Opinión

La cocina: el primer triunfo del rechazo

Antes del plebiscito, el rechazo tuvo su primer triunfo. Que la elección se juegue en su cancha, la de las reformas. Ese será el eje de los próximos días.

Aún no sabemos qué va a pasar, pero lo cierto es que nadie arregla algo que siente es triunfador, que tiene alta valoración o que, por lo menos, tiene potencial. AGENCIA UNO
Aún no sabemos qué va a pasar, pero lo cierto es que nadie arregla algo que siente es triunfador, que tiene alta valoración o que, por lo menos, tiene potencial. AGENCIA UNO
Por:  Javier Pérez Barrientos

En la firma del acuerdo por la paz, del año 2020, que dio inicio al proceso constituyente, muchos de los actuales aliados del Presidente Boric señalaban que “no se prestaban para este tipo de acuerdos” y que esto solo era la “demostración de la política de la cocina”, que señalaban como un actuar que va en contra de los intereses “del pueblo”.

Meses después, muchos de ellos se juntan, para arreglar un texto que iba camino a la derrota electoral. Aún no sabemos qué va a pasar, pero lo cierto es que nadie arregla algo que siente es triunfador, que tiene alta valoración o que, por lo menos, tiene potencial. La cocina nunca estuvo muerta y si la necesito, es buena.

La pregunta del ciudadano de a pie, usualmente el elector, debe ser porque este gobierno y sus aliados, pretende solucionar un problema a 24 días del plebiscito, siendo que tuvieron varios meses para ponerse de acuerdo.

Más allá de la profundidad o no de los cambios acordados por el ejecutivo y su conglomerado, resulta llamativo otro factor: comprometerse a cambios sin tener los votos y el respaldo político asegurados. Es arriesgado, por lo menos. Huele a desesperación.

Antes del plebiscito, el rechazo tuvo su primer triunfo. Que la elección se juegue en su cancha, la de las reformas. Ese será el eje de los próximos días.

Charles De Gaulle decía que “la política es algo demasiado serio como para confiárselo a los políticos”. El problema del gobierno, el 5 de septiembre, si pierde el Apruebo, será demasiado grande, pero a alguien había que confiárselo.

Más Noticias

Más Noticias