Opinión

Los avances del proyecto de electromovilidad

Para que Chile sea un país que vaya a la vanguardia en esta materia, debemos contar con regulaciones que establezcan de manera clara la disposición temporal de baterías de litio, con información sobre su fabricación y componentes para potenciar su reciclaje.

No podemos olvidar que lo que se busca finalmente con esta tecnología de cero emisiones, es generar un impacto en la descontaminación de las ciudades y una mejor salud y calidad de vida para todos. AGENCIA UNO/ARCHIVO
No podemos olvidar que lo que se busca finalmente con esta tecnología de cero emisiones, es generar un impacto en la descontaminación de las ciudades y una mejor salud y calidad de vida para todos. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Arsenio Fernández

La reciente aprobación del proyecto que promueve el almacenamiento de energía eléctrica y la electromovilidad por parte del Senado permitirá dar un salto clave para impulsar esta nueva tecnología.

Si queremos cumplir las metas establecidas a nivel país de vender sólo vehículos eléctricos al 2035, es fundamental que este cambio responda a un mercado más competitivo, ya que hoy este tipo de automóviles son más caros que los tradicionales.

El que los autos eléctricos no paguen permiso de circulación por dos años, sin duda que es un gran incentivo. Sin embargo, aún nos queda mucho camino por recorrer.

Para que Chile sea un país que vaya a la vanguardia en esta materia, debemos contar con regulaciones que establezcan de manera clara la disposición temporal de baterías de litio, con información sobre su fabricación y componentes para potenciar su reciclaje.

En el caso del transporte público, es importante aumentar los subsidios al uso de la electromovilidad, tanto en Santiago como en regiones, de manera que estén en línea con el ahorro que se generará a nivel social. Esta misma fórmula podría aplicarse también a las motos de reparto o pymes.

Otro aspecto a considerar es habilitar las capacidades y servicios que darán soporte y
respaldo a estas nuevas tecnologías, tales como la capacitación técnica del recurso humano, talleres acreditados para este tipo vehículos y desarrollar una red de carga con la capacidad suficiente según el crecimiento del parque eléctrico.

No podemos olvidar que lo que se busca finalmente con esta tecnología de cero emisiones, es generar un impacto en la descontaminación de las ciudades y una mejor salud y calidad de vida para todos.

El gran desafío que se nos viene es tener la capacidad de reunir tanto al mundo público como privado en una mesa de trabajo en torno a la regulación para acelerar la electromovilidad, analizar los puntos a favor o en contra, buscando soluciones e iniciativas exitosas en otros países, generando un ecosistema donde además se invite a la academia, startups y todos los actores involucrados en un tema que impacta a todo el país.  

Arsenio Fernández 
Gerente de Innovación y Nuevos Negocios de Emasa
 

Más Noticias

Más Noticias