponsable algo que no se puede cumplir suena seductor y atractivo, aunque sea tan destructivo como el mismo narcotráfico que queremos combatir.

Más Noticias

Más Noticias