Opinión

La deuda de la salud bucal

Como odontólogos, debemos ser capaces de visualizar las necesidades de nuestro pueblo, y no podemos permitir que la caries sea la enfermedad crónica más prevalente en Chile.

Implementar nuevas estrategias, como Bonos PAD Odontológicos (Pago asociado a un diagnóstico de costo fijo), otorgar nuevas herramientas de autogestión a la población facilitando la identificación temprana de patologías. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Implementar nuevas estrategias, como Bonos PAD Odontológicos (Pago asociado a un diagnóstico de costo fijo), otorgar nuevas herramientas de autogestión a la población facilitando la identificación temprana de patologías. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Nicolás Toledo

Los escasos estudios nacionales realizados durante la última década muestran cifras dramáticas con respecto a la salud bucal de la población, solo el 1% de los adultos mayores conservan todas sus dientes y el 99% al llegar a la adultez presenta o va a presentar caries, donde el factor socioeconómico juega una vez más un rol protagónico, reflejando el privilegio de sonreír cómodamente en nuestro país.

¿Cómo llegamos a esto?

Desde la primera ¨Fiesta del Cepillo de dientes¨ en 1917, las políticas públicas dentales han sido un aporte para la población, como lo son la fluoración del agua y de la leche a nivel nacional, la incorporación a los programas GES , programas como Sonrisa de Mujer, entre otros que sin embargo no han logrado el impacto esperado.

En Chile, según Clínicas de Chile A.G, cerca del 74% de la población está afiliado a FONASA, un 18% en Isapres y un 6 % se encuentra en FFAA y sistema privado. Si bien este alto porcentaje de la población afiliada a FONASA podrían utilizar los servicios de salud pública para sus tratamientos dentales, esto no es así, ya que solo un grupo tendrá garantizado según edad, programa, tratamiento requerido y listas de atención. 

Cifras del Ministerio de Salud revelan que en Chile más de 458 mil personas llevan más de un año esperando recibir atención, cifra que aumentó un 63% el 2018 y que tras establecimiento de la Pandemia y cierre de consultorios y clínicas esta cifra debe haber incrementado.

¿Qué podemos hacer?

Es necesario replantearse el modelo de atención en salud oral, fortaleciendo el sistema de salud público con más profesionales y espacios clínicos para un mayor volumen de atención. Se deberán extender los tratamientos cubiertos, en busca de la rehabilitación de la población. Se deberá fortalecer el mercado privado, incorporándose en modalidad de “libre elección'' y así mejorar el acceso a la atención gratuita para la población.  

Implementar nuevas estrategias, como Bonos PAD Odontológicos (Pago asociado a un diagnóstico de costo fijo), otorgar nuevas herramientas de autogestión a la población facilitando la identificación temprana de patologías y acceso a un tratamiento precoz que permita así disminuir los costos de la atención , que las personas puedan costear sus tratamientos y, en consecuencia,  se democratice la salud bucal.

Como odontólogos, debemos ser capaces de visualizar las necesidades de nuestro pueblo, y no podemos permitir que la caries sea la enfermedad crónica más prevalente en Chile. Porque sonreír no puede ser privilegio, es importante el compromiso del gremio y alinearnos con el nuevo plan de salud oral en busca de disminuir esta cruda realidad y transformarnos de una vez por todas en agentes de cambio.
 

Más Noticias

Más Noticias